Don Fernando Álvarez de Miranda, presidente del Congreso  :   
 Alianza popular y el Partido Comunista votaron en blanco. Escasa concurrencia de público a esta primera sesión constitutiva. 
 Ya.    14/07/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ALIANZA POPULAR Y EL PARTIDO COMUNISTA VOTARON EN BLANCO

ESCASA CONCURRENCIA DE PUBLICO A ESTA PRIMERA SESIÓN CONSTITUTIVA

El Congreso de los Diputados se reunió en junta preparatoria a las diez y cuatro minutos de ía, mañana.

La Cámara la componen 350 diputados, pero faltó uno, don José Antonio de Simón Calvo, dé Unión de

Centro Democrático, a causa de haber tenido un accidente de automóvil hace unos días. En las tribunas de

público, escasa concurrencia, así como en las tribunas dedicadas a los periodistas. El banco azul del

Gobierno permaneció vacío durante toda la sesión, y los ministros que son diputados tomaron asiento en

los escaños. Los diputados comenzaron a entrar en el salón de sesiones minutos antes de las diez. Los

¡pertenecientes a los partidos socialistas y comunistas se dirigieron directamente a ocupar los escaños

situados a la izquierda-del estrado presidencial; los diputados del centro ocuparon asientos en el centro y

en la derecha «¡e la presidencia, y detrás de ellos, e los escaños • superiores y correlativamente, los

diputados pertenecientes al grupo de Alianza Popular.

Mesa interina

A las diez y cuatro minutos de la mañana el letrado de las Cortes señor Rubio rogó al primer diputado que

había presentado su credencial que ocupara la presidencia. Así lo hizo don Modesto Fraile Poujade, de

Unión de Centro Democrático de Segovia. A continuación el señor Rubio solicitó que ocuparan las dos

vicepresidencias los diputados de más edad, que fueron doña Dolores Ibárruri Gómez y don Rafael

Alberti Merello, ambos del Partido Comunista. Seguidamente el señor Rubio solicitó la presencia, como

secretarios, de los dos diputados más jóvenes, que fueron don Andrés Eguibar Rivas y don Josep Pau

Pernau, de Partido Socialista.

Constituida la Mesa de edad, el presidente, señor Fraile Poujade, dijo que ee había puesto de acuerdo con

el presidente del Senado, Quienes entendían que hatoía de suspenderse la sesión para proceder a la

elección de ia Mesa interina. Así se acordó, y a las diez y ocho minutos «e suspendió la sesión, para

reanudarla a la once y media de la mañana.

Elección del presidente

A las once y treinta y tres minutos se reanudó la Sesión, pro-cediéndose a la e1ección del presidente

interino del Congreso. Un secretario lúe leyendo la relación de diputados por el orden alfabético de las

provincias. Cada diputado emitía su voto en -una papeleta, que se introducía en la urna colocada al efecto

en la mesa presidencial.

Las elecciones de personas han de realizarse mediante votación nominal por papeleta introducida en una

urna, por lo que no puede utilizarse el actual sistema de votación electrónica mientras el reglamento no

indique otra cosa. La anécdota de que los procuradores no. devolvieron la llave que atoré el registro para

emitir el voto electrónico, intrascendente, puesto que todas las llaves, para tal fin en el Congreso, son

iguales y existen copias de las mismas.

En la primera votación para presidente interino, ninguno de los tres candidatos obtuvo el número d« 175

votos—la mitad más uno de la Cámara, dado que faltando un diputado no se podía llegar a los 176 votos,

que son la mayoría absoluta—. La votación fue la siguiente: Don Fernando Álvarez de Miranda y Torres,

de Unión de Centro Democrático, 168 votos; don Luis Gómez Llórente, del Partido Socialista Obrero

Español; 137; don Teodoro Ignacio Gallego Bezares, del Partido Comunista de España, 26 votos. Hubo

17 votos en. blanco.

Al no alcanzarse la mayoría absoluta, se repitió la votación entre los dos candidatos que habían alcanzado

las mayores votaciones, necesitándose aho-ra para ser elegido la mayoría simple. Repetida la votación,

don Fernando Álvarez de Miranda y Torres obtuvo 16» votos, por lo fue elegido, y don Luis Gómez

Llórente, 189.

La Cámara, en pie, tributó una gran ovación al señor Álvarez de Miranda, y éste fue felicitado por el

presidente del Gobierno, señor Suárez, por don Felipe González y por diversos diputados.

Seguidamente, eran las dos y media de la tarde, se levantó la sesión, para reanudarle a las cinco.

Sesión de tarde

A las cinco y diez de la tarde se continuó la sesión. El presidente, señor Fraile Pujada, comunicó que

alalinos diputados le había solicitado que la votación para elegir dos vicepresidentes y cuatro secretarios

se hicieran al mismo tiempo, anunciando que a tal efecto se colocaban dos urnas. Advirtió que la

introducción de una papeleta en urna distinta equivaldría a declarar nula tal papeleta. Se opuso a ello, y

tuvo asentimiento en la Cámara, el diputado de Unión de Centro Democrático señor Pérez More a, quien

manifestó que, aparte de contradecir las normas dictadas por la presidencia, era importante hacerlo por

separado, dado como se estaban produciendo los resultados y en evitación de confusiones. Así se acordó.

Fueron elegido ´vicepresidente primero don Jesús Esperabé de Arteaga González (Unión de Centro

Democrático); por 165 votos; vicepresidente segundo, don Luis Gómez Llórente, del Partido Socialista

Obrero Español, 138 votos. El candidato del Partido Comunista, don Teodoro Ignacio Gallego Bezares,

consiguió veintiún votos. Hubo veintitrés votos • nulos y votaron 347 diputados.

En la votación para elegir cuatro secretarios se obtuvieron los resultados siguientes: don Francisco Soler

Valero (Unión de Centro Democrático), 175 votos; don José Luis Ruiz Navarro y Gimeno (Unión de

Centro Democrático-), 166 votos; don Pablo Castellanos Cardalliaguet (Par-tido Socialista Obrero

Español), 138 votos, y don Rafael Escudero Rodríguez (Partido Socialista Obrero Español), 137 votos.

Los dos candidatos del Partido Comunista de España: doña Pilar Brabo Castells, 21 votos, y don José

María Riera, 20.

Hubo -dos votos en blanco y votaron 347 diputados.

Grupos parlamentarios

Acto seguido, el presidente, señor Fraile Poujade, pidió que la Mesa interina elegida ocupara la

presidencia. En medio de grandes aplausos, la Mesa, interina ocupó la presidencia. La integran, hasta que

sea declarada Mesa efectiva del Congreso, don Fernando Álvarez de Miranda y Torres, como presidente;

como vicepresidentes, don Jesús Esperabé de Arteaga González y don Luis Gómez Llórente; como

secretarios, don Francisco Soler Valero don José Luis Ruiz Navarro y Gimeno, don Pablo Castellanos

Cardalliaguet y don Rafael Escudero Rodríguez.

El señor Álvarez de Miranda pronunció unas palabras para agradecer en nombre de la Mesa interina el

honor conferido por la depisión de elegirla, y anunció que a las diez de la mañana de hoy jueves se

reunirá el Congreso para discutir cómo se formarán los grupos parlamentarios, Rogó a los jefes d6 los

grupos políticos que presentaran mociones a tal efecto,. entre las diez y diez y media d* la mañana.

Seguidamente se levantó la sesión. Eran las ocho menos cuarto.

Comentarios sobre las votaciones

Se comentaba en las Cortes, respecto al resultado de las elecciones para presidente del Congreso, que

los diputados de Alianza Popular votaron en blanco! hubo otro voto en blanco más. En la eegunda

votación votaron en blanco, además de los ya, citados, loe diputados comunistas. El Partido Socialista

Popular, del señor Tierno Galván. dio «uj vo-toe al candidato del PSOE.

Se considera la actitud de votar «n blanco tanto de Alianza Popular como del Partido Comunista Español

como una demostración del papel arbitral en la Cámara y hacer notar la presencia de ambas minorías, con

las que habrá de contar.

ACOTACIONES A LA SESIÓN

• Mientras sus señorías iban ocupando los escaños, nuestro pensamiento voló ai patrimonio literario y se

clavó en aquella oración d« don Miguel de Unamuno >jue dice: "Padre nuestro que estas en los

´cielos, pon en marcha a los hijos de España." Allí teníamos ante nuestras miradas a estos hijos de España

elegidos por el pueblo paro una altísima tarea. Los hemos contemplado en silencio. Les deseamos los

mayores aciertos.

• Desde hace wíeses estamos todos hablando de la democracia. Para unos ha, comenzado. Para otros

se están dando los pasos primeros. Para mí, y la opinión puede ser discutible, esa democracia empezó en

el salón de sesiones en el punto y hora en que, con el mayor respeto a las personas, dos diputados,

ñamados por el letrado, subiewn al estrado presidencial por ser los que más años tenían.

• En aquel momento vi la democracia. La señora Ibárruri (doña Dolores), y el señor Alberti (don

Rafael), los dos comunistas, los dos juntos—él dándole el brazo a ella en homenaje galante—, subieron,

en medio del silencio de la Cámara, lenta y ceremoniosamente las escaleras, ocuoparon sus sillones y ee

sentaron. Ambos, durante la. larga y pesada sesión, tuvieron una digna actitud. .

• Ni una descortesía durante la sesión. Allí estaban, juntos en «1 salón, diputados de ideologías diversas.

Acaso hace años se hubieran matado. Ahora conviven. No nos empeñemos en resucitar el pasado, que no

puede volver. ¿Por qué pretender volver atrás? No retrocedamos ni con el pensamiento. Miremos hacia

adelante en un ideal fecundo.

• El presidente provisional del Congreso, señor Fraile Poujade, tuvo la dicha de alcanzar el cargo por

unas horas, en el minuto justó en que comienza un nuevo capítulo del Parlamento español,

debido a que se apresuró a presentar su credencial el primero de todos los diputados. Una cuestión de

tiempo le ha valido para pasar a la historia como el hombre que presidió por vez primera un Congreso

nuevo.

• ¿Qué ha sido la sesión? En resumen, una cantilena de nombres y de cifras. Sus señorías han tenido

que elegir, mediante sufragio secreto, a su presidente, a sus dos vicepresidentes, a sus cuatro secretarios.

Monotonía. Desfile de diputados de uno en uno—llamados nominalmente por los secretarios—camino de

la Mesa presidencial. Depositaban su papeleta en una urna de caoba, que ha servido para estos menesteres

desde hace casi o algo más de un siglo, Después, recuento de las papeletas con cada nombre, buscando un

presidente, vicepresidentes, secretarios.

• La votación del. presidente requirió dos sufragios. Uno solo las otras dos. Esto, en resumen, fue

todo. Pero no fue todo. Porque, aunque el día se dedicó a elecciones que tienen trascendencia política,

había algo más. Para muchas señorías que por vez primera penetraban en el Congreso, todo aquello,

ambiente, escaño, categoría de diputado, era nuevo. Estrenaban su historia parlamentaria antes de co-

menzar a hacer historia general. Y esto es importante.

•. Desde la tribuna de prensa contemplábamos a sus señorías. Rostros conocidos, que ya estuvieron en ese

mismo salón en épocas cercanas o en otras más. lejanas; rostros conocidos por la actualidad política;

rostros anónimos. ¿Qué diputados serán los que se revelen como grandes parlamentarios, como hombres

políticos? ¿Cuántas de los desconocidos de hoy será mañana conocidos? He aquí un enigma.

• Ponemos—pone el pueblo española—su esperanza en estos hombres que habrán de ofrecernos un

futuro; Que tienen la obligación moral de afincamos en la convivencia; que tienen que hacer grandes

cosas. A cada señoría, sin entregárselo, les han dado hoy un libro con todas las páginas en blanco.. En ese

libro, solos y colectivamente, tienen, que cumplir una grande y tremenda responsabilidades escribir

historia de España.

• Esto, a nuestro entender, ha sido y es todo, por ahora. Mas nuestro pensamiento vuelve otra vez al

recuerdo literario, y se fija en los versos de Gómez Manrique, estampados en una placa en fa Casa.

Consistorial de Toledo. Esos versos, como colofón, se los brindamos a sus señorías. Dicen así: "Por los

comunes provechos / dejad los particulares, / pues vos fizo Dios pilares / de tan altísimos techos, / estad

firmes y derechos."

A. J. G. M,

Biografías de los presidentes de las Cámaras

Fernando Álvarez de Miranda, presidente del Congreso

Fernando Álvarez de Miranda nació en Santander. Tiene cincuenta y dos años. Cursó la carrera de

Derecho, y su actividad profesional es la abogacía. Sus inquietudes políticas comienzan en los años

cincuenta, ligado a grupos democratacristianos. Es fundador, junto con otrae personalidades, de la

Asociación. Española de Cooperación Europea, ocupando el cargo de secretario general. Fue deportado a

Fuerteventura en 1862, tras su participación en el Congreso de Munich, donde se definieron las líneas de

la oposición al antiguo régimen.

En 1964, don Juan de Borbón le nombró miembro de su Consejo privado, y en enero del 69 es deportado

de nuevo a la provincia de Teruel, con ocasión de un. estado de excepción. Ha sido secretario de. la

Democracia Social Cristiana, presidida por Gil-Robles; luego, miembro destacado de Izquierda

Democrática, de Ruiz-Giménez; posteriormente encabezó la escisión de un grupo de militantes de este

partido, forrnando el Partido Popular Demócrata Cristiano. Actualmente es presidente de dicho partido y

diputado de Unión de Centro Democrático por Palencia.

Antonio FontÁn, presidente del Senado

Antonio Fontán Pérez nació en Sevilla en 1924. Realizó sus estudios de Filosofía y Letras en. Sevilla y,

posteriormente, en Madrid. Es periodista y catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad

Complutense de Madrid. Ha sido director del diario "Madrid" desde 1967 hasta su cierre por el Gobierno

Carrero, en 1971. Es miembro del Comité Internacional de Prensa de Zurich y vicepresidente de la

Sociedad Española de Radiodifusión, y pertenece al Partido Demócrata de Andalucía, integrado en UCD,

y fue elegido senador por Sevilla. Es autor de varios libros profesionales y humanísticos.

 

< Volver