Por la tarde se eligieron los consejeros del reino  :   
 Comunistas y socialistas propusieron y defendieron aplazar esta elección. 
 Ya.    27/07/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

POR LA TARDE SE ELIGIERON LOS CONSEJEROS DEL REINO

COMUNISTAS Y SOCIALISTAS PROPUSIERON Y DEFENDIERON APLAZAR ESTA ELECCIÓN

1» sesión de 1» tarde se abrid a las seis y veinticinco y tuvo un interesante carácter político, al presentarse

sendas mociones comunista y socialista para que se pospusiese la elección de los cinco consejeros del

Reino hasta que el Congreso, a través de la Constitución, sé pronunciase sobre el Consejo del Reino.

En el banco azul estallan los ministros de Educación y Ciencia, Obras Públicas y Urbanismo, Cultura y

Bienestar, Sanidad, y Seguridad Social y de Relaciones para las Regiones y para las Cortes.

Creación de Comisiones

Constitucional, Economía y Hacienda

Nada más iniciada la sesión, uno de los secretarios dio lectura a una moción presentada a la Mesa por los

portavoces de todos los grupos parlamentarios. En síntesis, se propone la creación de una Comisión

Constitucional y otra de Economía y Hacienda, Estas comisiones, al igual que las de Reglamento,

Incompatibilidades y Competencia Legislativa, estarán compuestas por los miembros que resulten

designados por cada grupo parlamentario, sobre la base de que cada vino de ellos.pueda designar uno por

cada diez diputados o frac-ción igual o superior a cinco. A estos efectos podrán tener representación a la

misma escala las fracciones políticas que hayan obtenido un 20 por 100 de los es-caños en el distrito

electoral donde hayan presentado candidatos. La Mesa de estas comisiones estará integrada por un

presidente, dos vicepresidentes y dos seoretarios, elegidos por cada comisión entre sus propios miembros.

La moción fue aprobada por unanimidad y el presidente, señor Álvarez de Miranda, dio un plazo de

setenta y dos horas para que los grupos parlamentarios presenten los nombres .de los diputados que hayan

de formar parte de cada una de las citadas comisiones.

La elección de los consejeros del Reino

A continuación se leyeron dos mociones; una comunista y otra socialista, proponiendo que se posponga la

elección de cinco diputados como consejeros del Reino. El presidente, señor Álvarez de Miranda,

manifestó que la Mesa interina, por mayoría, había acordado que dichas mociones se discutiesen, pero

que no s« votasen, ya que el tema consta en la ley para la Reforma Política, que señala se elegirán cinco

diputados y cinco senadores para consejeros del Reino y, por lo tanto, no se podían votar las mociones,

pero sí explicarlas.

El socialista señor Mújica defendió la moción de su grupo parlamentario para explicar el alcance que se

perseguía: no elegir los consejeros del Reino hasta que la Cámara se pronuncie en la Constitución sobre el

Consejo del Reino. Calificó a éste como un órgano típico del régimen autoritario anterior, cuyas

facultades y misiones—que leyó—fueron establecidas por el general Franco con el fin de dejarlo todo

atado y bien atado. Aquellas facultades son hoy incompatibles con la democracia. Aquel órgano es

regresivo, es un anacronismo en Europa; vivimos un período constituyente; estamos creando una nueva

etapa indestructible de la libertad. No pedimos en este momento la abolición del Consejo del Reino, sino

suspender la elección de los consejeros del Reino. No someter a votación nuestra moción equivale a

limitar la irrenunciable soberanía nacional que las Cortes representan.

Defensa de los consejeros

El señor Herrero Rodríguez de Miñón {Unión de Centro Democrático) intervino para explicar el voto que

iba a emitir su partido en el tema de los consejeros del Reino, cuestión ésta que calificó como baladí por

la forma en que sé presentaba a través de dos mociones. Estas Cortes, dijo, por la decisión del

referéndum, están investidas para una tarea constituyente. Lo que se nos propone no es suprimir el

Consejo del Reino, cuestión que no se puede resolver con unos improperios sobre aquel órgano, que en su

constitución actual sólo tiene parangón en los países socialistas que es claro no vamos a adoptar aquí.

tRisas.) Las Cortes no tienen ahora potestad normativa, por lo que no pueden reformar la Constitución por

vía de omisión procedimental. La transformación política se ha llevado desde la autocracia, mediante la

plena legalidad. Podrán gustar o rio las Leyes Fundamentales, pero están vigentes y estas leyes prevén un

Consejo del Reino, que es necesario para una serie d-e altos cargos que ha de nombrar el Rey. Si nosotros

dejamos vacío el Consejo del Reino, no sólo habremos incumplido la ley para la reforma política, de la

que proceden loe poderes de estas Cortes, sino que también hundimos el proceso de la reforma, que se ha

hecho desde la legalidad. Porque queremos que estas Cortes cumplan eu función, votaremos la elección

de los consejeros del Reino.

Oposición

El señor Roca (minorías catalanas y vascas) manifestó que una moción admitida por la Mesa ai debate

debe votarse; de no hacerse así, se creará un precedente grave. El aplazamiento de una elección no supone

el saltarse una norma legislativa. Dijo también que dichas mociones no podían considerarse como una

cuestión anticonstitucional. . .

El comunista señor Solé Tura manifestó su disconformidad con la decisión adoptada por la Mesa de no

someter a votación las mociones. Afirmó que se trataba de dos propuestas que modifican normas

provisionales dictadas por la Presidencia de las Cortes, como era suprimer "sine die" la elección de los

diputados que habrán de formar parte del Consejo del Reino. Entre las razones que dio para defender la

moción comunista se adhirió a las expuestas por los socialistas. Dijo también que no sería coherente que

se votasen los consejeros de un órgano eminentemente fascista, 10 que podría suponer la continuación de

las funciones y misión del Consejo del Reino, con lo que se prejuzga ya su existencia antes de que ello se

decida en la nueva Constitución. El Parlamento es centro y origen del poder político y la facultad de

proponer ternas por parte del Consejo del Reino es imponerse al poder soberano de las Cortes elegidas

por el pueblo.

Desde un punto de vista formal, el Consejo del Reino sigue estando vigente, pero entre la voluntad

soberana dé las Cortes y el Rey no debe existir ningún obstáculo. La existencia del Consejo del Reino no

se explica hoy y carece de sentido político y constitucional, por lo que estas Cor-tes no deben entrar a

elegir loa consejeros del Reino. La Unión de Centro Democrático parece que quiere mantener el Consejo

del Reino y tener en él su mayoría. Si se entra a elegir a los consejeros, los comunistas no participaremos

en la elección, Otro vez el señor Herrero y Rodríguez de Miñón.

Volvió a intervenir por Centro Democrático el señor Herrero Rodríguez de Miñón para hacer unas

puntualizaciones. Se ha hecho, dijo, una gran crítica del Consejo del Reino del antiguo régimen, pero un

Consejo del Reino compuesto por miembros de unas Cortes Democráticas no podrá decirse que es

antidemocrático, por lo que no puede acusarse a la Unión de Centro Democrático de querer tener la

mayoría en aquel órgano. Unión de Centro Democrático cree en la plena potestad constituyente de estas

Cortes y la elección de unos consejeros no puede considerarse como que prejuzga ya la existencia futura

del Consejo del Reino, ni ello puede coartar el que se dé a España una nueva Constitución. Lamentó que

otros grupos parlamentarios tengan una conciencia tan limitada de aquella potestad constituyente si

consideran que ésta puede ser prejuzgada por un simple trámite reglamentario.

El socialista señor Guerra dijo que hay que evitar que el precedente que limitaba la soberanía de la

Cámara de una moción admitida a debate no se vote. El centrista señor Pérez Llorca manifestó que la

Mesa entiende que la moción supone la alteración de unos preceptos normativos básicos, por lo que la

Cámara no puede ahora cambiar el ordenamiento de aquellas normas. El socialista señor Peces-Barba dijo

que no encontraba ninguna nor-nía reglamentaria que diese potestad al presidente para negar la votación

de unas mociones admitidas a trámite.

Votación de los consejeros

El presidente, señor Álvarez de Miranda, puntualizó que jamás había dicho que las mociones ha-bían sido

admitidas a trámite, sí-no que sólo se admitía el que sus autores pudieran explicarlas a la Cámara, pero

que no se podían votar.

Pidieron la palabra desde su escaño los comunistas señorea Tamames y Carrillo y un diputa-do socialista

para pedir la vota-ción de las mociones, pero el presidente respondió que no había lugar.

Después de un descanso se pro-cedió a .la votación mediante papeletas. El escrutinio dio el siguíente

resultado: votos emitidos, 174. Hubo 15 papeletas en blanco.

Resultaron elegidos consejeros del Reino en representación del Congreso los señores diputados

siguientes: don José Luis Meilán Gil, 131; don José Miguel Galván, 131; don Carlos Sentís, 131 (todos

ellos de Unión de Centro Demoorático); don Pedro de Mendizá-bal y don Álvaro Lapuerta (ambos de

Alianza Popular, 26 votos cada uno.

Obtuvieron un voto cada uno doña Mercedes Poll, don Raimundo Pía y don Martín Oviedo».

No votaron los socialistas, los comunistas y las minorías cata-lana-vasca, excepto los señores Güell y

Gómez de las Roces.

La sesión continuará hoy a las once de la mañana.

 

< Volver