Aministía y nacionalidades, dos temas echados en falta. 
 El discurso gustó con excepciones     
 
 Diario 16.    23/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Amnistía y nacionalidades dos temas echados en falta

El discurso gustó con excepciones

MADRID. 23 ¡D16). _ El discurso inaugural del Rey gustó, en general, a los senadores -y diputados del

nuevo Parlamento, aunque hubo excepciones. Los representantes de las nacionalidades echaron de monos

una referencia a la amnistía y un rnós amplio detenimiento en el problema de los pueblos y nacional

idíidf´s del Estado.

"Excelente", dijo Adolfo Suárez. al sor preguntado sobre su opinión acerca del discurso real; " ha

mareado una gran perspectiva hacia ei futuro". El presidente del Congreso diputado de UCD, Fernando

Álvarez Miranda, lo encontró "un gran discurso", mientras el presidente del Senado, el liberal Antonio

Fontán también de UCD opinaba que "ha tenido el tono adecuado. El Rey ha marcado los elementos

comunes expresados por los partidos durante la campaña electoral y pienso que es importante que haya

destacado las vías que ofrece la legislación actual para llegar a una Constitución democrática.

Leopo1do Calvo - Sotelo portavoz del grupo UCD en el Congreso), los ministros de Educación y Justicia,

también encontraron adjetivos elogiosos para el discurso. El ministró Lavilla dijo que "los aplausos

subsiguientes al discurso del Rey son los que, a mi Juicio tienen valor", refiriéndose a la postura del

PSOE, que no aplaudió la entrada ac. Rey, en el hemiciclo.

Fraga: Qué bochorno

En cambio, al secretario genera! de Alianza Popular, Manuel Fraga, quin mantiene "el critrio´!o de los

parlamentarios británicos: sobre el discurso de la Corona no se debe opinar", juzgó "bochornosas "

"ciertas reacciones de algunos parlamentarios". Laureano López Rodó, también de AP, juzgó "excelente"

el discurso, que estableció una clara distinción de funciones entre el Gobierno y la Corona. El que "una

serie de parlamentarios ni n siquiera haya hecho además de aplaudir" lo considerá "una falta total de

cortesía".

Dentro de la oposita, el primer secretario del PSOE. Felipe González, es.-apó de la Cámara nada más

terminar e! discurso, p,>r lo que fue imposible ´-ecíibar su opinión. Otros ni emtr.is del PSOE

coincidieron calificarlo de "integrador". El reconocimiento de la Monarquía constitucional también fue

resaltado por ios diputados socialistas.

Entre los parlamentarios comunistas reinaba una oier-ta cautela: la presidente del PCE, Dolores Ibarruri,

decía que el discurso era "como de Rey. Y si es cuino de Rey, es como de Rey, sin adjetivos", señalaba

con eior-ta ironía, escoltada por la diputado comunista Pilar Brabo, traje de campesina y alpargatas.

Santiago Carrillo encontraba "bueno" el discurso, aunque, pricensámente, añadió: "aán temo que leerlo".

Xirinachs: La oportunidad perdida

Los diputados catalanes, algunos de los cuales no aplaudieron, se fijaron especialmente en el tema de las

nacionalidades: "La referencia a este problema ha sido muy floja", dijo Jordi Pujol. El senador catalán

Luis Marta Xirinachs calificaba el discurso de "genérico", señalando que su pueblo no e conformaba con

una simple referencia a, las peculiaridades de las regiones. Destacó, sobre todo, la no referencia a la

amnistía: "En este momento hubiese sido una buena puerta a IB democracia,"

Al diputado de Euskadiko Eskerra, Francisco Letamen-día, el discurso le pareció "completamente vacío",

al no hacer referencia a Ja amnistía y las racionalidades. Sin embargo, el democracia-cristiano catalán

Antón Ca-ñellas encontró positiva la referencia a los derechos "históricos y actuales´´ de las

"peculiaridades de mies tro pueblo".

Los partidos extraparlamentarios fueron más duros en sus apreciaciones, José María Zavala, secretario

general del Partido Carlista, señaló que el discurso del "Jefe del Estado" era ´el convencional oe un

sistema parlamentario burgués. En el caso del Estado español, esto abre las perspectivas del inicio de la

democracia formal que sustente el sistema capitalista en su faceta Je democracia burguesa". A Amancio

Cabrero, de la ORT, le pareció "falto de precisión" el pronunciamiento sobre los derechos "históricos y

actuales" de las peculiaridades del pueblo.

Tass: Estamos maduros

"El pueblo español ha demostrado ante todo el mundo su madurez cívica, su realismo y sus deseos firmes

de hacerse con su propio destino", según la agencia soviética Tass en un comentario sobre la inauguración

oficial de las Cortes.

La sesión ha sido calificada como "histórica" y es objeto de un ponderado análisis de Anatolii Krasikov,

jsfe de los observadores políticos de Tass, quien subraya la voluntad manifestada en el discurso del Rey

Juan Carlos por "establecer la coexistencia pacífica entre los españoles basada -en el respeto a la ley".

No obstante, se apuntan algunos temas cuya resolución queda aún pendiente, como el papel de estas

Cor-L´´s, "que no está claro si serán diiiieltas tras la elaboración de una nueva Constitución", la

responsabilidad del Gobierno ante las Cortes o el Jefe del Estado, la superación de las dificultades

económicas "fruto de la crisis del sistema mundial capitalista", y, por último, la misma política exterior

española.

"El país, en la esfera de su política exterior, tiene que resolver si prosigue curso independiente, basado en

sus intereses nacionales, o permite que se le lleve a la órbita del bloque agresivo del Atlántico Norte",

escribe Krasikov.

 

< Volver