Nuevos aires en las Cortes. 
 Suárez a la Pasionaria: Creo que no nos han presentado  :   
 Agresiones verbales al presidente del Gobierno. Socialistas sin Corbata. Manifestación a favor del aborto. 
 Ya.    14/07/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NUEVOS AIRES EN LAS CORTES

Suárez a La Pasionaria; "Creo que no nos han presentado"

Agresiones verbales al presidente del Gobierno • Socialistas sin corbata • Manifestación a favor del

aborto

La primera-sesión del Parlamento reflejó incuestionablemente su diversidad de composición y el nuevo

carácter en relación a las Cortes extinguidas. Desde e1 vacío del "banco azul" del Gobierno a la

comunicación establecida entre todos los grupos políticos, dentro y fuera del hemiciclo, los nuevos aires

parlamentarios quedaron patentes a lo largo de la jornada.

La propia situación de los grupos políticos en el hemiciclo no atendió a ningún criterio dirigido y las

posiciones no tienen carácter fijo. El grupo socialista dé don Felipe González, junto al de don Enrique

Tierno Galván y los diputados comunistas, ocupó el sector izquierdo; los diputados de Unión de Centro

Democrático ocuparon el centra;] y parte del derecho; los miembros de Alianza Popular, en una fila, ¡as

posiciones en la derecha de la Cámara. Los grupos regionales de algún modo distribuyeron sus posiciones

según sus "posturas ideológicas".

El primer paso de gran parte de los parlamentarios consistió en recorrer por vez primera el palacio de las

Cortes. El señor Hernández Gil presidente de la Cámara, recibió el saludo de los parlamentarios antes del

inicio de la sesión.

EXPECTACIÓN ANTE LA PASIONARIA

Doña Dolores Ibarruri (la Pasionaria) despertó a su llegada los mayores índices de expectación.

Rigurosamente vestida >ie negro, acompañada de la diputado de su partido por Alicante, doña Pilar

Brabo, y su secretaria, se dirigió directamente al despacho del señor Hernández Gil para saludarle y

desearle éxitos.

El presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, presente en la entrevista, saludó también a la presidenta

del PCE. "Creo que no nos han presentado", fueron sus primeras palabras hacia doña Dolores Ibarruri. A

su contestación—"mucho gusto"—.replicó el presidente: "Me alegro que esté entre nosotros y mucha

suerte." Antes, el señor Hernández Gil se había referido a la anci&na diputada: "Es un honor saludarl ´y

tenerla entre nosotros, porque usted es parte de la historia de España."

La entrada en el recinto parlamentario de los líderes de los partidos fue saludada con muestras de

aceptación o rechazo por parte de an grupo de personas situadas a lais puertas del palacio. Mientras los

representantes de Alianza Popular recibieron gritos de protesta, los diputados de partidos de izquierdas

fueron ovacionados.

Un grupo de feministas aprovechó ia jornada para manifestarse a favor del divorcio, aborto y

anticonceptivos, para leer Más tarde un manifiesto dirigido a la diputada del PCE doña Carlota Bustelo.

El propio señor Suárez, al dirigirse a un restaurante cercano en una de las pausas, de la sesión, sufrió

agresiones yerbales por parte de un joven, sin que intervinieran los policías de su escolta.

LA MODA GITANA, EN LA CÁMARA

La tradición quedó rota incluso en el vestir, ´de los diputados. Un porcentaje importante de Jos socialistas

asistieron´ a. la sesión sin corbata; las mujeres ofrecieron una sensación de juventud inexistente en las

legislaturas precedentes. El diputado de UCD por Barcelona .don Juan de Dios Ramírez Heredia causó

sensación al vestir traje negro y camisa roja, según la moda habitual de la raza gitana.

El clima de cordialidad fue tónica general en la relación de todos los diputados. El Gobierno eludió la

costumbre de pasar los entreactos en el despacho del presidente de las Cortes para participar en los

debates y comentarios de pasillo junto al resto de las fuerzas políticas. La comunicación personal de los

diputados fue continua y las primeras opiniones de tos líderes políticos resaltan la fuerza de "naturalidad"

en que se ha desarrollado la jornada, como una esperanza para llevar a cabo la labor de entendimiento y

convivencia ´asignada a las Cortes.

 

< Volver