Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
 Los episodios nacionales. 
 Sonata de invierno  :   
 Entonces llegó al Senado mosén Luis María Xirinachs y se puso de pie. 
 Hoja del Lunes.    01/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Los episodios nacionales

SONATA DE INVIERNO

(Entonces llegó al Senado mosén Luis María Xirinachs y se puso de pie.)

Mientras escribo están llegando los últimos veraneantes del otoño y empiezan a marcharse de Madrid los

primeros veraneantes del invierno. Algunos vienen y van por carretera, aprovechando que ya no hay

huelga de gasolineros. Yo creo que eso de la huelga de gasolineros.es una estrategia de la Campsa. Ante

la amenaza de ¿o encontrar en el camino -una gasolinera abierta, los turistas y veraneantes empiezan a

desear que haya gasolina, aunque sea más cara. Se trata de una estratagema psicológica.

Yo tengo ya preparado el equipo para irme a esquiar a Marbella, pero me dicen que todavía no hay nieve

suficiente, porque estamos pasando un infierno muy benigno. Me llaman José Luis Dibildos y Laura

Valenzuela y me dicen qué me vaya de todas maneras, qué siempre ppdremos ir al Yocunda Beach a que

Francisco Franco Martínez-Bordiú, nos prepare un "grog" bien caliente. En las Cortes,: cuando llegó el

momento de elegir los representantes en el Consejo del Reino, los senadores socialistas se salieron. "Pero,

¿adonde van esos?" "A hacer gimnasia. Están ateridos." Al final, este agosto político de pleno invierno y

sin vacaciones parlamentarias nos va á salir caro. Sus señorías´,- además/de subirseel sueldo? van a pedir

que les enciendan la calefacción. Y ellos pueden permitírmelo, pero España rio puede. (En el Senado, don

Luis María Xirinachs seguía, en pie, esperando la amnistía o la muerte, como los árboles de Alejandro

Casona.)

La semana pasada empezó con la ofrenda de don Pedro Español al Apóstol Santiago, que yo rao sé qué le

habrá ofrecido, porque ya no quedan más que problemas. El Apóstol, que está acostumbrado a las

eontradiedades, sa quedó impertérrito, pero otra le quedaba dentro. "Vaya. Esto va a ser más difícil que la

Reconquista." Por la noche, el templo de Compostela tstaba silencioso y vacío. Permanecían anudas las

campanas altas, • transportadas a lomos de infieles. El Apóstol ordenaba sus pensamientos.- "Resultó fácil

hacer que trajeran las campanas, Pero a ver quién es el guapo que logra qué nos traigan de balde barriles

da petróleo." A la luz de los cirios, par´a no eon-tribuir al gasto de energía, ei Apóstol tomaba notas en la

agenda de los milagros. "Qu« suba la Bolsa, porque dice José María Ruiz Gallardón que, como la Bolsa

se venga abajo y se derrumbé como el califato de Córdoba, van a sufrir mucho las clases medias, y cuan-

do las clases medias: son´las vapuleadas se arma siempre 1-st´de Dios es Cristo, o sea, qu» vamos a tener

que empezar otra vez por Covadonga, Que Manuel Jiménez de Parga no enrede con «so; dé Ja

autogestión .y las elecciones para directivos ^de empresa,- que les ha entrado a todos la fiebre de las urnas

y van a terminar por sacarme también a mí a refe^réndum, y a lo peor me gana la elección San Ignacio,

que va a tener enchufe con Camuñas, porque es su santo. Que no se pasen ,en lo de las autonomías, que

una cosa es una cosa, y otra es otra, y el honorable Josep Tarradellas ya me está poniendo nervioso al

conde Fernán González, Que se arregle eso del paro, que la gente, cuando no tiene nada que hacer, se

inventa picardías, y el ocio es la madre de todos los vicios, y el hambre es siempre mala consejera. Que

tengo que recomendarle a San Bernardo, Patrón de Europa, a Marcelino Oreja, a ver si le echa una mano

en lo del Mercado Común, porque si no van a venir otra vez a decirme que Santiago y cierra España. Que

se le cure la úlcera de duodeno a Felipe González, que eso es una cosa que pone de muy mala uva, y de

eso de mala uva ya tenemos bastante-cosecha^ Que acaben, si quieren, con lo del triunfalismo y lo del

botafumeiro, pero que me dejen el mío, porqué nada más que me lo voltean una vez cada siete años, y hay

que´tener un respeto para la tradición. Que le tengo que preguntar al Señor que por qué me tendría que

tocar a tai. evangelizar este país, que aquí lo mismo te hacen subirte en un cabaíio blanco y te mandan al

frente, que te quitan la peana y se quedan con la limosna. Que se siente de cna vez Xirinachs." (Porque,

en el Senado, ei padre Xirinachs sigue de pie, como él brazo vertical de la Cruz, como un tentetieso de la

amnistía.)

Ya no se dice "él personal". Ni la feligresía, ni la parroquia, ni el electorado, ni el colectivo, ni el

españolito, ni los celtíberos. Ahora se dice el ganado. Víctor Manuel llegó a la televisión, ai programa de

Iñigo, y dijo que iba a cantar allí como si cantara en un mercado de ganado de Guadalajara .Era una,

imagen poético-bucólica, pero el ganado no lo comprendió, y se bloquearon los teléfonos de Prado del

Rey. El ganado mugía, bramaba, barritaba. Ahora se puede largar por televisión, como dice Fernando

Esteso, pero sin abusar, que el respetable, anda muy castigado y ha dicho el alcalde que no salga "naide,

que ño anden con bramas, que es muy mal ganao. Riau, riau; Al personal hay que tratarlo con respeto,

como lo trata: Nacho Camuñas, que siempre le dice, eso de que el Gobierno es consciente. Y ahora

también le ha explicado que a él lo han hecho ministro porque el Gobierno té concede

mugfta ítríportancia a las Cortes. O sea, que el Gobierno le concede mucha importancia a la soberanía del

pueblo. Pues que Dios se lo pague.

—Oye, Nacho, ve a tes Cortes y di que a ver si convencen a Xirinachs de que haga una sentada.

Pánico en la Bolsa. Esto es ya el crac del 77. Don Santiago Carrillo dice que no, que esto es peor, porque

aquí no está en crisis la Bolsa. Lo que está en crisis es el sistema capitalista. Dicen que ya no hay quien le

eche una mano a los valores bursátiles. Que las sociedades no ponen un duro para evitar la. baja en picado

y que el Banco de España —o sea, el dinero institucional—tampoco está dispuesto a dar un duro. A mí

parece que esto es otra estratagema. Cuanto más bajos se coticen los valores, menos se paga de impuesto,

sobre el patrimonio. En este país, antes de que hagan la ley, ya han hecho la trampa. Dicen que ya se han

reunido los banqueros, a ver qué hacen a la vista del paquete económico. También se han reunido los

empresarios, a ver qué hacen con el paquete laboral. Las centrales sindicales anuncian que no están por la

labor. Y los que han votado Centro—vota Centro, vota Suárez, vota libertad:— dicen que a ellos les

dijeron que el programa económico se basaría en la libertad de mercado y en la libre empresa, y que no

les avisaron de que iban a hacer ministro de Trabajo a don Manuel Jiménez de Parga. He ido a cobrar

unas colaboraciones, y además de pagarme en pesetas devaluadas, me han dado billetes sin estrenar. Me

he estremecido: "Ya están dándole otra vez a la maquinita."

J3e pronto, en la Casa de la Villa ha resonado «1 grito insólito, insospechado, increíble: ¡Viva el alcalde!

Y entonces va don Juan de Arespacochaga y dice que se va a presentar a las elecciones. Pero que al

alcalde lo elija el pueblo. Nada de dedocracias ni de elecciones de segundo grado. Que se fía más de las

asociaciones de vecinos que de los concejales. Y es que en cuanto se reduce el cuerpo electorail, ya no se

sabe lo que va a salir de la urna, y luego hay que decir lo que dijo el conde de Romanones cuando no sacó

ni un voto para la Academia: "¡Jo, qué tropa!"

Los guardias han pillado—yo creo que por equivocación—a uno de los extrañados vascos Ahora falta

saber lo que van a hacer con él. Dicen que por quebrantamiento de condena pueden castigarlo a que

cumpla la pena anterior. Pero los otros no se han estremecido. Han aforado sus dos millones de pesetas,

que mucho menos van a ver los parados, y se han- venido a Durango y Anoeta, y allí están haciéndole al

"poder central" el corte de mangas y apostando en ej frontón. Parece ser que los del uniforme—¡un

respeto al sa-ble!—han dicho que no se puede vivir en continua amnistía. Y es que una cosa es estar en

período constituyente y otra muy distinta vivir en Dallas, la ciudad sin ley. Que hagan lo que sea, pero

que lo hagan. Y Xirinachs, después, que se siente o se quede de pie toda la legislatura.

Era lógico que los secuestradores de Revelli Beaumont se vinieran a España. "Vamonos a España,

machos, que allí te dan dos millones, te suben a -un avión militar y te mandan a Oslo o a Copenhague." Y

además habrán pensado que si se los dan a Francia, a ver qué hace Francia con Apalategui. Y es que ya lo

dicen los abogados. No se trata sólo de un problema jurídico. Se trata de un problema político. La política

está metida en todo. Hasta Miss Mundo, que es francesa, ha dicho que la política tiene la culpa de que

hayan elegido a una negra para Miss Universo. Los franceses están esta temporada muy discriminatorios.

Miss Mundo no quiere que una negra sea Miss Universo y Miterrand no quiere que España entre en el

Mercado Común. De que hayan tenido que operar a Cruyff tiene la culpa la política de don Santiago

Berna-béu, y de la lesión de Manolo Orantes tiene la culpa el oculto poder de quienes mueven los hilos de

la Copa Davis. Menos mal que Pepe Higueras es una revelación, como lo va a ser en las Cortes Pilar

Brabo en cuanto empiece a jugar a los discursos movidos sin ponerse el Belcor.

Suenan los últimos compases de la sonata de invierno. Doy las gracias a don Ramón María del Valle-

Inclán por el título y -por todas las enseñanzas que le debo sobre la España esperpéntica. Ruedan por la

carretera los primeros", veraneantes del invierno. "Papá, no corras, que se gasta más gasolina." Me he

enterado del "slogan" de Manuel Fraga para las elecciones municipales. Los carteles dirán: "Aquí te dejo

mi último pensamiento •filosófico: A mal tiempo... vota Alianza Popular." A ver si cuaja la nieve y me

voy a esquiar a Marbella. (No me acordaba de decirles que en el Senado el padre Xirinachs sigue de pie,

como un tentetieso a lo divino.)

Jaime CAMPMANY

 

< Volver