hoy mueren las Cortes franquistas     
 
 Diario 16.    30/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Hoy mueren las Cortes franquistas

MADRID, 30 (D16i)-Hoy, 30 de junio de 1977, han muerto legal-mente las Cortes franquista, y hasta que

Hernández Gil proceda a la ceremonia de inauguración de las nuevas Cámaras, España no tiene Cortes,

Sólo congresistas y sonadores "in pectore".

La muerte política de la inoperante Cámara Legislativa ha tenido una larga agonía, salpicada en los

últimos meses por desesperados intentos de rehacer su imagen "azul", con virulentos ataque» de los re-

presentantes más conspicuos de la. dictadura.

Una historia vulgar

En junio de 1942, Franco daba a leer a Serrano Súñer, entonces ministro de Gobierno, un borrador: era el

decreto de creación de las nuevas Cortes. A su frente figuraría don Esteban Bilbao y Eguía.

tradicionalista, muy propenso a hablar de la Cruz y los luceros.

En aquellas nuevas Cortes, que en nada tenían que parecerse al Parlamento de la República, se intentó

fundir el espíritu del "Nuevo Estado". Órgano consultivo, y 110 legislador, sólo sirvió para aclamar. con

ovaciones estruendosas, todo proyecto de ley que emanara de la Jefatura del Estado. Se suprimieron

viejos vestigios de debates y hasta físicamente se acabó con los recuerdos de épocas pasadas: cuadros,

bustos de personajes "inoportunos", nuevo color para Ui tapicería.

La prensa hasta 1965 —¡veintitrés años después de su fundación!— no pudo asistir a los "debates". Toda

la información que et país recibía de los "trabajos" de la Cámara llegaba a través áf loa comunicados

oficiales.

Vino después la innovación de la ley Orgánica -en 1967—, que trajo consigo la instauración de los pro-

curadores familiares, primer intento de sufragio universa! o. cuando menos, semiuniversal.

Pero las Cortes continuaban aprobando decretos con sospechosas unanimidades y las reformas —de

fondo— nunca llegaron. Incluso en 1975 se discutía si la formación de los grupos parlamentarias podía

llevarse a cabo dentro de la organización de las Cortes.

Con todo, se aprobaron importantísimos proyectos de ley en las Cortes franquistas. De manera especial,

hay que mencionar la aprobación, en 1969, del nombramiento de Juan Carlos como sucesor, a título de

Rey, del Generalísimo.

Los procuradores

Las Cortes, en su última etapa, estaban formadas por 563 procuradores, De ellos. 150 eran representantes

de los sindicatos verticales: 111. de la Administración Local. 104. representantes familiares; 100

consejeros nacionales; 25. de designación directa del Jefe del Estado; 23 representantes de Asociaciones,

Colegios y Cámaras; los 19 ministros; 18 rectores de Universidad; seis representantes de instituciones

culturales y cinco presidentes de altos organismos. Es. en definitiva, la estructura fascista de las

"organizaciones naturales", basada" en la fórmula Familia. Municipio, Sindicato, con algunos asientos

para el "mundo de la cultura".

La composición de la Cámara, no obstante, puede clasificarse de otra forma. Podemos decir, por ejemplo,

que el 71.80 por 100 recibían sueldo de la Administración.

Lo que lnwufta claramente de su independencia. También que en sus escaños se sentaban 41 banqueros y

18 militares. En cuanto a su ideología, baste repasar el nombre de alguno de los 19 que han permanecido

en sus escaños a lo largo de todas las legislaturas; Arrese. Aznar. Raimundo Fernández-Cuesta. conde de

Mayalde. García Hibes ´Sindicato de Transportes. Girón. Dionisio Martín Sanz, Pedro Nieto Antúnez,

Pinilla, Pilar Primo de Rivera.

Los últimos días

Antes del hundimiento, los representantes de la dictadura intentaron formar un frente común ante el

desmantelamiento de ia obra del 18 de Julio. Se multiplicaron las maniobras de pasillo, las presiones, los

"no" a los decretos de reunión o de reforma, etcétera.

Pero las Cortes estaban heridas de muerte desde que el dictador desapareciera. Hubo un periodo de tanteo

de fuerzas en los comienzos de 1976 con aquellas increíbles sesiones en las que unas señorías se llamaban

a otras "maricones" y se amenazaban con navajas, para, finalmente, como era de esperar, sólo hacer lo

que había sido norma a lo largo de los años: aceptar disciplinadamente ---en la mayoría de los casos— lo

que el Gobierno les ordenaba.

Y la reforma política, que significaba el fin de la política franquista, fue finalmente aceptada: se

aprobaron los partidos, se aprobaron las organizaciones sindícales y se logró el paso a la democracia.

Todo ello en los años 1976 y comienzos del 77.

 

< Volver