El Congreso debate la política general. La sesión de tarde. Señor Fraga Iribarne. 
 Hemos de asumir el pasado, porque es nuestra realidad histórica     
 
 Ya.    28/07/1977.  Páginas: 12. Párrafos: 1. 

SEÑOR FRAGA IRIBARNE:

HEMOS DE ASUMIR EL PASADO, PORQUE ES NUESTRA REALIDAD HISTÓRICA

El primer orador que muer vino fue el portavoz de Alianza Popular, señor Fraga Iribarne, que hizo una

declaración de intenciones para los primeros trabajos de la presente legislatura. En primer lugar, dijo,

unas palabras, inevitables, con referencia al pasado. Queremos declarar de una vez para todas que no

vamos a recordar cada día nuestra lealtad a una época que ya sólo la historia puede juzgar y que en su co

n j unto consideramos una etapa relativamente positiva, de la historia contemporánea d« España, con las

imperfecciones de toda obra humana. No nos consideramos obligados a hacer demostración diaria de una

actitud, de la que ya hemos dado pruebas en unas y otras circunstancias, que´mantendremos contra la in-

juria y la calumnia, dejando ex-presado de una vez nuestro claro pensamiento al respecto. Consideramos

de muy escasa utilidad para España el debatir lo ya pasado y más aun el venir a abrir irresponsablemente

las viejas heridas de un siglo largo de enfrentamientos civiles. Por nuestra parte,- no participaremos en

ninguna clase de infecundos debates retrospectivos y reservaremos toda nuestra energía intelectual y

moral para el estudio de los problemas actüal-es de España y para contribuir a darles solución dentro de la

competencia de las Cortes.

Hemos de asumir el pasado, porque ésa es nuestra realidad histórica y social. .Y no sólo el pasado

rédente, sino toda la historia de España, que es nuestro patrimonio cultural, y también lección permanente

para que el porvenir sea mejor. Colaboraremos, por supuesto, en toda medida que de buena fe contribuya

& la plena reconciliación nacional, pero nos opondremos a toda idea de revancha o de condonación de

actitudes y de conductas que en cualquier país o circunstancia han de juzgarse como contrarios a toda

humanidad o concepto de ley justa.

 

< Volver