Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 Fueron detenidos dos militares de L. C. R.. 
 Pequeños incidentes en las inmediaciones del palacio de las Cortes     
 
 ABC.    23/07/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

FUERON DETENIDOS DOS MILITANTES DE L. C. R.

PEQUEROS INCIDENTES EN LAS INMEDIACIONES DE! PALACIO DE LAS CORTES

Grandes ovaciones a los Reyes y al Presidente del Gobierno y algunos incidentes callejeros de escasa

importancia fue la tónica en el exterior del Palacio de las Cortes en la mañana de ayer.

Desde las diez de la mañana grupos de personas se fueron congregando en las Inmediaciones de la carrera

de San Jerónimo para poder contemplar la llegada de los Reyes. Fuerzas de Policía Armada y de las

compañías especiales tomaron, posiciones en las calles adyacentes al Palacio de las Cortes y en las

azoteas de los edificios colindantes.

Alrededor de las once de la mañana una compañía del Ejército de Tierra (antigua Agrupación de Tropas

del Ministerio del Ejército), con bandera, banda y música, se situó frente a la puerta principal.

LLEGADA DEL PRESIDENTE SUÁREZ. A las once y veintisiete minutos el presidente del Gobierno,

don Adolfo Suárez, entró en el Palacio de las Cortes acompañado del vicepresidente para Asuntos de la

Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado, que vestía uniforme de teniente general del Ejército de

Tierra. Seguidamente penetraron en el despacho del señor Hernández Gil, con quien permanecieron unos

minutos. También se encontraban con el presidente de las Cortes varios ministros del Gobierno y los

titulares del Congreso y del Senado.

LOS REYES, EN LAS CORTES.—Casi al mismo tiempo, fuerzas especiales de Policía Armada

dispersaron un centenar, aproximadamente, de personas pertenecientes a las Juventudes Socialistas, qué

dieron gritos pidiendo el voto a los die-dioeho años y negando el pacto social.

A las doce menos cinco de la la mañana hizo su aparición el Rey Don Juan Carlos, que vestía uniforme de

gala de capitán general del Ejército de Tierra, se situó en el podio colocado al efecto en la plaza de las

Cortes, desde donde escuchó el Himno Nacional. A continuación, y acompañado del capitán general

accidental de Madrid, general Milans del Bosch, el Rey pasó revista & las tropas para, a renglón seguido,

saludar al público que Je ovacionaba.

Diez minutos después el Rey estrechó la mano del presidente de las Cortes, don Antonio Hernández Gil.

que se encontraba, juntó con el presidente del Gobierno y los componentes de las Mesas interinas del

Congreso y del Senado, en la puerta de la entrada principal del Palacio.

En ese instante, un individuo de unos cincuenta años, vestido con el uniforme de Falange y con varias

condecoraciones, fue retenido por dos inspectores de Policía, después de cruzar e! cordón- de seguridad.

Preguntado que adonde se dirigía, contestó: «Déjenme, voy a saludar al Rey.» Llevaba un pequeño

paquete, envuelto en papel de periódico. La Policía comprobó que el paquete aludido contenía una

camisa.

DON JUAN CARLOS ENTRA EN EL PALACIO.—Los Reyes, a las doce y siete minutos, subieron las

escaleras de la puerta principal del Palacio de las Cortes, que se encontraba adornada con plantas y donde

montaban guardia varios granderos del batallón de la Guardia Real con uniforme de gala.

A las doce y veinticinco los Reyes abandonaron tí Palacio de las Cortes. Les despidió el presidente Suárez

y los titulares del Congreso y Senado.

INCIDENTE CON LA PASIONARIA.— Una vez que finalizó el acto, por la calle de Fernán Flor fueron

saliendo los congresistas, diputados e Invitados. Minutos después de las doce y media apareció en la

puerta Dolores Ibárruri. ayudada por dos militantes del Partido Comunista (Pilar Brabo e Irene Falcón).

Fue entonces cuando el mismo individúo vestido de falangista se cuadró ante la presidenta del P. C. y

extendiendo el brazo gritó: «Pasionaria, muérete. Si hubiera vergüenza no hubieras vuelto a España.»

La dirigente comunista le respondió con una sonrisa mientras entraba en un vehículo. El individuo fue

conducido por dos inspectores a la Comisaría que se encuentra a escasos metros del Palacio de las Cortes.

Entretanto, centenares de personas se fueron congregando en la calle de Fernán Flor, acogiendo con

aplausos y pitidos la salida dé diversos parlamentarios. Algunas personas daban gritos de «amnistía,

justicia y libertad obrera». Fuerzas especiales de Policía Armada despejaron la zona, sin tener que

Intervenir

DOS DETENIDOS.—Marcelino Camacho, Enrique Mújica y Francisco Letamendía, parlamentarios del

P. C., P. S. O. E. y de Euskadiki Esquerra, respectivamente, se personaron en la Comisaría de Retiro para

interesarse por Jaime Pastor, y Javier Maestro, miembros de L. C, R., que habían sido detenidos

.—J. M. FERNÁNDEZ-RUA.

 

< Volver