Autor: P. U.. 
   Esperabé explica su portazo     
 
 ABC.    28/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ESPERABE EXPLICA SU «PORTAZO»

«Estoy dispuesto a discutir con Guerra o con el mismísimo Robespierre, pero desde un escaño. Y no le

daré portazo»

«El portazo no fue un pronto de enfado irreflexivo, sino un modo de expresar mi discrepancia con el tono

de ciertas expresiones», me comenta el diputado ucedista y vicepresidente del Congreso, señor Esperabé

de Arteaga, explicando lo sucedido anteayer por la noche en las Cortes. Se discutía la tramitación por vía,

de urgencia y ante el Pleno del proyecto de ley del Gobierno que ha de regular las relaciones entre las

Cámaras.

El portavoz del P. S. O. E., Alfonso Guerra, había utilizado en tono crítico expresiones de suyo no

necesariamente peyorativas, como «fascistas» y «filibusteros». Entonces el señor Esperaba abandonó la

sala y dio un portazo fuerte al salir.

«Como resulta que los miembros de la Mesa no tenemos derecho a Intervenir, sólo a estar presentes, creo

yo que los portavoces -deberían tratarnos con un cierto cuidado y respeto. Máxime cuanto que saben que

no puede haber réplica. El diputado Guerra ya ha dado en estas Cortes muestras notables de sus modos y

maneras: si 410 agresivo, sí al menos Inquisitorial. Y con esa actitud procedió en la reunión, cuando se

trataba de fijar el orden del día. Ante la Imposibilidad de darle justa réplica, y en su mismo tono, opté por

marcharme.» «¿Y el portazo, don Jesús?»

«Era un gesto de discrepancia... Yo estoy dispuesto a discutir con el mismísimo Robespierre, si

(resucitara,... pero no a que me metan, ¡y de penalty!, balones de Robespierre. Por supuesto, cuando el

señor Guerra haga de Robespierre en la Cámara, no abandonaré la sala ni daré un portazo: desda, mi

escaño mismo, o desde el podio te contestaré como merezcan—P. U.

 

< Volver