Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Pofas o por nefas     
 
 Informaciones.    11/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LETRAS DEL CAMBIO

POR FAS O POR NEFAS

Por Jaime CAMPMANY

LOS antiguos romanos tenían días fastos y nefastos. En los días nefastos no podían tratarse los negocios

públicos.

Ahora, los nuevos españoles también quieren señalar días nefastos. Felipe González ha intentado declarar

día nefasto para que echen a andar las nuevas Cortes el 22 de julio, fiesta de la Magdalena, porque ese día

don Juan Carlos de Borbón fue elegido por los procuradores franquistas Príncipe de España, heredero del

Trono. A Felipe González le ha entrado un supersticioso e infantil escrúpulo por las fechas, que mejor

podría dedicarse a soldar la unidad socialista o a ver de qué modo puede pactar con el Gobierno, desde la

leal oposición, para resolver el problema económico. Si nos ponemos a marcar días nefastos en el

almanaque, vamos a dejar el año político más corto que el año lectivo en la Universidad de Ios tiempos

que corren.

No le han hecho caso, y seguramente ha sido una decisión saludable. Si borramos del calendario político

la fecha del 22 de julio por la razón aludida, van a empezar a pedir desde todos los flancos que borremos

otras fechas «nefastas». Sin salimos de julio, habrá que tachar el día 7, que es un día luctuoso porque

siempre muere algún mozo pamplónica en el encierro de los toros, y porque San Fermín, que todo lo ve,

vio cómo algunos insensatos quisieron arrancar de su sitio la bandera española. También el 13, porque ese

día asesinaron a Calvo Sotelo, que estaba entonces en la oposición, como ahora lo está don Felipe

González. Naturalmente, habrá que declarar nefasto e! 18, porque ese día empezó la guerra civil.

Igualmente hay que hacer con el 25, por aquello de ¡Santiago y cierra España!, que ahora lo que estamos

haciendo es abrirla.

Más fechas para eliminar. El 20 de noviembre, porque fusilaron a José Antonio Primo de Rivera y murió

Franco. El 29 de octubre, porque se fundó Falange Española y entró el Gobierno del Opus. El 1 de

octubre, porque era el día del Caudillo. El 1 de abril, porque era el día de la Victoria. El 2 de mayo, para

que Francia se quede agradecida y nos deje entrar en el Mercado Común. El 1 de enero, porque, además

de ser Año Nuevo, es el santo de Fraga. El 28 de diciembre, porque es el día de los Inocentes, o sea, el

aniversario de la Federación de la Democracia Cristiana...

Por fas o por nefas, íbamos aterminar la Constitución cuando Felipe González estuviese ya criando

margaritas y alimentando amapolas.

 

< Volver