Discuten la formación de grupos parlamentarios. 
 La fuerza de las minorías estalló hoy en las Cortes     
 
 Diario 16.    14/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Discuten la formación de grupos parlamentarios

La fuerza de las minorías estalló hoy en las Cortes

MADRID, 14 (D16)— Primer día de trabajo, primer día de guerras entre partidos. La discusión sobre el

número mínimo de diputados para formar un grupo parlamentario se ha mostrado más tensa de lo previsto

y ha dejado bien clara la división en e! Congreso.

Mientras los partidos, con numerosa representación buscan atraerse necesariamente a las minorías, estos

grupos, desde Alianza al PCE, pasando por los nacionalistas, se resisten a la maniobra y luchan con todas

sus energías por no perder la independencia parla-mentaria.

No obstante, se puede dar por segura la victoria de la propuesta de quince diputados, por cuanto por

primera vez en las .Cortes, UCD y PSOE han hecho frente común, mientras e! resto de los partidos lu-

chaba por defender sus derechos.

También, como primera anécdota, puede señalarse que Heribert Barrera, de Esquerra .Republicana, ha

puesto en entredicho la forma de Estado,, diciendo que si los republicanos no .podían hablar, la "forma de

Estado así decidida estaba invalidada moralmente".

A las diez y siete minutos de la mañana comenzaba la primera reunión de trabajo de las Cortes

democráticas. Bajo la presidencia del centrista Álva-rez de Miranda y con las mesas constituidas -ayer, se

ha procedido a la primara discusión pública: número mínimo de diputados para la constitución de un

grupo parlamentario.

Fraga defiende las minorías

Las posiciones a lo largo de la mañana han sido claras: los grupos mayoritarios son partidarios de un

número alto —15—, mientras los minoritarios, tanto por escaños como, por limitar su representación a

una nacionalidad, abogan por un número que oscila entre los cinco y los diez. Los motivas son claros: si

sale el número quince, los partidos minoritarios tendrán que arroparse en algún grupo fuerte, mientras que

si logran que se vote mayoritariamente , el número cinco, podrán mantener ,su independa .en las Cámaras.

liada más abrirse la sesión, Álvarez de Miranda Suspendió durante media hora los trabajos para, que los

distintos partidos; elavoraran sus propuestas. A las once menos cuarto de la mañana daban comienzo las

primeras intervenciones. Fraga, por Alianza Popular, propuso un mínimo de diez diputados. En su

intervención, breve y muy concreta, se refirió a la misión de las nuevas Cortes y señaló que apoyarían a

todas las propuestas que fijaran un número inferior al presentado por ellos, y que combatirían las

propuestas de cifras mayores. Para apoyar sus tesis recurrió a la defensa necesaria de las minorías. En la

propuesta oficial, Alianza mencionó como datos a su favor "los precedentes reiterados y el reglamento de

Cortes de 1934".

El PSP y el Partido Socialista de Aragón propusieron que el número mínimo fuera dé cinco si pertenecían

a ¡partidos que hubieran presentado candidaturas en más de 25 circunscripciones, si son estatales, o en

todos los distritos electorales de una nacionalidad o región. Defendió, la propuesta Morado, secretarlo

general del PSP, que se dirigió a los dos grandes bloques de la Cámara para señalar que "si hay

discriminaciones con los minoritarios, la andadura de las nuevas Cortes puede ser incierta". Su

intervención fue aplaudida por todos los parlamentarlos, con la excepción de los diputados del PSOE.

Emilio Gastón, del Partido Socialista de Aragón, también´ defendió su propuesta.

Tamames, del PCE, y Solé Tura, del PSUC, defendieron la propuesta de que fueran cinco los diputados

mínimos para formar un grupo parlamentario. Heribert Barrera, de Ezquerra Republicana, lanzó el primer

aviso de las cosas que pueden oírse en las Cortes, al defender la República. Josep Verde, de Pacte

Democràtic de Catalunya, también defendió un mínimo de diez diputados, aunque aceptando" algunas

variantes menores que englobarán a los representantes de las nacionalidades.

UCD y PSOE se unen

Al llegar el turno del PSOE, Alfonso Guerra, número 2 del partido, tomó la palabra para proponer el

mínimo de quince. Su intervención, que fue calificada de floja, fue la única de la mañana que no logró

arrancar un solo aplauso de los diputadas. Y la sorpresa vino inmediatamente. En lugar de ser otro

miembro del partido quien utilizara el segundo turno, lo hizo José María Martín Oviedo, ex secretario

general técnico del Ministerio de Obras Públicas en la época de Calvo-Sotelo, y miembro del Partido

Popular. Se produce así la primera propuesta conjunta de ambos partidos mayoritarios, con lo que tienen

asegurada la victoria, por el simple hecho matemático de sumar los votos de ambas formaciones.

Con todo, el ambiente es algo frío en la Cámara y el resultado se adivina con facilidad. Hay que resaltar

que varios oradores hablaron de Cortes Constituyentes al referirse a las actuales y que Antonio Gutiérrez,

del PSUC, fue el primero en utilizar —"como sana medida democrática", dijo— el turno de réplica

establecido provisionalmente. Se oposu a la propuesta del PSOE.

También se mencionó en numerosas ocasiones la ley D´ Hondt, indicando que en las leyes electorales ya

se había primado suficiente & las mayorías como para insistir ahora en el mismo problema. Los partidos

minoritarios, y el PNV de forma expresa, se mostraba muy duro en los pasillos con la propuesta del

PSOE, apoyada por la UCD, que no presentó ninguna a título ,de partido, limitándose a apoyar la cifra de

quince, señalada por el PSOE.

Por primera vez, Álvarez de Miranda llamó a la moderación a un diputado, Francisco Letamendía, de

Euskadiko Esquerra "representante de 3a minoría de las minorías", según se autodeterminó, dijo que la

propuesta de quince diputados era un "genocidio reglamentarlo". "No permitamos —siquió Letamendía—

que haya en las Cámaras dos "Juan Palomo", que entre ellos se lo guisen y se lo coman todo. No

permitamos que el pez grande se coma al chico. Bastante han sufrido las nacionalidades ´durante 3a

dictadura, para que ahora sigamos sufriendo."

 

< Volver