Congreso: Tensa sesión sobre los grupos parlamentarios. 
 La minorías contra las mayorías  :   
 P.S.O.E. Y U.C.D., afavor de un mínimo de 15 miembros por grupo contra la opinión de todos los demás. 
 Informaciones.    14/07/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 25. 

Congreso: Tensa sesión sobre los grupos parlamentarios

Las minorías, contra las mayorías

P.S.O.E. Y. U.C.D., A FAVOR DE UN, MÍNIMO DE 15 MIEMBROS POR GRUPO CONTRA

LA OPINIÓN DE TODOS LOS DEMÁS

MADRID, 14 (INFORMACIONES).

LAS minorías representadas en las Cortes se han en-. /rentado esta mañana con las dos

formaciones numéricamente mayores, P.S.O.E. y U.C.O., en relación con el mínimo exigirle de

diputados para poder constituir grupos parlamentarios.

La controversia se centra en el hecho de que el Partido Socialista Obrero Español, secundado por la

Unión de Centro, como partido de la mayoría, exige un mínimo de quince diputados para poder constituir

los referidos grupos, mientras que las restantes minorías, desde Alianza Popular a Euskadiko Eskerra y

Esquerra Republicana de Cataluña, pretenden la reducción del número y la posibilidad, de que con cinco

diputados sea posible la constitución de los grupos parlamentarios.

El débate tuvo momentos de especial temperatura, dentro de una general corrección de tono. La

excepción se pro-dujo cuano el diputado dé Euskadiko Eskerra, señor Le-tarnendia, aludió a la

necesidad de no seguir penalizando a las minorías estatales y oprimiento a las nacionalidades. «Nada de

Juanes Palomo —hijo-, que hagan bueno el dicho "yo me lo guiso, yo me lo como".» Inmediatamente

añadió que no se puede aceptar una «ley de la jungla parlamentaria, en la que el pez grande se coma al

chico». En la línea de estas expresiones, habló a continuación de «genocidio reglamentario», y recordó

que el Estado español es multinacional, y que las nacionalidades han padecido ya bastante a manos de la

dictadura como para seguir sufriendo en las nuevas Cortes democráticas.

FRAGA INICIA EL DEBATE

El debate se inició con una intervención del señor Praga, quien habló de «dar lo suyo a los partidos

mayoritarios y minoritarios». Anunció que Alianza Popular se unirá a las propuestas que defienden la

constitución de grupos parlamentarios con una cifra interior a diez diputados.

Por el Partido Socialista Popular intervino su secretario, don Raúl Morodo, patrocinador de una propuesta

que concreta en cinco diputados el mínimo aludido. Fue el primer miembro del Congreso que utilizó

contra la propuesta del P.S.O.E., el concepto de «penalización de los grupos minoritarios».

La argumentación del señor: Morodo fue incrementada por la aportación de don Emilio Gastón,

representante del Partido Socialista de Aragón, integrado en la Federación de Partidos Socialistas.

Seguidamente, el P.C.E.-P.S.U.C. hizo subir a la Tribuna al catalán Jordi Solé Tura y a don Ramón

Tamames. El señor Solé Tura defendió, igualmente, el mínimo de cinco diputados, y puso de relieve que

el número de 350 miembros del Congreso favorece el peligro de una polarización extrema si en la

preparación de la Constitución no se tienen en cuenta las presencias minoritarias inferiores a 15

diputados. Negó, recogiendo una argumentación del señor Gastón, que la aceptación de varios grupos

parlamentarios y de los previstos signifique una atomización de las Cámaras. Don Ramón Tamames hizo

hincapié en el riesgo de una concentración peligrosa de poder parlamentario cuyo primer reflejo —dijo—

se registró ayer con la composición de l mesa del Congreso, donde U.C.D. y P.S.O.E. se reparten todos

los puestos.

Los restantes oradores se manifestaron en esta misma dirección, con excepción del señor Martín Oviedo,

que en nombre de U.C.D. apoyó la propuesta del P.S.O.E.

En síntesis, y sin perjuicio de una información más ex-{Pasa a la última página.)

LAS MAYORÍAS MANDAN EN EL CONGRESO

Piensa en número posterior, cabe anticipar que los señores Verde Aldea y Heribert Barrera, en nombre de

Esquerra Republicana de Cataluña, Pacto Democrático para Cataluña y Unión Democrática de Cataluña,

patrocinaron una fórmula que garantice grupos con un mínimo de diez diputados. Por el P.S.O.E., don

Alfonso Guerra, número dos del partido, rebatió algunos de los argumentos expresados, hizo referencia al

funcionamiento de los Parlamentos de otros países democráticos (con 20 ó 30 como número mínimo para

formar grupos) y anunció que su partido no votará en contra de otras propuestas, pero sí a favor de la

iniciativa que él mismo patrocina. En el turno de réplica, el señor Gutiérrez Díaz, del P.S.U.C., insistió en

el tema de la bipolariza-ción del Congreso, -que —dijo— «aletea desde ayer».

QUE EL P.S.O.E. RECONSIDERE SU POSTURA

El señor Roca Junyent, del Pacto Democrático para Cataluña, invitó al P.S.O.E. a la reflexión, y pidió que

retirase sus propuestas. Rebatió en términos comparativos las alusiones de don Alfonso Guerra a los

mínimos numéricos exigidos en otros Parlamentos, basándose en que el número de miembros de las

Cámaras, en estos países, es muy superior al del actual Congreso español, y, por tanto, los porcentajes

mínimos exigibles han de ser mayores en el extranjero. El señor Roca Junyent manifestó que «no

podemos sustituir un estilo de imposición por otro».

Don Juan Auriaguerra, en nombre del Partido Nacionalista Vasco, formuló una propuesta según la cual

los partidos que pertenezcan a un ámbito regional o nacionalista determinado puedan constituir su propio

grupo parlamentario si han obtenido en las elecciones más de 250.000 votos o el 25 por 100, como

mínimo, de los escaños de su propio ámbito geográfico. El señor Arazallus, también del Partido

Nacionalista Vasco, extremó su petición diciendo: «Que debe tener derecho a formar grupo parlamentario

cualquier minoría, incluso las unipersonales, como es el caso de Esquerra Republicana de Cataluña.»

Una nota general de las argumentaciones en contra de -la iniciativa del P.S.O.E. fue señalar que muchos

de estos partidos minoritarios han tenido que concurrir a las elecciones con nombres distintos de los

suyos, por no haber alcanzado la legalización en su día, o en condiciones de inferioridad por haber sido

tardíamente reconocidos.

A pesar de la correción general con que todos los diputados se expresaron, el presidente del Congreso,

señor Álvarez de Miranda, recomendó no hacer calificación peyorativa de otras formaciones políticas, a

raíz de la intervención del señor Letamendía.

VOTADO EL SISTEMA DE VOTACIÓN

Reanudada la sesión á la una de la tarde, sé entró de nuevo en la discusión sobre la cifra necesaria .para

formar un grupo parlamentario, manifestando los diputados de los partidos con mayor representación que

las votaciones se hicieran por el sistema dé ponerse: en pie los qué están de acuerdo, con la moción que se

vota. Sin embargo, él Partido Comunista de España, Alianza Popular y, los partidos regionales eran

favorables al voto secreto.

El presidente de la Cámara sometió a votación por el procedimiento normal el sistema de votación que se

iba a seguir, resultando aplastante-mente mayoritario el rechazo a la propuesta de los «minoritarios». Para

una cuestión de orden tomó la palabra don Miguel Roca (Pacto Democrático para Cataluña), y

previamente lo hizo don Manuel Fraga, que retiró su propuesta de un mínimo de diez diputados para

constituir un grupo parlamentario, sumándose a la realizada por el Partido Comunista de España, en

tor-no a los cinco diputados mínimo.

SEIS DIPUTADOS DEL CENTRO ROMPEN LA (DISCIPLINA DEL VOTO»

´A continuación pidió la palabra el señor Roca, para señalar que en el antiguo Reglamento de las Cámaras,

todavía en vigor, se contemplaba la posibilidad de que si cincuenta diputados lo solicitaban, el sistema

normal de ponerse en pie podría sustituirse por el de votación secreta. Don Antón Canyellas solicitó al

presidente que preguntara a la Asamblea si había más de cincuenta diputados que querían votación

secreta. Se levantaron un total de setenta y dos: de Alianza Popular, del Partido Comunista de España, de

los partidos regionales, de Unidad Socialista y seis de U.C.D.: los señores Moya, Mayor Zaragoza,

Echevarría, Ga-mir, Monzones y García Pumarino.

Para aclarar la situación creada se levantó don Santiago Carrillo.

El presidente agradeció la intervención del señor Carrillo y dijo que se iban a someter a votación secreta

cada una de las seis propuestas presentadas por los diputados. En esos momentos se dio un descanso de

diez minutos para unificar propuestas.

Reanudada la sesión, han quedado en pie tres de las propuestas: la del P.C.E.-P.S.U.C. (cinco

parlamentarios); P.N.V. (grupos parlamentarios regio-nales) y la del P.S.O.E. (15 parlamentarios). A la

una y media ha comenzado la votación secreta, que se espera se prolongue durante varias horas.

LAS SIETE PROPUESTAS INICIALES

Al iniciarse la sesión, a las diez de la mañana, el secretario del Congreso, señor Ruiz Navarro, leyó las

siete propuestas presentadas por el orden de su presentación. Son éstas:

• La de Alianza Popular, que entiende que el número mínimo debe ser fijado en diez. Cita en su

propuesta los principios del derecho parlamentario comparado, y el reglamento del año 1934, último en el

que se hablaba del funcionamiento de los grupos parlamentarios.

• La del P.S.P. y del Partido Socialista de Aragón, que entiende que el número debe ser fijado en cinco

para aquellos partidos que hayan pre-sentado candidaturas en más de 25 circunscripciones o formen parte

de alguna nacionalidad.

• La del P.C.E. y P.S.U.C. señala que el número mínimo de diputados debe fijarse en cinco.

• La Esquerra Republicana, Pacto Democrático de Cataluña y Unión del Centro de Cataluña, que

entienden que el número mínimo de diputados para la formación de, grupos parlamentarios debe fijarse

en diez diputados. Señalan que, excepcionalmente podrán constituirse en grupos parlamentarios todos los

diputados de una formación política, en número superior a cinco e inferior a diez. Asimismo, consideran

que para las formaciones de ámbito territorial el número mínimo se debería fijar en cinco. Solicitan que la

votación para decidir esta propuesta sea secreta.

• La del P.S.O.E., que estima que el número mínimo debe ser fijado en quince.

• La del P.N.V.señala que podrán constituirse en grupo parlamentario los diputados pertenecientes a

formaciones políticas cuyo ámbito de actuación electoral se halle limitado a una parte del terrotorio del

Estado español, siempre que hubieran obtenido en su ámbito electoral correspondiente un número de

votos, cuando menos, de 250.000, o el 25 por 100 de los escaños señalados para tal ámbito.

• La de Euskadiko Eske-rra, presentada a través del único candidato de este partido que hay en el

Congreso, don Francisco Letamen día Belzunce, en el sentido de que para salvaguardar los derechos dé

las minorías y de las nacionalidades, estima que debe fijarse el número mínimo en seis, si bien señala que

en él interior de los grupos parlamentarios deberán salvaguardarse siempre los derechos dé los partidos

que han obtenido menos de esos escaños, como es el caso de Euskadiko Eskerra.

 

< Volver