Normas para la constitución interna del Congreso y del Senado     
 
 Ya.    29/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

INFORMACIÓN NACIONAL

29-VI-77

Normas para la constitución intenta del Congreso y del Senado

Las dos Cámaras se reunirán en el palacio de ! as Cortes, a las diez de la mañana, por separado, en junta

preparatoria • Presidirán (as sesiones el diputado y senador que haya efectuado antes su presentación en

las Cortes •Los once artículos primeros de las disposiciones por las que se regirán las dos Cámaras hasta

que elaboren sus propios reglamentos.

El presidente de las Cortes, don Antonio Hernández Gil, entregó a última hora de la tarde de ayer a los

jefes de ios partidos políticos con escaños en el Congreso y en el Senado el avance de la disposición de la

Presidencia de las Cortes sobre las juntas preparatorias y la constitución Interna de las Cámaras. Horas

después hacía entrega de dicha disposición a los periodistas acreditados en las Cortes.

El señor Hernández Gil manifestó que la Junta que él preside y en la que forman parte diversos letrados

de las Cortes continuará elaborando las normas completas, de las que ahora se facilita la redacción de los

once primeros artículos. Añadió que dada la lentitud de los escrutinios de votos por parte de las juntas

electorales provinciales, no es posible que comiencen las sesiones preparatorias del Congreso y del

Senado el día 5 de julio, fecha que se había indicado como probable. No existe, pues fecha para la

constitución de las Cortes.

DISPOSICIÓN SOBRE LAS JUNTAS PREPARATORIAS Y CONSTITUCIÓN INTERNA

La ley 1/1977, de 4 de enero, para la reforma política que den. tro de la generalidad de sus enunciados

contiene normas referidas a la composición de las Cortes y al cometido básico de las mismas, no llega a

regular cómo haya de precederse en la fase previa a la constitución del Congreso y el Senado ni tampoco

en el momento de constituirse.

Sin embargo, la disposición transitoria tercera, con él significado y alcance de una norma indirecta o de

remisión, contempla la situación que ha de producirse "hasta que cada Cámara establezca su propio

reglamento" para prevenir que "se regirán por él de las Cortes actuales en lo que no esté en contradicción

con la presente ley". Aunque la Indicada disposición transitoria señala como momento inicial del período

de tiempo considerado, a los fines de tal regulación, el que comienza "desde la constitución de las nuevas

Cortes" y como término; final la aprobación de los reglamentos, parece obligado incluir en esa fórmula

normativa, por vía analógica, la fase previa a la constitución de ambas Cámaras, pues sin duda la

situación es la misma, si bien contemplada en una etapa inmediatamente anterior, que ahora se ofrece

como la primera en el tiempo.

El uso de tal criterio interpretativo resulta, por otra parte, específicamente justificado si se tiene en cuenta

que la remisión de la ley para la reforma al reglamento de 15 de noviembre de 1971 permite servirse del

artículo 18, apartado 23), del misino, que confiere al presidente de las Cortes facultades para interpretar el

reglamento -"y suplir sus preceptos en caso de duda u omisión", lo cual implica, además de determinar el

sentido de las normas, llevar a cabo una labor integradora de los preceptos reglamentarios. Para e)

ponderado ejercicio dé este cometido, tres consideraciones se ofrecen como vías seguras: el rango

preferente, en el orden formal y en él material, de la ley para la reforma política; la canalización de su

contenido, en lo posible, a través de las disposiciones reglamentarias no contradictorias con 1» ley, y la

ineludible necesidad de acoplar tales disposiciones a casos no previstos en las mismas. El procedimiento

también es legítimo, no sólo por hacer uso de la aplicación analógica explícitamente reconocida en el

Código Civil (artículo 4, 1), sino por basarse en los medios de interpretación que el mismo Código

consagra cuando específicamente confíete tal cometido a los antecedentes históricos y legislativos, a la

realidad social del tiempo en que han de aplicarse las normas y fundamentalmente al espíritu y finalidad

de éstas (artículo 3, 1). A tal fin cuenta de -modo-- señalado la tradición jurídica representada por nuestro

derecho parlamentario- histórico, que marca una línea descontinuidad y coincidencia en esta materia a

partir del Reglamento del Congreso de los Diputados de 4 de mayo de 1847. La realidad social, tan rica

hoy en cambios, obliga a tareas de armonización. Y, sobre todo, importa atenerse al espíritu y finalidad de

la ley rectora de la reforma, dirigida a una transformación profunda de la convivencia política en el marco

de la Monarquía, que impulsa la culminación del proceso democrático.

Los criterios expuestos condu-cen al desarrollo y la obtención del mínimo normativo indispensable para

llegar a la constitución interina de las Cámaras, dentro siempre del obligado respeto a su autonomía para

establecer la. propia ordenación reglamentaria, incluso la de carácter provisional, una vez: en

funcionamiento.

Capítulo I: De las juntas preparatorias

Artículo primero. 1. Los diputados y senadores acreditarán su condición de miembros de las Cámaras

mediante la entrega en la Secretaría General de las Cortes de la credencial expedida por la

correspondiente junta electoral provincial o su identificación como senador designado por Su Majestad el

Rey. Al mismo tiempo rellenarán y firmarán las fichas en donde constarán su fecha de nacimiento, su

domicilio habitual y el que, a efectos de notificación, designen, su profesión y JOB cargos públicos que

desempeñen.

2. La Secretaría General de las Cortes hará constar la hora, exacta de la presentación,. formando,

según el orden de esta, relaciones separadas de diputa-dos y senadores. En el acto dé la presentación se

proveerán a quienes la efectúen de una tarjeta provisional que acredite su condición de miembros de

las Cámaras.

Artículo 2. En el día que señale el real decreto de convocatoria, lo® diputados y senadores se reunirán en

el Palacio de las Cortes, a las diez horas -de la mañana, y por separado en junta preparatoria, que será

presidida por el diputado o senador que haya efectuado antes su presentación en las Cortes. A este efecto,

un letrado de las Cortes irá llamando a los diputados o senadores por el orden de su presentación.

Articulo 8. 1. El presidente provisional de: una y otra Cámara, asistido de dos letrados de las Cortes,

invitará acto continuo a los dos miembros de mayor edad y a los dos de menor edad para que, bajo su

presidencia, en calidad de vicepresidentes y secretarios, pasen a integrar las respectivas mesas de edad,

que actuarán hasta la elección de las mesas interinas, la cual sé verificará de acuerdo con lo dispuesto en

él capítulo II de estas normas.

35. Las sesiones dé constitución interina del Congreso de los Diputados y del Senado se celebrarán por

separado y de manera simultánea. A tal fin, el presidente provisional de una y otra Cámara consultará con

éstas el día y hora para la celebración de dichas sesione»;

3. Una vez fijado el día y hora de estas sesiones, que en todo caso habrán de ser previas a la solemne

sesión conjunta de apertura, se levantarán las de las juntas preparatorias, de cuya celebración y

acuerdos darán cuenta el presidente provisional, del Congreso de los Diputados y del Senado a la

Presidencia de las Cortes.

Capítulo II: De la constitución interina de las Cámaras y de la sesión de apertura de las legislaturas

Artículo 4. En él día y hora señalados, el presidente provisional de cada Cámara, acompañado por las

Mesas de edad y asistido por dos letrados de las Cortes, declarará abierta la sesión y ordenará que uno de

los: secretarios lea el real decreto de convocatoria, las presentes normas y la relación de miembros electos

o designados de la respectiva Cámara.. En su caso, dará cuenta, además, de los recursos contra la

proclamación de diputados o do con lo dispuesto en el artículo 73 del real decreto ley 20/1977,

de 18 de marzo. Acto continuo se procederá a la elección de la Mesa interina, que habrá de actuar hasta

que se elija la Mesa definitiva.

Artículo 5. La Mesa interina estará compuesta, en cada una de las Cámaras, por un presidente, dos

vicepresidentes y cuatro secretarios. Su elección se verificará sucesivamente y cor ese orden.

2. Las votaciones se efectuarán mediante papeletas.

3. Cada diputado o senador entregará una papeleta al respectivo presidente, que la introducirá en

la urna. Concluida la votación, se efectuará el escrutinio, para ¡o cual el presidente extraerá las

papeletas de la urna y las leerá en alta voz.

3. Los dos letrados asistentes llevarán relación de todos los Votantes y tomarán nota exacta de los

resultados de la votación, de la que levantarán acta, que firmarán todos los mimbres de la Mesa.

Elección de presidentes y vicepresidentes interinos

Artículo 6. 1. Para la elección de los respectivos presidentes interinos, el diputado o senador escribirá un

nombre en la papeleta. En cada Cámara resultará elegido él que obtenga la mayoría absoluta de los votos

emitidos.

2. No lográndose la mayoría absoluta, se repetirá la elección entre los diputados o senadores que

hayan obtenido las dos mayores votaciones. También pasarán a la segunda vuelta todos loa que hayan

igualado en número dé votos en el segundo puesto. En esta segunda votación resultará elegido el que

obtenga más: votos.

4. En caso de empate en la segunda votación, se repetirá ésta hasta que uno de los candidatos

obtenga más votos que loa restantes.

5.

Artículo 7. 1. Los dos vicepresidentes de una y otra Camará se elegirán simultánea-mente. El diputado o

senador .votante escribirá sólo un nombre en la papeleta. Resultarán elegidos, por orden correlativo, los

dos que obtengan mayor número de votos.

2. En caso de empate para alguna de las vicepresidencias, se repetirá la votación entre los candidatos

igualados en votos, hasta que uno de ellos consiga más que los restantes.

Elección de los secretarios

Artículo 8. Para la elección de los cuatro secretarios, el diputado o senador escribirá sólo dos nombres en

la papeleta y resultarán elegidos, por orden de votos los cuatro que obtengan mayor número,

observándose lo dispuesto en el número del artículo anterior si se produjese empate.

Artículo 9. 1. En todas estas votaciones, las papeletas en blanco y las ilegibles servirán sólo para

computar, el número de votos emitidos.

2: Cuando una papeleta contuviera mas nombres de los necesarios, únicamente se computarán, por su

orden, los que correspondan, según la elección de que se trate, y los demás se reputarán no escritos.

3. La papeleta que contuviere menos nombres de los necesario» será válida.

Artículo 10. Concluidos los escrutinios, los elegidos pasarán a ocupar sus puestos y se levantará la sesión´

tras fijar la fecha y hora de la siguiente. Las Mesas de cada Cámara darán cuenta a la presidencia de las

Cortes del resultado de las votaciones.

Artículo 11. A partir de ese momento, el Congreso de los Diputados y el Senado podrán celebrar, de

acuerdo con lo que día* ponga el Real Decreto de convocatoria, la solemne sesión conjunta de apertura.

 

< Volver