Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Impresionante discurso     
 
 Ya.    23/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

BOLETÍN DE URGENCiAS

IMPRESIONANTE DISCURSO

Conforta ver en lea fla-Vx mantés Cortes Españolas é3 aplauso—>qtu5 intertpréto como justo

reconocimiento—d« los diputados y senadores- al Rey. Primero, al hacer su aparición los Soberanos en el

hemiciclo; después, al finalizar el mensaje de la Corona.

Yo pondría mucho énfasis «n este discurso o mensaje i>s; la Corona. Ante todo, porque síg nificá, a mi

entender, una constatación solemne de la voluntad, sin arrepentimiento, del Monarca de conducir a

España a la democracia plena. "La democracia ha comenzado—ha dicho don Juan Carlos—; ahora hemos

de tratar de consolidarla.

Monarquía constitucional

PERO no es sólo eso. El Rey ha devuelto en sus palabras al pueblo lo que el pueblo le ha ofrecido: una

Monarquía constitucional. Ni más ni menos. Eso significan aquellas palabra; tan naturales en la boca del

.Bey: "Como Monarca constitucional." Y como tal se configura la expresión concreta: "Bl reconocimiento

de la soberanía del .pueblo. español", que el Monarca atribuye al acto celebrado ayer.

531 discurso de la Corona, que tendrá que ser analizado positivamente por quienes aspiren de verdad a ser

tenidos por auténticos demócratas, es de tal trascendencia que puede y deb-j marcar un hito alentador en

momentos de cansancio, como el que estamos viviendo. Les "deseos" de la Corona abarcan todos los

programas de partidos políticos que tengan una mínima racionalidad y un sentido de futuro. La Corona

.desea una Constitución que abarque todas las tendencias y todas las peculiaridades de nuestro pueblo,

desea, el reconocimiento de la diversa realidad de. nuestras comunidades regionales dentro de la robusta

unidad de España, desea un marco de justicia defensa. de las derechos exigidos por la dignidad humana.

Respaldo a una política

Ciertamente, el discurso no ha sido un programa concreto de gobierno. No hacía .falta; más aún, pienso

que uo era conveniente. Pero de manera clara, ha sido un espaldarazo a la labor del último año, al

reconocimiento de la labor emprendida y un sólido apoyo al equipo que en estos momentos

se enfrenta a problemas de extrema gravedad. Todo ello con sentido de futuro oara hacer una "España

armónica en lo político, Justa en lo social, dinámica en lo cultural y progresiva en todos los aspectos,

basada . en la concordia y con, capacidad de protagonismo en el mundo".

Una vea más el Rey se apoya en el pueblo cuando dice: "Como Rey de España, aü tener la soberanía

popular su superior personificación en la Corona, quiero convocarles a una colaboración plena y decidida

para conseguir esos fines."

Pobre papel

¥ A verdad es que siempre he *~* sido enemigo d« lo aue podíamos llamar la erótica del aplauso. Durante

demasiados años las Cortes han aplaudido en exceso. Pero los de ayer llevaban necesariamente una carga

de gratitud y de esperanza nada desdeñable. Por eso rne molesta profundamente el que un grupo de

socialista haya mantenido una actitud estática —por llamarla de alguna manera—y hayan negado su

aplauso no al Rey, sino a la nueva realidad que ha hecho posible su presencia en las Cortes. Ha sido ef

suyo un pobre papel, que Felipe González personalmente enmendó con unos aplausos de cortesía final

pero aplausos al fin.

Luis BLANCO VILA

 

< Volver