Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 La Constitución. 
 La bandera nacional y la misión de las Fuerzas Armadas centraron los debates de ayer tarde     
 
 ABC.    06/07/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LA CONSTITUCIÓN

LA BANDERA NACIONAL Y LA MISIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS CENTRARON LOS

DEBATES DE AYER TARDE

Aprobados los diez primeros artículos sin modificaciones

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) A paso de tortuga, la

Constitución avanza. La sesión de la tarde de ayer finalizó tras quedar aprobado el artículo diez. Los

debates se iniciaron por el artículo cuarto, referido a la bandera de España y a las enseñas propias de las

comunidades autónomas.

Don Licinio de la Puente, de A. P., defendió una redacción distinta para el párrafo segundo de este

artículo, que diría, entre otras cosas: «Ninguna bandera de comunidad autónoma podrá, presidir un acto

público si no es acompañada de la bandera nacional.»

Se refirió a los ultrajes que se vienen Infiriendo a la bandera española y dijo: «Todos somos españoles y

todos tenemos «1 deber de repararlos.» En la bandera los españoles deben ver el símbolo de la Patria

única e indivisible. Ño podemos relegarla a los despachos y a los edificios oficiales mientras las damas

banderas se apoderan de la calle.

53 señor Fraile Poujade, en nombre de U. C. D., se opuso a la enmienda, por entender que la

¡preeminencia de la bandera española y el respeto que merece quedan garantizados en el texto

constitucional.

La enmienda de A. P. fue rechazada por 22 votos favorables frente a 297 en contra 7 dos abstenciones. El

texto del articulo —A B C los viene publicando en estos días, por eso no los repetimos cuando no

experimentan modificaciones— se aprobó con 300 votos a, favor, tres en contra y 15 abstenciones.

En la explicación de voto el señor Arana, de Ezquerra Republicana, señaló el abuso que unos pocos

hicieron de la bandera española, como causa de las reacciones contrarias de ahora y afirmó que cuando la

Constitución se termine las aguas volverán a su cauce.

MADRID, CAPITAL.—Se entró con ello en el artículo quinto, que dice escuetamente: «La capital del

Estado es la Villa de Madrid.» El señor Martínez Emperador, de Alianza Popular, defendió una redacción

mediante la cual «el Estado debería subvenir a las necesidades municipales que «e produzcan por la

existencia en cualquier localidad de servicios centrales, incluida la capital». Sin esa subvención

compensatoria, este artículo —dijo— no pasará de ser una mera teoría.

Se opuso el señor Alonso Puerta, del grupo socialista, aue calificó al señor Martínez Emperador de

posible candidato a la alcaldía de Madrid. Afirmó que la declaración de capitalidad tiene que tener

consecuencias, pero no tienen por qué incluirse en la Constitución.

La enmienda fue rechazada (14 votos favorables y 303 negativos, con cuatro abstenciones) y el dictamen

se aprobó con 306 votos positivos, uno negativo y 11 abstenciones.

Los artículos 6 y 7, que no tenían enmiendas, fueron aprobados conjuntamente (317 si. ningún voto

negativo y tres abstenciones). Tratan de los partidos políticos el primero y de los sindicatos, asociaciones

empresariales, colegios profesionales, etc., el segundo.

LAS FUERZAS ARMADAS.—En el articulo 8, dedicado a las Fuerzas Armadas, el señor Fraga defendió

conjuntamente un voto particular —que no se haga enumeración de los tres Ejércitos— y una enmienda

para Incluir «la garantía de la unidad», entre las misiones de las Fuerzas Armadas Se opusieron, por U. C.

D., el señor Lloréns, y por los socialistas, el señor Solana. Para el primero el texto del artículo está

sobriamente redactado con claridad, precisión y profundidad. Para el segundo la enumeración responde &

una tradición y la, Idea de la unidad ya está recogida y no hace falta repetirla.

Voto y enmienda de A. P. fueron rechazados (17 sí, 295 no y dos abstenciones) y el dictamen se aprobó

con 312 votos favorables, dos negativos y dos abstenciones.

El artículo 9 se aprobó sin enmiendas (314 votos a favor y dos abstenciones), y en el artículo 10 el señor

Peces-Barba, del P. S. O. E., defendió un texto distinto en .el aue se Suprimían «el respeto a 1» ley y a los

derechos de los demás» por considerarlos innecesarios y superfluos, puesto que se trata de aspectos ya

recogidos en otros artículos. Se opuso, en una intervención improvisada, llena de anécdotas Ingeniosas, el

señor Fraga Iribarne y en la votación la enmienda socialista fue rechazada (132 votos favorables frente a

168 negativos y 20 abstenciones), y el dictamen se aprobó, sin modificaciones, por 316 votos a favor,

ninguno en contra y una abstención.

En la explicación de voto el señor Pérez Millares, de U. C. D., afirmó que en la redacción de este artículo

no hay nada superfluo. Eliminar algo en su texto, no lo mejoraría, sino que lo empobrecería. Con ello se

levantó la sesión a las ocho y media de la tarde.

 

< Volver