Autor: Callejas, Juan José. 
 Crónica de las nuevas Cortes. "Hoy se han acercado los dos bordes de la herida". 
 "Ahora empieza de verdad a cicatrizar"(Tierno Galván)     
 
 Pueblo.    13/07/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

CRÓNICA DE LAS NUEVAS CORTES

"Hoy se han acercado los dos bordes de la herida"

"AHORA EMPIEZA DE VERDAD A CICATRIZAR" (Tierno Calvan)

ADOLFO SUÁREZ: "La Constitución debe amparar a todos"

FELIPE GONZÁLEZ: "Que el ejecutivo no se entrometa en las cuestiones del legislativo"

MARCELINO CAMACHO: "Hoy cierra toda una errónea de dictadura"

IGNACIO CAMUÑAS; "Optimista sobre el futuro"

MADRID (PUEBLO, por Juan José CALLEJAS) .— Cuarenta años de historia se han transformado esta

mañana en las Cortes Españolas.

Ver a Dolores Ibarruri y a Rafael Alberti presidiendo la mesa de edad, al empezar la andadura de las

nuevas Cortes democráticas, no es una pura anécdota. Se puede afirmar rotundamente que una nueva

etapa de este sufrido país ha comenzado.

Los que sufrieron y los que gobernaron se estrechaban las manos y sonreían. Había que ver a congresistas

y senadores de los diversos partidos charlan-do amigablemente por los pasillos. Allí estaban los Fraga,

Felipe González, Carrillo, Silva .Muñoz, López Rodó, Nicolás Redondo, etcétera, y nadie quería recordar

el´ pasado.

«Me parece que hoy se han acercado los dos bordes de la herida, y ahora empieza de verdad a cica-

trizar», dijo Tierno Galván a PUEBLO. El viejo luchador de la democracia estaba jubiloso, aunque por

dentro llevara la pena de la escisión de su partido.

LA NUEVA CONSTITUCIÓN

«El Gobierno no tiene ningún proyecto de Constitución. El Gobierno tiene que ser dogmático en este

tema. El anteproyecto de constitución se elaborará entre todos los grupos políticos, porque la Constitución

debe de amparar a todos», decía a PUEBLO el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, desmintiendo así

rotundamente los rumores de que el Gobierno traía a las Cortes una miniconstitución.

¿Van a ser o no Cortes constituyentes? Todo parece indicar que sí, y éste era el tema más repetido entre

tos nuevos congresistas y senadores, a quienes por cierto, los ordenanzas tenían que guiarles, porque

desconocían totalmente el edificio. Felipe González nos decía al comenzar la sesión: .«Tengo una gran

impresión de normalidad y, a la vez, un sentimiento de continuidad por lo que ha sido la, tarea

democrática del partido. Hoy, el PSOE se reincorpora a la vida parlamentaria. A partir de este momento,

la soberanía del pueblo estará en el Congreso y en el Senado. Es primordial que el ejecutivo no se

entrometa en las cuestiones del legislativo. Para el PSOE lo más importante es hacer la nueva

Constitución.»

Marcelino Camacho declaraba a PUEBLO: «Hoy se cierra toda una época de dictadura. Entramos en una

libertad que trae problemas polí-ticos y económicos, pero que abre, la posibilidad de que los verdaderos

representantes del pueblo opinen y discutan sobre ellos. Mi intención es no estar mucho tiempo en el

Parlamento, pero estaré aquí hasta lograr que se conceda amnistía laboral, derogación del decreto-ley de

huelga y despido, devolución del patrimonio, etc. Cuándo lo consiga, me retiraré a mis cuarteles de

fábrica.

Por su parte, Ignacio Camuñas, ministro para las relaciones con las Cortes, destacaba la excelente

voluntad personal de entendimiento entre los principales líderes y representantes de los grupos políticos.

«Lo que está pasando hoy, la cordialidad que hay, me hace ser optimista sobre el futuro.»

El Senado interrumpió su sesión, a petición del senador por designación real, Carlos Ollero, que pidió un

descanso para que se debatan nuevos nombres, aparte de los. dos candidatos presentados por UCD

(Antonio Fon-tán) y PSOE (Ramón Ruibal) y dar tiempo a los independientes a designar a su propio

candidato.

Nicolás Redondo, secretario general de la UGT declaraba a PUEBLO: «UGT es capaz de acciones

revolucionarias y de presión social y de representar a la clase trabajadora aquí, en el Parlamento. Las dos

funciones son importantes por igual. Me parece que, desde aquí tambíen se puede trabajar por el

movimiento obrero.»

13 de julio de 1977 PUEBLO

 

< Volver