Cortes 77. 
 Aparecen las autonomías     
 
 Pueblo.    14/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CORTES 77

Aparecen las autonomías

A las primeras de cambio ha aparecido ya el gran tema, el que sin duda pondrá más de una vez esta

Cámara al rojo vivo: las autonomías.

Vamos por partes. Al abrirse la sesión a las diez de la mañana, el presidente solicitó que se presentasen a

la mesa las propuestas sobre la reglamentación de grupos parlamentarios. Se levantó la sesión, que volvió

a iniciarse a las once, con la lectura de las propuestas de cada uno de los grupos, que fueron las

siguientes: Alianza Popular propone que los grupos estén compuestos por 10 diputados; el Partido

Socialista Popular, con el Partido Socialista Aragonés, por cinco; el Partido Comunista Español y el P. S.

U. C., cinco; Esquerra y su coalición catalana, diez; el P. S. O. E., 15; el Partido Nacionalista Vasco pide

un tratamiento especial a los grupos que no pertenecen al ámbito del Estado español. Euskadi

Independiente solicita independencia para elegir las comisiones en las que deseen participar los miembros

de su partido. La Unión de Centro Democrático no toma ninguna posición. Rompe el fuego para defender

su propuesta el profesor Fraga, que da una lección concisa de lo que deben ser los reglamentos

parlamentarios. Sigue en el uso de la palabra Emilio Gastón, por el Partido Socialista Aragonés, y Raúl

Morodo, con el P. S. P. Con el primero aparece ya el tema de las regionalidades. Raúl Morodo defiende

los derechos de las minorías y reivindica para su grupo la memoria de Julián Besteiro.

Sigue en el uso de la palabra Soler Tura, del Partido Socialista Unificado de Cataluña, que es el primero

que habla en nombre de los comunistas, y aquí asoma ya la orejas la gran batalla que se prepara en estas

Cortes: la de las autonomías. Tamames defiende, con su buen aire profesional, los derechos de las

minorías. Le sigue en el uso de la palabra Josep Verde, del Partido Catalán, que todos conocimos como el

de Paya, y con él vuelve al hemiciclo la presencia física del grantema de las autonomías. «Problema éste

real desde siempre y elemento fundamental de la realidad de esta Cámara», dice Josep Verde. le sigue en

el uso de la palabra Eribert Barrera, de la Esquerra, que trae otro tema que hace mella en el auditorio o,

por lo menos, sorprende, cuando dice que sería negar la evidencia no reconocer que en España hay

republicanos, y que para que la Monarquía sea democrática, los republicanos deben tener posibilidad de

expresarse en estas Cortes. En este momento está en el uso de la palabra, por el PSOE, Guerra, que tiene

ya aires de entrada de un excelente parlamentario. Lo primero que hace es reivindicar para el PSOE la

figura de Besteiro, y sostiene que el número de quince parlamentarios, como mínimo, para formar grupo

parlamentario, que es la tesis de su partido, de ningún modo penaliza las minorías. No falta su alusinó al

toro que ha aparecido ya en esta plaza, esto es: a los intereses de las nacionalidades y regiones. Cuando la

baraja de estas Cortes empiece a romperse, indudablemente será por el palo de las autonomías y

nacionalidades.

 

< Volver