Autor: Apostua, Luis. 
   Dorada monotonía     
 
 Ya.    14/07/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

DORADA MONOTONÍA

INVIDENTEMENTE, el momento más espectacular fue el eaá minar cansado por los años, pero aún

firmo, de la diputado omunista Dolores Ibarruri—apoyada, en el brazo de Rafael Alberti—para acceder a

la vicepresidencia de la Junta Preparatoria del Congreso de Diputados; El respeto de toda la cámara fue

total. Dolores Ibarruri subid hasta la silla en que desde hace siglos se sentaba, el conde de Mayalde sin

que hubiera la menor eteriorización de lo que el acto significaba. Para completar la fábula, anotemos que

el poeta Alberti ocupó la silla de vicepresidente segundo, que hasta ayer correspondió a don Carlos

Mendoza, presidente del "Metro" madrileño y uno de los grands financieros del país. Así es hoy la vida

española.

A partir de ese arranque histórico, la sesión transcurrió por los senderos de la más discreta monotonía

parlamentarla.

Es decir, una serie de votaciones para las cuales el rito y el ritmo fue idéntico; primero, llamamiento

nominal de todos los dputados, y después, el escrutinio papeleta a papeleta. Asi horas y horas para

proveer las importantes piezas parlamentarías de presidente provisional, vicepresidentes y secretarios. En

esas horas, la novísima cámara adquirió ese aire metódico y cansino como si la mecánica parlamentaria

de España nunca se hubiera interrumpido desde las Cortes de Cádiz. Era curioso y produce optimismo

ver cuan rápidamente se han asimilado los módulos de la vida parlamentaria. Con toda probabilidad,

esta cámara tendrá tensiones porque hay tensiones. Pero es ? lícito el optimismo funcional originado

por este día.

I OS diputados, en reñida oposición con don Luis Gómez-Llorente, han elegido presidente del Congreso a

don Fernando Álvarez de Miranda. Es un democristiano de tanto abolengo deológico como el que más,

de una limpísima biografía democrática y político curtido en los sinsabores de la oposición, lo que le han

convertido en un hombre de amistad, diálogo y sinceridad.

Luis APOSTUA

 

< Volver