Autor: Areilza y Martínez-Rodas, José María de. 
   Sin gigantes     
 
   16/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Sin gigantes

Don José María Areilza dice en "ABC":

André Malraux se lamentaba hace poco de que en la hora presente los nuevos líderes de las grandes

potencias fueran de dimensión reducida. "Nixon, Pompidou, Heath, Breznev o Brandt pertenecen a la

misma hornada—dijo—. Es difícil que puedan suscitar grandes entusiasmos o hablar de forma que

arrastren a la juventud. La hora de los gigantes ha terminado. No sabemos cuánto durará el interregno." El

autor de "La condición humana" añadía que sólo queda un superviviente de los grandes de antaño, Mao

Tse-tung, que con Churchill, Roosevelt, Stalin, De Gaulle y Adolfo Hitler, configuraron e1 destino del

mundo en los años cuarenta. Chiang también fue grande, pero acabó en su Santa Elena norteamericana

hace ya un cuarto de siglo reducido a talla corriente. La serie de los excepcionales se ha convertido ahora

en una teoría de gobernantes de dimensión media o, en otras palabras, habitual.

Pero los gigantes, ¿lo eran por su personalidad intrínseca, valiosa o monstruosa, o había en ellos, más que

condiciones propias, circunstancias extraordinarias? A Bonaparte le preguntaron en cierta ocasión qué era

un gran hombre. Su respuesta es conocida: "La convergencia de un gran carácter y una gran oportunidad."

Los gigantes de los años cuarenta lo fueron en tanto hubo en su tiempo una guerra mundial atroz y de

consecuencias imprevisibles que duran hasta nuestros días."

 

< Volver