Fórmula de juramento o promesa. 
 Los partidos no están de acuerdo     
 
 Arriba.    03/07/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Fórmula de juramento o promesa

LOS PARTIDOS NO ESTÁN DE ACUERDO

(De nuestra Redacción.)—El tema de la fórmula para el juramento o promesa de senadores y Diputados

en las nuevas Cortes se contemplará seguramente en la segunda parte de las normas provisorias, que serán

dadas a conocer por el Presidente de las Cortes, don Antonio Hernández Gil, la próxima semana, tras

reunirse con los representantes de los partidos políticos. Los partidos representados en las nuevas

Cámaras mantienen posturas diferentes sobre la cuestión, según se deduce de una encuesta planteada por

la agencia Cifra.

En medios parlamentarios de la Unión de Centro Democrático se ha manifestado que los miembros de la

Unión elegidos prestarán juramento en las Cortes, si bien confían en que pueda encontrarse una formula

válida para los restantes diputados y senadores.

Esta misma confianza en el establecimiento de uña fórmula que permita respetar la conciencia de cada

uno ha sido expresada por el primer secretario del PSOE, don Felipe González, presidente del grupo

parlamentario de este Partido.

El presidente del Partido Socialista Popular y diputada electo de Madrid, don Enrique Tierno Galván, ha

manifestado que su Partido, está dispuesto a aceptar el juramento «si no obliga a compromisos de

conciencia que excedan a los de la legalidad democrática».

La postura del Partido Comunista de España, expresada a través de Pilar Bravo, del comité ejecutivo del

Partido y diputado electo por Alicante, es en contra de cualquier tipo de juramento o promesa. Entiende el

PCE que no hay motivos para expresar lealtades o fidelidades especiales, ya que el hecho de haber sido

elegidos representa en sí un compromiso con el pueblo.

Por su parte, Alianza .Popular declaró que tcen todos los parlamentos hay un tipo de juramento o promesa

en cuanto a respetar la constitución y de lealtad al jefe del Estado. Este principio debe ser respetado e n t

re nosotros, sin perjuicio de modernizar las fórmulas, adaptándolas al principio de libertad religiosa y a la

naturaleza democrática del sistema».

 

< Volver