La hora de las votaciones. 
 Larga discursión sobre procedimiento en el Senado     
 
 Informaciones.    13/07/1977.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA HORA DE LAS VOTACIONES

Larga discusión sobre procedimiento en el Senado

MADRID, 13 (CIFRA).—A las 11,36 de esta mañana se reunió nuevamente el Senado para proceder a la

elección de presidente, vicepresidente y secretarios de la Cámara.

Sin embargo, el debate que se abrió inmediatamente en torno al procedimiento, motivó que la Cámara

decidiera, a las 12 del mediodía, levantar nuevamente la sesión, para que. los senadores independientes

pudieran intercambiar impresiones en torno a las candidaturas.

Al comienzo de esta nueva sesión se dio cuenta de las impugnaciones presentadas a la proclamación de

senadores, que corresponden una a Fuerteventura, otra a La Palma, otra a Orense y, finalmente, otra a

Zaragoza.

ES presidente provisional, don Rafael Calvo, señaló entonces que se iba a proceder a la elección de

presidente interino, indicando previamente que al no ser la urna transparente todos los senadores

quedaban invitados a examinarla. Dijo también que la mesa pediría- a cada senador, en el momento del

voto, que se acreditara mediante la tarjeta de identidad provisional facilitada por la Secretaria de las

Cortes o bien con el Documento Nacional de Identidad o el pasaporte.

En este momento el senador de designación real y ministro del Interior, don Rodolfo Martín Villa,

abandonó la sala para, según pudo saberse, proveerse de documentación, de la que, al parecer, carecía.

El senador también, de designación real don Carlos Ollero abrió entonces un turno de intervenciones, del

que saldría la decisión de posponer la elección en media hora.

El profesor Ollero puso de relieve que, dado el carácter histórico de estos momentos, la elección debía ser

no una consecuencia de un proceso acelerado, sino producto de una confluencia lo más extensa posible de

voluntades, para lo cual, dijo, debía establecerse un plazo, de forma que los distintos grupos y los

senadores independientes pudieran intercambiar inrpresiones.

Al principio, el presidente rechazó la petición del profesor Ollero, en la que insistió éste nuevamente

diciendo, entre otras cosas, que los senadores independientes quedaban en situación de

«indocumentación menesterosa».

Don. Manuel Villar Arregui, de Senadores para la Democracia por Madrid y miembro de Izquierda

Democrática, se sumó a la propuesta del profesor Ollero. En respuesta a las palabras, del presidentes dijo

que él «Boletín Oficial de las Cortes», en el que se habían publicado las disposiciones que regulan el

procedimiento de estas Juntas preparatorias, no ha estado al alcance de los senadores.

Además, el plazo transcurrido —anadió— entre la publicación de las mismas —el día 30 del pasado

junio—, no ha sido suficiente para establecer los oportunos- contactos. En igual sentido intervinieron, a

continuación, don Lorenzo Martín, de Zaragoza, y don Benito Huerta, de Santander, ambos ligados a

Senadores para la Democracia.

Por su parte, el senador de la U.C.D. por Segovia, señor Sánchez Reus, apoyó la postura del presidente, a

la que volvió a replicar el profesor Ollero, a pesar de que en su segunda intervención había anunciando

que no volvería a hacer uso dé la palabra.

Después de una nueva intervención del presidente y de que don Benito Huerta pidiera explicaciones sobre

si la postura del señor Calvo Ortega era compartida por el resto, de la mesa, éste dijo que la mesa optaba

por una solución intermedia y se suspendió la sesión treinta minutos. Antes de que la sesión se levantara

intervinieron todavía el profesor Sánchez Agesta, de designación real, a quien el presidente hubo de

recordar que todos los senadores son elegibles, y el vicepresidente del Gobierno para Asuntos Políticos,

también senador de designación real, don Fernando Abril, quien dijo ser miembro de la U.C.D. y

comunicó a la Cámara que su grupo parlamentario, compuesto por más de cien senadores, presentaba

como candidato a la presidencia al senador don Antonio Fontán, «de talante conocido; —dijo— y. con

capacidad de arbitraje en la Cámara».

 

< Volver