Autor: Urbano, Pilar. 
   Las Cortes democráticas en marcha     
 
 ABC.    14/07/1977.  Página: 15-16. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

ABC. JUEVES, 14 DE JULIO DE 1977, PAG. 15

Hilo directo

LA ANÉCDOTA

Marcelino Camacho, dirigente de Comisiones Obreras y -diputado por Madrid del Partido Comunista,

tuzo el siguiente comentario, minutos después de entrar en el Palacio de las Cortes, ayer por la mañana:

«A veces tengo la sensación que soy un espectro político, escapado de Carabanchel y refugiado en el

Palacio de las Cortes, pero resulta que esto es muy real y creo que es un paso muy importante para la vida

del país.»

LAS CORTES DEMOCRÁTICAS, EN MARCHA

Ya hay Cortes. Respeto y normalidad en una sesión como la de ayer, en la que se escribía para la historia,

y sin borrador. «Hoy es un día histérico, importante—nos decía el presidente del Gobierno a algunos

periodistas en el salón Se Pasoserdidos—que ha costado esfuerzo y trabajo a muchas personas y fuerzas

Políticas. Yo estoy contento, ilusionado, me parece que vale la pena 1o que estamos haciendo entre

todos».

DOLORES, COMO UNA VIUDA DE GUERRA

Mientras la nueva elass parlamentaria va llegando al Palacio de las Cortes, una muchedumbre de

enloquecidas grita en la calle, con pancartas alusivas: «¡Anticonceptivos, legalización!" Yo coincido en la

puerta con el poeta comunista Alberti: chaqueta de retazos «blue" y venerable melena blanquísima. Me

dice que «todo esto tiene su emoción». Luego, le pusieron allá arriba, en. el estrado, como vicepresidente

interino, contando votos y mas votos. El acompañaría a su partisana Dolores Ibarruri, escalerillas abajo

desde el empinado escaño hasta su sillón en «Ja mesa».

Dolores, pelo blanco y -redecilla, gesto adusto, ni una sonrisa en toda la jornada. Camina erguida, de

riguroso luto, como una viuda de guerra, Le lacrimean los ojos. Luego me dirá que no es de emoción,

«más que emocionada estoy impresionadas. Y cuando la pregunto «qué piensa de verse ahí sentada;»,

humedece sus labios y me da la frase: «Lo importante no es sentarse, sino sentirse...»,

CAMUÑAS Y ABRIL, ESTRATEGAS DE PASILLO

Camuñas ejerció su flamante cargo de ministro «relacionando» a, unos y «tros para sumar acuerdos. Por

ejemplo: Escena en el hemiciclo, durante la votación matutina para elegir presidente del Congreso. No

hay mayoría absoluta para ninguno de los gigantones (P.S.O.E.-U. C. D.). Alianza, Popular vota en

blanco y el Partído Comunista distrae votos con su candidato, Ignacio Gallego. Sale el ministro Fernández

Ordóñez y habla con Carrillo. Entran ambos, Carrillo le cuenta, la conversación a sus compañeros de

escaño: López Raimundo y Pilar Brabo. Mientras, Fernández Ordóñez desciende hasta la fila de asientos

que ocupan Suárez, Camuñas y Calvo Sotelo. Hablan. Suárez le dice algo al oído a Ignacio Camuñas. Por

cierto, observo que Camuñas «para escuchar» se pone gafas. Camuñas abandona su asiento, va hacia «I

de Carrillo y le invita a abandonar ftí hemiciclo. Acorto trayecto por un intrincado laberinto de pasillitos y

escaleras interiores que yo me sé y Ileso a tiempo de oír a Camuñas comentar a Sánchez Terán y a Jordi

Pujol: «P. S. P., P. C. E. y A. P van a votar en blanco; asi se concentran los resaltados».

UN NOSTÁLGICO DEL AÑO 31

Nostálgico andana el socialista Ramón Rubial, elegido por la tarde vicepresidente segundo del Senado.

«Siento -dijo— una tremenda emoción, después de tanto tiempo. Y una gran nostalgia de 1931.>

Rubia, fue el primer parlamentario que entró en las Cortes, ayer por la mañana. En algún momento me

dijo: «El porvenir es incierto. La clase obrera debería tener una educación que no tiene. Pero para resolver

los problemas españoles tendremos que arrimar el hombro todos.»

FELIPE GONZÁLEZ: «LA SOBERANÍA ESTA AQUÍ»

Felipe González vestía de oscuro. En e1 hemiciclo se sentó en el escaño que ocupaba monseñor Cantero,

junto a Alfonso Guerra y Enrique Múgica. Yo necesitaba de él cierto material retrospectivo. Se lo

recordé, y con su «chispa» andaluza me dijo: «Sí, pero... lo que no tengo es niuguna foto con camisa azul,

como las que habéis sacado del presidente en ABC.» Después, ya en serio, me diría que estaba con cierta

impresión en él cuerpo: «¡Imagina, es la primera vez quxe vengo!» Y agrega; «El 15 de junio ha supuesto

una ruptura democrática, sin la expresión dramática que pretendían darle.» A mí me parece an poco

cabezota la tozudez de no aceptar la fecha 22 de julio para la apertura de Cortes. Felipe dice: «Son las

Cortes mismas las que han de acordar la fecha de su constitución, y no el Gobierno; porque la soberanía

del país está en estas dos Cámaras.» .

UN MINISTRO Y UN DESMINISTRADO

Se ha interrumpido la votación. Buffet, pasillos y saletas vuelven a animarse. Javier Solana (P. S. O. E.)

saluda con un par de besos a Soledad Becerril (U.C.D.), aue llama la atención de todos por lo guapa, lo

rubia, lo azulísimo de sus ojos... «Mira —me dice—, aquí lo importante va a ser trabajar y trabajar,

corresponder seriamente a la confianza de los electores. Lo que me preocupa es saber estar a la altura de

las circunstancias.» Se nos acerca Garigues Walker. Yo le cuento que tí encargado del garaje donde

ambos encerramos nuestros coches (mi «modestísimo" y su «potentísimo») me decía radiante hace unos

días: «¡Don Garrigues ya es ministro!» Y Joaquín se ríe. Soledad Becerril le «pincha": «Cuatro años

diciendo que eres "la derecha civilizada" y ahora sales con que de centro izquierda. El centro es centro, y

hagamos lo que podamos.»

Más allá Meilán y Fernández Ordóñez se «razonan» mutuamente. Meilán estuvo a puntó de ser ministro,

pero quedó en la cuneta.

RICARDO DE LA CIERVA, CONVERTIDO Saludo a Lasuén: «¡Nunca he sido mi-nistrable, palabra de

honor!» Ya Ricardo de !a Cierva: «El mitin la campaña todo esto me ha «convertido», Soy otro. Y guste o

no, haré mis crónicas parlamentarías. Algún día te contaré por qué se boicoteó mi candidatura a la

presidencia del Senario, Hoy no. Podría hacer daño al Partido U. C. D., y e1 momento, ahora, ya es

bastante delicado.» Torcuato Fernández Miranda, desde un ángulo del salón, del «carrillón», observa.

EL S. E. U. QUEDO EN LA CUNETA

Gabriel Cisneros, David Pérez Puga y Sancho Rof rumian disgusto y decepción, «Nos han retirado de la

circulación porque estamos "contaminados de azul". Había que dar al Centro una nueva imagen... Pero,

¿quién ganó votos para la U. C. D. en provincias? Casualmente, los indenpen-dientes..." «Me parece bien.

que se hayan repartido el Poder entre unos cuantos, pero, al tóenos, que nos dejen hacer un partido serio a

los que sí sabemos», fue el comentario seco y tajante de Sancho Rof.

SUÁREZ-LÓPEZ RODO: BREVES PALABRAS

Llevaba López Rodó una cortaba muy de «viva España», listas diagonales rojigualdas, sobre fondo negro,

de «cualquier tiempo pasado fue mejora. La víspera, les parlamentarios aliancistas se reunieron para

acordar una estrategia «compacta». Ayer se les veía, en el hemiciclo, ocupando un» hilera continuada de

asientos. En el salón «pasos perdidos» se desarrolló un «encuentro vivaz» entre el presidente Suárez y

Ló-pez Rodó. El diputado catalán interpeló al señor Suárez. Más o menos le dijo que U. C. D. corría un

riesgo al no haber contado con A. P. para darles, al menos, una Secretaría en alguna de las Cámaras.

Suá-rez fue escueto; «No lo hemos juzgado oportuno.» Y a continuación, todos tos diputados de A.P.

como un solo hombre, votaron con papeletas blancas.

350 CARTAS DE XIRINACHS

Masen Xirinach, secador de Entesa cata-lana, aprovechó esta preliminar parlamentaria para «pedir

amnistía»: envió una carta a cada uno de los diputados solicitando su firma a la petición.

EL CLUB DE LOS 14

García Sabell y Víctor de la Serna, senadores del Rey, me cuentan que han constituido el «Club de los

14», que se reúne es I» revista de «Occidente», «sin perder nuestra independencia, pero así formamos

un fondo común para ciertas cuestiones: por ejemplo, las autonomías...». Y los «14» son: De la Serna,

Cela, Marías, Azcárate, Ortega Spotorno, García Sabell, Luca de Tena, Ollero, Gloria Begué, Carvajal,

Se-rrahíma, Riquer, Zelada y Uría.

LOS SENADORES QUIEREN EL ANTIGUO SENADO

¿Holgados? Los 248 senadores ocupan la antigua sala de Comisiones, de terciopelo verde, que en sus días

de «llenazo» (por ejemplo, cuando hablaba Praga) albergaba cuanto más a 90 procuradores. El senador

salmantino Francisco Vicente Domínguez me habla de un escrito en el que se solicita el trasladó del

Senado al palacio del Consejo Nacional, antiguo Senado. «Porque en nuestra opinión no hay necesidad de

derogar la Ley Orgánica para finiquitar el Consejo. Lo absurdo es. en una situación nueva y distinta,

querer conservar cadáveres de ayer.»

DIPUTADO CALÉ

Que entre los «psoísías» hubiese varios diputados en mangas de camisa y sin corbata, o que la comunista

Pilar Brabo asistiese a su «premier» con vaqueros, no extrañó poco ni mucho. Sin embargo, llamó la

atención, en el fondo compacto de congresistas´ del centro, la camisa roja, cuello abierto, traje negro,

«típico atuendo calé» del gitano catalán de U. C. D., Juan de Dios Ramírez Heredia. Ya decía yo que:

¡Ole la casta!

LOS MINISTROS, POR LAS CORTES

Clavero Arévalo, ministro de las Regiones, cambiaba impresiones con Jordi Pujol. Lavilla mantuvo largos

«apartes» con el decano del Colegio de Abogados, Pedrol Ríus, y con el ex presidente del Tribunal

Supremo, Silva Melero. El democristiano Cavero siguió los episodios de la votación junto a Álvarez de

Miranda. Y cuando Oreja Aguirre se acercó a depositar su.papeleta para el Senado, Manuel Irujo le dio un

apretón de manos y le dijo muy cordial: «Veo que trabaja usted mucho y muy bien. Continúe así.»

Felicitó a Jiménez de Parga, y me dice riendo: «Sobre todo... porque "solté" la cartera de Educación,

¿verdad?» ¡Usted sabrá!

FONTAN: «NO TENGO PROYECTOS»

Un «secreta» se me acerca. Me ha visto hablar con el nuevo presidente del Senado. «¿Es usted

periodista...? ¿Sabe usted cuántos hijos tiene "mi" presidente...? Soy su escolta y quiero saber algo de él.»

«Pues mire usted: no tiene hijos. Es un presidente soltero.»

Irujo felicitó a Fontán. Charlaron de temas y personas comunes. «Las libertades son solidarias...», dice

Irujo. Y Fontán, rápido contesta: «La libertad, señor mío, es indivisible.»

Y después a mí: «Yo espero que el Senado funcione bien. Son valiosas, serias y muy preparadas las

personalidades de los senadores. Por mi parte, no tengo proyectos: me dedicaré totalmente y cumpliré mi

deber, siguiendo la tradición de esta Cámara que, por unas fechas de julio, en 1923, se reunían por última

vez bajo la presidencia del conde de Romanones. Me siento muy honrado... Haremos que el Senado

colegisle...»

ÁLVAREZ DE MIRANDA: «CORTES CONSTITUYENTES»

Fontán y Álvarez de Miranda se abrazan, ya elegidos presidentes. Han sido votaciones «sufridas». Lo

comentan. Le pregunto al presidente del Congreso si éstas serán o no Cortes constituyentes:

«Absolutamente, sí. No puede haber duda. Ese es el programa de U. C. D., del P. S. O. E., y de otros

grupos políticos aquí presentes.»

Hace unos días me comentaba su preferencia por ese puesto: «Los que testimo-nialmente hemos estado en

la oposición, nos entendemos sin necesidad de puentes. Yo... creo que no soy mal visto ni por las

Izquierdas ni por el centro.» Que así sea.— Pilar URBANO.

 

< Volver