Autor: Apostua, Luis. 
   Batallas con trasfondo     
 
 Ya.    24/08/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

24-V1I1-77

Jornada española

Batallas con trasfondo

LO previsible es que los dos primeros encuentros parlamentarios entre Gobierno y oposición—en el seno

de las comisiones—se realicen en torno a las medidas fiscales y al reglamento provisional. El primer tema

tendrá como fondo dialéctico la situación económica; el segundo, la Constitución, cuyos primeros pañales

para el nacimiento se empiezan a confeccionar ahora. Así, pues, los debates de Comisión tendrán siempre

una cierta música celestial o melodía interna de la cuál será casi Imposible desgajar el concreto proyecto a

debate. Lo más probable es que a todos esos debates asistan los informadores de prensa, radio y

televisión, como venía sucediendo desde noviembre de 1965, a causa de que tanto UCD como PSOE son

partidarios de la puerta abierta para los periodistas.

Pero hay un problema de enfoque no bien explicado hasta ahora. Así como la Constitución debe nacer

para durar, el reglamento parlamentario de ahora tiene una misión mucho más provisional. Tiene como

objetivo facilitar la vida de Congreso y Senado mientras se discuten las tres o cuatro grandes leyes—entre

ellas la constitucional—para después dar paso a un reglamento que deseamos tan definitivo como la

Constitución y que sea hijo lógico de ésta y no al revés.

Hay indicios de que existe un acuerdo básico UCD-PSOE en aceptar el título quinto del título sexto

(artículo 111 y siguientes) que describe el mecanismo para discutir la Constitución, aunque hay serias

divergencias entre los dos partidos para el resto de los títulos del proyecto provisional. En cambio, el

grupo parlamentario comunista no entra a este juego y propone también enmiendas al mencionado

capítulo, lo cual puede dar lugar a una interesante batalla a tres bandas. (Hasta este momento no tenemos

noticia de la posición de Alianza Popular, cuarto grupo de la Cámara.)

LOS partidos de la oposición democrática, vasca, tanto de línea burguesa como socialista, deben haber

visto ya bien claro que la presente agitación para pedir—a Francia—la libertad del terrorista Apala es una

amenaza para ellos mismos. Es decir, creo que comprenden ya que en el plan político de esa extrema

izquierda entra el barrer del País Vasco tanto al PNV como al PSOE o PCE, porque ese plan político se

dirige hacia un Euskadi claramente marxista-leninista, con su firme dictadura del proletariado.

Luis APOSTUA

 

< Volver