Autor: Urbano, Pilar. 
   Las cortes calientan motores     
 
 ABC.    15/07/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABO. VIERNES, 18 DE JULIO DE 1977. PAG. 18

Hilo directo

LAS CORTES CALIENTAN MOTORES

Ayer, en el hemiciclo, se pasaron I» manan» de votaciones. La urna de nogal parece el arca de la antigua

alianza. Y es el arca, de la nueva y democrática desalianza. Hemos visto al Partido Comunista apoyar el

voto de Alianza Popular. I Cosas más exóticas hemos de ver! Yo he cacado abono para esta tribuna de

Prensa porque el espectáculo de la «nueva España» hay que testificarlo al pie de la letra.

• LOS NUEVOS PARROQUIANOS

M bar de las Cortes registra «hora punta» en los descansos y «calma chicha» durante las sesiones. Pero es

entonces cuando acuden los senadores. Es curioso, el «buffet» «ué regenta —y con técnica y arte, por

cier-po— la casa Manila parece a veces un ancestral casino: Camilo José Cela y Ollero, mano a mano;

Víctor de la Serna, pintiparado «senador reglo»; trascendente Julián Marías; sociopragmático, el profesor

Linz...Y a veces un «pub» de moda, con Felipe González aureolado dé Prensa. («Mea culpa...», yo estuve

también en derredor. Luego lo cuento.) Y el diputado calé, Juan de Dios: gitano de dura crin, nacido en

Puerto Real, como si fuera un Camborio, «viva moneda que nunca se volverá a repetir»... Dice cosas

irresistibles, como lo de «soy vlsceralmente autonomista» y lo de «mi pueblo andaluz, emigrado y

emigrante, ha de asumir su cultura, su poder y. su destino» y lo de «yo represento un partido, una

circunscripción y una. etnia»...

• CALVO SOTELO, EN FUTURO

Calvo Sotelo y Camuñas van y vienen del escaño al pasillo concertando voluntades. •Leopoldo —me dice

un allegadísimo— quería la rioepresidencia política. Lógico. Pero ha obtenido una importante confianza

de Snárez: presidir el grupo parlamentario de Unión de Centro Democrático es un arma, un poder. Si sabe

hacer honor a su apellida... Calvo Sotelo ha hecho su carrera.»

• FELIPE DENUNCIA LA «APLAUDITIS.»

Felipe González quiere europeizar y racionalizar el Parlamento. Y cuanto antes. Me lo dijo; «El P. S. O.

E. ño va a perder eu, tiempo aplaudiendo. Hay demasiada aplauditis anuí todavía... Hay que racionalizar.»

«¿De qué hablaste con Suárez?», le digo. «De lo que tenemos por delante en este momento: grupos

parlamentarios y fecha de apertura de las Cortes. Insisto en que la soberanía está aquí, y es aquí, en las

Cámaras, donde debe determinarse esa fecha, dejando aparte simbolismos.» Y yo me digo: ¿Por gué le

«alergias, tanto a Felipe el 22 con su recuerdo de jura del Rey?

• «NO SOMOS EGOÍSTAS»

No estuvo en el Congreso el «jefe Suárez», y fue el jefe Felipe, en los pasillos. «No queremos que las

Cortes se dividan en un bipartidismo P. S. O. E.-U. C. D., que, en verdad, no reflejaría la realidad de las

fuerzas políticas del país. Por eso hemos "quebrado" desde el mismo día 15, antes de conocer los

resultados de las urnas. Hemos quebrado adelantando nuestras propuestas parlamentarias para constituir

los grupos que habrán de estar representados durante la redacción del Reglamento de las Cortes. x hemos

tenido en cuenta presencias minoritarias; por supuesto P. C. E., A. P., P. S. P., y qne grupos como

Esquerra y el P. N. V. puedan tener un "hombre" (Felipe decía un "tío") en la Comisión que elabore ese

Reglamento... «No creo que hayamos sido egoístas. Hemos dejado márgenes abiertos... Lo que no

podemos es pretender que la Comisión tenga treinta y pico miembros (¡"un ciempiés!", comenta alguien

que anda cerca de "don" Felipe), porque entonces nos eternizaríamos en hacer el Reglamento... Y no

echaríamos a andar nunca»

• DE PILLO A PILLO

La astucia de Álvarez de Miranda, en cierto momento de 3a sesión del Congreso, por la mañana, fue

remitir a la Cámara la decisión que por reglamento «verde» le correspondía a éL Se trataba de una

cuestión de procedimiento: voto nominal ó voto secreto. Parecía uña deferencia de don Fernando Álvarez

de Miranda, pero, ya digo, era fina astucia «cristiana» dad al César... Carrillo pidió la palabra. Aplausos

(no sé por qué) le cortejaron baste el podio: «Señores... es «1 presidente quién ha de asumir la

responsabilidad de una decisión y no la Cámara.» Se la devolvió, pues. De pillo-cristiano a

pillo-comunista. Para mi. >nie solo observo desde la tribuna, fue el primer «gag» de la democracia

parlamentarla.

Aquí hay piedras muy distintas, que tienes que moler juntas.

• ME ENTERO, CASUALMENTE...

Me entero de la asesoría presidencial concedida » Sánchez Terán. Y que Herrero de Miñón —cada día

una rosa tempranera en su solapa; i A mal tiempo, buena cara!—, cera, es, uño dé los «cerebros-pluma»

que redacten el proyecto de Constitución del Gobireno. Y que él duque de Femández-Miranda aconsejó

«no» para la designación de algunos senadores «monárquico* de siempre»: López Ibor, conde de los

Andes, García Valdecasas... Me ente-ro que TOO de estos días, Su Majestad otorgará el "Toisón a José

María Fernán, cfn necesidad de armarle caballero, porque ya lo «s. Me entero que el tapiz del escudo

nacional que presidia el hemiciclo fue cubierto por un ornamental geométrico «para obedecer la nueva

disposición de banderas: el escudo anterior difiere, en pequeños detalles, del recién prescrito: ya no habrá

yugó y´ flechas, sino Y y F; la leyenda va detrás dt la cabeza del águila; la corona es cerrada-y no abierta,

las alas del águila abarcan las columnas...». Me entero que nadie remueve el tema de «los gastos de la

campaña electoral» porque a nadie le interesa hacer demostraciones de austeridad. Y me entero,

casualmente, porque ella misma me lo dice, que Mercedes de Areilza, señora de Garrigues Walker, lleva

en su bolso un carné de militante del P. S. O. E. Señor ministro: la democracia empieza en propia casa.

• BUSCAR EL ESLABÓN... O NAUFRAGAR

S Congreso trabajó también por la tarde. Los «gigantes» mantuvieron su postura: para ser grupo

parlamentarlo, mínimo de quince escaños. Las fuerzas «.poca gente» no tendrán más remedio que buscar

eslabones. «Vaé solís», dice el Eclesias-tés, y cierto es: ]Ay del que está solo! En el Senado, la misma

tarea; de nuevo, la urna de nogal sobre la mesa. Los Independientes fuerzan la votación: ritual de votó

secreto: ser nombrados, acercarse a depositar la papeleta, desgranar uno a uno 103 votos, contar y

proclamar... Y el tiempo es oro, y se paga bien en esta ilustre Cámara. Indago hasta saber que ha sido «un

test para conocer la fuerza real de loa senadores independientes de verdad; porque ya es hora de coaligar

individualidades. Verbigracia: Satrústegul, Cercos, Villar Arregui, Martín Retrujillo, algunos catalanes y

vascos y otros más se reunían ayer tarde en el palacio de las Cortes para empastar un grupo de

«progresistas 7 socialistas independientes». También de concillabulo andaban los gallegos «Se

U. C. D. y tal vez hoy propongan al. JX´V sidente del Gobierno la autónoma galaica. En el restaurante

Medinacell, trece parlamentarlos leoneses, trece, estudiaban sobre manteles blancos y buena minuta su

tegua regional: León, bisagra de tres provlncl¡ias. «¿Y a .cuál de ellas nos unimos, señores?.» Entre los

trece, Martín Villa, interesado; Miguel Cordero, enterado; Gloria Begué, en lejanía, y Justino Azcará-te...

pisando patria querida. Y noticia: se puso allí la primera piedra de Intención para la Universidad leonesa.

• «CONVENCIÓN DE CORDIALIDAD»

Un ujier —uniforme de gala azul marino, galón dorado, alzacuellos de agremán j paleto... mientras

algunas señorías socialistas andan frescos y verbeneros «a la descamisé»—• me pregunta: «Todos estos

señores... ¿son la España nueva?.» No acierto a darle respuesta. Ya al anochecer, «liando «alia, pude

decirte: «No, no, no, señor mío: es la misma España que usted r yo conocemos. Pero estaba en la calle.»

Camilo José Cela contempla la sala verde del Senado, atestada, caldeada entra vapores de humo azul de

cigarro habana, discrepante y sonriente: «Esto parece tina convención de Coca-Cola: la bebida te la

cordialidad.»

• LOS MINISTROS ENTRE TANTO

Entre tanto ritual de votación, los ministros trabajan. Ahí les veo: Martín Villa llegó al Senado con un

paquetón de expedientes de la Comisaría General de Información, y se enfrascó en su repasó. En el último

banco, Marcelino Oreja y Lan-delino Lavilla leían juntos un interesantísimo documento: artículo cuarto

de la ley del Matrimonio, «texto del Estado, texto de la Santa Sede y texto que propone la Comisión

negociadora», a tees columnas. Materia palpitante.

+ EL EQUIPO MEDICO EN ACCIÓN

Anteayer, por lat emoción del trance de aetorno, hubo, entre sus señorías, lipotimias, alteraciones dé

tensión, leves episodios nerviosos... que con toda discreción se remediaron en la enfermería del palacio.

Ayer, antes de comenzar la sesión matinal, el congresista segoviano del P. S. O. E., Litis Solana, hubo de

ser asistido por el doctor Cordón Moya, al sufrir un repentino cólico nefrítico. Felipe González acudió

inmediatamente a interesarse por su dolorido compañero. Buscapina... ¡ y al escaño! Y puesto el sol, las

Cámaras «cerraron» hasta el día solemne.—Pilar URBANO.

 

< Volver