Autor: ;Izaga Usallán, María Jesús. 
 22 de julio de 1977. Cortes Españolas. 
 Una fecha para la Historia     
 
 Pueblo.    22/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Última hora

22 DE JULIO DE 1977

CORTES ESPAÑOLAS

MADRID (PUEBLO por J J. CALLEJAS, M. J. IZAGA y C. HERRAIZ.)—A las doce del mediodía han

quedado inauguradas ¿as nuevas Cortes Españolas. El Rey Don Juan Carlos que vestía uniforme de

capitán general, y la Reina Doña Sofía, con traje de verano blanco, llegaron al palacio de las Cortes

momentos antes de las doce del mediodía, donde fueron recibidos por el presidente de las Cortes, señor

Hernández Gil; los presidentes del Congreso y del Senado, señores Álvarez Miranda y Fontán Pérez, y las

mesas de las respectivas Cámaras.

Mientras sonaba el himno nacional, el presidente de las Cortes dijo al Rey: «Majestad, puede pasar». A

continuación, los Reyes pasaron a. ocupar la presidencia del hemiciclo, especialmente acondicionada para

este acontecimiento. A las doce y cinco, el Rey se dirigió a las dos Cámaras con el mensaje que

reproducimos en otra página del periódico.

Quince minutos duró el discurso inaugural de las nuevas Cortes, pronunciado por el Rey Don Juan

Carlos. Al terminar la intervención del Rey, fue acogida con grandes aplausos por los diputados y

senadores, puestos en pie. Se vio aplaudir fuertemente a Dolores Ibarruri, Santiago Carrillo, Felipe

González, Rafael Alberti y, en general, todos los líderes de la oposición.

Al salir los Reyes del palacio de las Cortes fueron acogidos con grandes aplausos por un considerable

gentío que se había congregado en las inmediaciones del palacio de la Carrera de San Jerónimo. Después

de corresponder a los aplausos de los presentes. Sus Majestades, en automóvil, se dirigieron al palacio de

la Zarzuela.

Hoy hace cincuenta y ocho años que otro Rey, Alfonso XIII. abría el período de Cortes como lo han

hecho esta mañana SSMM los Reyes Juan Carlos I y Sofía. Si hace medio siglo la ceremonia revestía uña

gran solemnidad en cuanto a uniformes y trajes de etiqueta, hoy el signo ha sido la sencillez, los trajes

oscuros y carentes dé engolamiento dominaban el ambiente.

A las doce en punto de la mañana el Rey y la Reina llegaban en el Rolls Royce blindado a la plaza de !as

Cortes. Juan Carlos, que vestía el uniforme de gala de capitán general, azul oscuro, descendió del

vehículo entre los aplausos del numeroso público que le aguardaba, para oír desde el podio el himno

nacional

Ya en la puerta principal de las Cortes, el Rey´ y la Reina —que lucía un elegante vestido de cóctel color

hueso, adornado con hilo de lame de plata y encaje al borde de la falda— fueron recibidos por el

presidente Suárez y los miembros del Gobierno en pleno y presidentes de las Cortes, el Congreso y el

Senado, que aguardaban al pie de la escalinata escoltada por miembros de la guardia real. El Rey hizo su

entrada en las Cortes entre los vivas y aplausos de la gente concentrada en los alrededores del edificio

Mucho antes de la hora anunciada para la ceremonia, la entrada al palacio de las Cortes por la calle de.

Peñaflor era traspasada por gran número de diputados y senadores. Los componentes del PSOE y PCE

fueron de los primeros en llegar; Dolores Ibarruri lo hizo llevando a ambos lados a Pilar Brabo y. a

Mercedes Calvet. Muchos de los diputados saludaban amistosamente a alguno de los periodistas que,

cumpliendo su misión, eran testigos del acto de apertura.

En la plaza de las Cortes, balcones y ventanas de los edificios que la rodean se encontraban repletos de

publico, mientras en la calle se iba acumulando cada vez más gente, muchos como espectadores y otros

como manifestantes, que, en número aproximado de cien, portando banderas dé las Juventudes Socialistas

y pidiendo el derecho al voto desde los dieciocho años, fueron rápidamente disueltos por las fuerzas

antidisturbios, que abundaban por aquellas cercanías.

Poco antes de las once da la mañana habían comenzado a llegar al palacio de las Cortes los diputados e

invitados al acto inaugural. Entre los .primeros predominaban los trajes de vestir azul marino. Las

señoras, por su parte, lucían elegantes vestidos de tarde. La llegada se iba realizando tanto en coche

particular con chófer, como a pie —desde el aparcamiento próximo— o en taxi. Pasadas las once y media

fueron llegando los miembros del Gobierno, que entraron al igual que los diputados e invitados por la

puerta lateral de las Cortes. El primero en hacerlo fue él ministro de Trabajo, señor Jiménez de Parga.

Numerosas pesonas, aun que algo retiradas, siguiendo las indicaciones de las fuerzas de Orden Público,

aguardaban la llegada de Sus Majestades desde primeras horas de la mañana. Hacia las diez fue

dispersado, por la Policía, un grupo de personas que aguardaba cerca del edificio de las Cortes,

enarbo-lando algunas banderas y pancartas. A las once y media, los manifestantes, que, llevaban banderas

rojas y moradas, y alguna pancarta, volvieron a aparecer dando gritos por la calle de Jesús Las fuerzas

antidisturbios corrieron tras ellos, con los botes de humo preparados, ha. ciendo que se dispersaran

rá-pidamente e incautándose de las pancartas y banderas que exhibían.

En el transcurso de la manifestación fueron detenidos dos jóvenes. Uno de ellos, Jaime Pastor,

perteneciente a la Liga Comunista Revolucionaria. El otro joven, cuya identificación se desconoce e iba

vestido de falangista, intentó, en el momento de la detención, acercarse al Rey.

Fotos LEO

 

< Volver