Autor: ;Lumbreras Luengo, César. 
 Declaraciones del presidente del Senado. 
 Aspiro a un estado regional y no federal ni unitario     
 
 Informaciones.    02/09/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 36. 

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DEL SENADO "ASPIRO A UN ESTADO REGIONAL NO

FEDERAL NI UNITARIO´´

CASO DE JAIME BLANCO: «HAY QUE PROTEGER DE LOS ABUSOS DE AUTORIDAD A LOS

PARLAMENTARIOS Y A TODOS LOS CIUDADANOS»

Por Jesús FERNÁNDEZ BRÍCELO y César LUMBRERAS LUENGO

MADRID, 2 (INFORMACIONES).

EL presidente del Senado, don Antonio Fontán, es una de las personalidades más destacadas en el

"proceso de cambio democrático español. Perteneció al consejo privado de don Juan de Borbón y ha

estado vinculado con especial dedicación al campo universitario y al mundo de la información. Fue

director del diario «Madrid» en su última etapa, quedando plasmadas en numerosos artículos las líneas

maestras de su ideología política. El señor Fontán es senador electo por la provincia de Sevilla y

pertenece al ala liberal de Unión de Centro Democrático.

—A su juicio, ¿qué papel y qué atribuciones deben corresponderle al Senado en el desarrollo del proceso

constitucional?

—De acuerdo con la ley de Reforma Política, el Senado es una Cámara colegisladora. Senado y Congreso

son dos formas complementarias de la representación de la ciudadanía del país. Complementarias por su

origen y por los modos de elección de los miembros de estas Cámaras. Mientras que el Congreso ha sido

elegido por un sistema proporcional, básicamente en función del censo dé las diferentes

circunscripciones, el Senado ha sido elegido sobre una base territorial.

En relación con el proceso constituyente que ahora se empieza, la iniciativa constitucional, de acuerdo

con la legislación española actual, corresponde al Gobierno y al Congreso. El Senado río tiene atribuida la

iniciativa constitucional y debe trabajar sobre el proyecto constitucional que sea elaborado por el

Congreso. Correspondería al Senado en el proceso constituyente una revisión del proyecto de

Constitución que elabore el Congreso y prácticamente su aprobación o no aprobación definitiva. En caso-

de discrepancia de las dos Cámaras, los preceptos afectados por esas discrepancias pasarían a una

comisión mixta, que podría tratar de arbitrar una solución satisfactoria para ambas Cámaras.

ESTADO REGIONAL, FEDERAL Y UNITARIO

—¿Usted cree que el Senado puede evolucionar hasta convertirse en una Cámara de representación

regional al estilo de otros Parlamentos bicamerales europeos q u e han optado constitucional mente por

esta presencia de los entes regionales en el. proceso legislativo?

—Son muy, distintas las Constituciones de las segundas Cámaras en los países europeos. Desde algún

caso en que la segunda Cámara es casi una repetición de la primera, como en la práctica sucede en Italia,

hasta los casos en que el Senado proviene de unas elecciones de segundo grado en casi su totalidad, como

ocurre en Francia. El Senado debe ser una Cámara que tenga presente un tipo de representación articulada

sobre un sistema distinto del de representación del Congreso. Ya en la ley de Reforma Política se

establece un punto de diferencia, al tener como base de la elección de los senadores el principio territorial.

Esto podría dar lugar, en definitiva, a la distribución regional.

No sé el tiempo vamos a tardar en. tener un Estado completamente regionalizado. Supongo que este país

va a tener durante los próximos tiempos un sistema regional de implantación progresiva, un sistema

provincial que no desaparecerá nunca del todo dentro de las regiones, y el conjunto de esta representación

territorial será indudablemente la base del futuro Senado.

—Resumiendo: ¿Es usted partidario de un Estado unitario con autonomías o de un Estado federal?

—En este punto yo ya no puedo hablar en nombre del Senado; yo puedo hablar en nombre propio. En

nombre propio yo diría que la fórmula política del Estado español del futuro y a la que yo aspiro

personalmente, es lo que se llama el Estado regional, que es distinto del Estado federal y que es distinto

del Estado unitario. El principio del Estado federal supone que son unas unidades preexistentes las que

pactan entre ellas para constituir una unidad superior. Es el caso de la formación de los Estados Unidos de

América, es el caso de la formación de la Constitución progresiva de la Confederación Helvética. Ño hay

ningún otro caso de verdadero Estado federal que lo sea desde sus orígenes, de tal manera que la

soberanía del Estado, tanto en el caso de los Estados Unidos como en el de la Confederación Helvética,

lia, sido un proceso de delegación de la soberanía estatal en un caso, cantonal en otra,, a un ente superior.

El Estado unitario es el caso del Estado francés, y lo era el del Estado español, con cierto margen de

autonomías, en tiempos de la República, para Cataluña, después para Euskadi, y desde siempre con un

cierto margen de autonomías en las provincias de Navarra y Álava. Incluso bajo la Monarquía, en las tres

provincias vascas. Hay un cierto caso también de autonomía en las Islas Canarias, que tienen algunas

legislaciones especiales o complementarias. Yo creo que la fórmula de Estado regional es distinta. Por

ejemplo, en Alemania se da bajo el nombre de Estado federal, y en Bélgica bajo la apariencia de Estado

unitario. En Italia se está elaborando también una fórmula de Estado regional, de hecho ya lo hay, en que

además son diversas las características de ciertos territorios autónomos. La fórmula del Estado regional es

un tema bastante moderno en la práctica política, pero creo que las características culturales políticas y

sociológicas de España dan lugar a que se pueda pensar en ello.

—En España hay regiones con un sentido autonómica muy avanzado, como Cataluña "y el País Vasco;

sin embargo, existen otras regiones,, como Castilla y Andalucía, en las que se desarrolla actualmente un

fuerte sentido regionalista. ¿Cómo podría arbitrarse la representación, dado el caso de esta hipotética

Cámara regional, en la que se podría convertir el Senado, para que estas regiones no quedaran en

inferioridad de condiciones con respecto a las otras?

—Realmente, ahora estas regiones no están en inferioridad de condiciones1 respecto a las otras, sino al

contrario, se podría decir que están en superioridad de condiciones. Al tener cuatro senadores por

provincia, resulta que Cataluña tiene 16, y el conjunto de Castilla la Vieja y.¡León tiene 44, y Andalucía

32.

Quiere decirse que por el principio territorial sobre la base de una estructura provincial y regional son por

una parte compatibles y por otra tienen una raíz histórica, puea no hay que olvidar que la estructura

provincial de España es una tradición de casi ciento cincuenta años y ha generado todo un sistema de

comunicaciones y hábitos, y hasta de mercados y relaciones de tal manera que existe un sentimiento

provincial compatible con el sentimiento regional.

EL SUELDO DE LOS PARLAMENTARIOS

—Pasando a cuestiones de procedimiento, la opinión pública está muy sensibilizada acerca del tema del

sueldo de los parlamentarios. Ya se ha fijado por este año el sueldo, que ha quedado establecido en

cuarenta mil pesetas para los residentes en Madrid más las dietas para los residentes en provincias. ¿Qué

opinión tiene a este respecto?

—Los. parlamentarios han sido elegidos para trabajar, por tanto, deben ser retribuidos. En España el

precedente más inmediato que tenemos es el Congreso de Diputados de la República, que estableció una

retribución irrenunciable e irretenible de mil pesetas mensuales. Esas mil pesetas de entonces

corresponderían a ciento veinticinco mil pesetas actuales. Las retribuciones de los parlamentarios en otros

países son bastante más altas que las que se han adoptado para los parlamentarios españoles. Gran parte

de la opinión pública compara el parlamentarlo con el antiguo procurador. Son dos funciones

completamente distintas y dos responsabilidades y dedicaciones completamente diferentes. El punto de

partida para pensar racionalmente sobre el tema no hay que ponerlo en el procurador de las Cortes

orgánicas, sino en el parlamentario de los años treinta o de la Monarquía constitucional de los años

veinte. Creó que el nivel de retribuciones nuestro va a ser el más bajo de Europa, y a mí me parece que

eso habría que revisarlo, porque hace falta que los parlamentarios vivan trabajando para el Parlamento y

trabajando para la política.

—¿Entonces, es usted partidario de la dedicación exclusiva de los parlamentarios?

—Soy partidario de Ja dedicación profesional del parlamentario. Lo cual no quiere decir que ese

parlamentario no pueda desarrollar otras actividades complementarias al igual que algunos. funcionarios

públicos.

—¿Se podría arbitrar algún sistema de fiscalización para comprobar que la incompatibilidad —si la hay—

se lleva a cabo?

—Si, porque la incompatibilidad es con aquellas otras funciones que le ¡priven del tiempo necesario para

atender a su función parlamentaria o aquellas otras que por su naturaleza sean incompatibles con la

función parlamentaria. Hay que pensar que la función parlamentaria debe exigir como dedicación

profesional, dentro de la irregularidad de la distribución del trabajo, la normal de un trabajador dei país,

que podemos estimar entre las treinta y cuarenta horas semanales. En la actualidad, algunas ponencias y

comisiones que están trabajando lo están haciendo de) orden de diez y doce horas diarias.

LA INMUNIDAD —En los últimos días ha saltado a las primeras páginas de los periódicos el tema de la

inmunidad parlamentaria como consecuencia del incidente sufrido por el diputado electo por Santander

Jaime Blanco, al ser detenido y golpeado por la fuerza publica, según las declaraciones de éste, ¿Cuál es

su opinión a este respecto, y a su juicio cómo debería estructurarse este Estatuto de inmunidad

parlamentaria?

----El parlamentario tiene ya este Estatuto de Inmunidad en virtud de la ley. Se han abierto unas

investigaciones tanto por parte del Gobierno como por paute del Congreso de Diputados sobre este

penoso y desdichado incidente de Santander sobre el que yo no puedo entrar en juicio ni calificaciones,

parque no tengo más datos que los que íian salido en la Prensa, pero la-inmunidad parlamentaria ya

existe. Hay que tener en cuento, que la inmunidad parlamentaria comprende las cosas: primero, el que

ningún parlamentario podía ser perseguido por nadie por las declaraciones que como tal parlamentario

haga en el Parlamento en los momentos de sesión, y segundo, que ningún parlamentario puede ser

detenido si no es sorprendido en delito "in. fraganti" en el momento de la comisión del delito, e incluso en

ese caso no puede ser sometido a procesamiento sin que la Cámara previamente haya tomado parte en el

asunto mediante suplicatorio. En este punto, la base legal ya está establecida. En un caso singular puede

ocurrir que haya habido abuso de autoridad, que en el caso de un parlamentario tendría la agravante de

haberse cometido contra un parlamentario, pero esos abusos de autoridad los tenemos que evitar no

solamente con los parlamentarios, sino con todos loa ciudadanos españoles.

SENADORES DE DESIGNACIÓN REAL

¿Es usted partidario de que se siga la práctica de que un cupo de senadores lo sean en virtud de

designación real, medida que ha sido muy criticada por los partidos de oposición?

—El hecho de la existencia de unos senadores por designación real es una tradición española y es algo

que se da en otros países. Progresivamente esta práctica se ha ido reduciendo. En otros países nao

arbitrado otros sistemas, como en el Senado italiano, en el que no hay senadores por designación, pero sí

Sos hay natos, tales como los Presidentes de la República y otros cargos. En esta Cámara puede

perfectamente haber un cierto.

Fontán: «Sí al voto de censura y a la facultad del Gobierno para disolver las Cortes» número de personas

que entren en ellas por una vía u otra de su "curriculum", de sus puestos desempeñados, de designación

por el Jefe del Estado, en nuestro caso el Rey... Esto no rompe Ja. estructura básica del Senado. .Ahora

bien, es un asunto que queda en reserva de la Constitución. Yo en este momento, como senador

individual, opinaría en virtud de los argumentos que oyera en favor y en contra, como presidente de la

Cámara me limitaría a recoger el consenso de la Cámara.

CONTACTOS EXTERIORES

—-A raíz de su elección como presidente del Senado ha mantenido contactos con otros presidentes de

Parlamentos extranjeros. ¿Cuál cree usted que debe ser la función a nivel internacional a desempeñar por

las Cámaras legislativas o por sus representantes?

-—Yo creo que a nivel internacional, y estamos haciéndolo ya, hemos mantenido contactos con

diplomáticos, presidentes y parlamentarios de otros países. Creo que es una función de relación entre los

pueblos y de las opiniones públicas de los respectivos países. Es distinto del canal diplomático y puede,

ser complementario fie éste. No es ejecutivo, pero sirve para ilustrar a los unos respecto de los otros. Este

mismo mes esperamos la visita de un grupo de senadores japoneses y de otro grupo de senadores belgas.

El otro día, con Dom Mintoff, hablamos de la posibilidad de la formación de una especie dé grupo de

parlamentarios de la cuenca mediteránea. Esto es positivo para las relaciones de los pueblos, no

compromete a los Gobiernos y puede contribuir en gran manera a la comprensión entré las naciones´ y a

la distensión.

—¿Tiene usted en perspectiva algún viaje de carácter internacional?

—Sí. En el mes de septiembre voy a Luxemburgo, con motivo de una reunión del Parlamento europeo,

invitado a asistir a la reunión del grupo de parlamentarios liberales y afines. También tengo previsto un

viaje a París para entrevistarme con los presidentes de las dos Cámaras francesas.

—En tos círculos políticos se comenta sobre la posible adscripción de U.C.D. a alguna Internacional

política. El presidente del Congreso, sft-ñor Álvarez de Miranda, representa el ala demócrata-cristiana de

U.C.D., y usted, .por su parte, presidente del Senado, represente, el ala liberal. ¿Existen presiones sobre

ambos para une U.C.D. se incline en sus preferencias ideológicas a la Internacional liberal « a la

Internacional Demócrata Cristiana?

—Yo crep que la U.C.D. no puede adscribirse á ninguna de las dos Internacionales actualmente, lies

liberales que estemos en Centro Democrático estamos, unos oficialmente y otros personalmente,

vinculados a las actividades y al espíritu de la Internacional Liberal. Pero la U.C.D. es un partido digamos

más amplio que sus corrientes liberales o demócratacristianas. No es un caso único en Europa. Pasa lo

mismo con la U.D.R. francesa, con los conservadores ingleses, con los republicanos independientes

franceses y con algunos otros.

El problema no es un problema de internacionales. El problema práctico se plantea en el Parlamento

europeo, en donde los parlamentarios de distintos países se agrupan en minorías o grupos parlamentarios

por afinidades o acuerdos en sus respectivos" partidos. Nosotros vamos a tardar todavía algún tiempo en

entrar en el Parlamento europeo y entonces nos vamos a encontrar con una situación distinta de la que hay

actualmente. Hay un movimiento en Europa nacía un entendimiento entré los partidos que se consideran

democráticos, bien sean liberales o demócrata-cristianos.

NO A LA LEY DE PRENSA

—Desde la óptica de su cargo como presidente del Senado, usted, que ha desempeñado importantes

puestos en el mundo de la información, ¿cuál es su opinión sobre la existencia de una ley de Prensa?

—Yo siempre he creído que no debe existir una ley cíe Prensa, y es algo que he publicado en muchos

sitios, porque creo que la Prensa debe regirse por la legislación ordinaría. La Prensa es una actividad

profesional, industrial, es una actividad pública, y como tal actividad profesional podrá tener su

organización corporativa, como actividad mercantil o industrial debe regirse por el Código de comercio y

las leyes de relaciones industriales, y como actividad pública tendrá los límites que todas las actividades

públicas tienen en el Código Penal y en las legislaciones generales.

EL VOTO DE CENSURA

—Sí prescindiera de su cualidad de hombre de partido, y además de partido en el Poder, y fijándonos

solamente en su cargo de presidente del Senado, ¿cree que el Par-lamento debe tener voto de censura

contra el Gobierno?

—Eso es una cuestión de la Constitución. La Constitución tiene un capítulo muy Importante que todavía

esta sin. desbrozar, que son las relaciones entre el Gobierno y eí Parlamento. Existen sistemas

democráticos en los que la dependencia del Gobierno del Parlamento es total. En Inglaterra, el Gobierno

no es otra cosa que una, delegación dé la mayoría de la Cámara tle los Comunes. En otros sistemas

democráticos como en los Estados Unidos, el Gobierno es una delegación del Presidente, y él Parlamento

ejerce un control sobre el Gobierno, pero no tiene facultades para tocar el Gobierno. En Francia existe una

especia de sistema mixto, una diarqula entre «I Parlamento y el presidente. El Gobierno necesita tener Ja

confianza del Parlamento. Yo creo que en el futuro, español, el Gobierno •necesitará, efectivamente, la

eqnfianea del Parlamento. E) tema de la moción de censura que derribe al Gobierno, en un sistema

democrático requiere tina articulación de varios elementos que se contrapesan entre sí, porque el voto de

censura que pueda derribar al Gobierno páede traer como consecuencia que ese Parlamento no sea capaz

de generar un nuevo Gobierno. Eso debe corresponderse con la facultad del Gobierno de disolver las

Cortes y convocar nuevas elecciones.

—-En cuanto al Reglamento de las Cámaras, ¿se han basado en el de las Cortes Españolas de 1931?

—No. Para el Reglamento nos hemos basado, y todavía está en un proceso de elaboración muy

complicado, en la -tradición parlamentaria europea, pero, fundamentalmente, hay un texto considerado

como de gran calidad jurídica y política, que es el Reglamento de 1934.

 

< Volver