Autor: Redondela, J. A.. 
   Batir a Martín Villa  :   
 Objetivo de la extrema izquierda y otros sectores. 
 Ya.    10/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

BATIR A MARTIN VILLA

(Objetivo de la extrema izquierda y de otros sectores)

Sin el actúal Ministro en el Poder, creen que las municipales serán más fáciles

¿Habrá acuerdo entre UGT y las demás centrales de cara a las elecciones?

MADRID. (De nuestra Redacción, por J. A. REDONDELA.)— Se puede decir sin miedo al error que el

objetivo prioritario de este otoño es Martín Villa. Efectivamente, toda la extrema izquierda y un amplio

sector —aunque sea residual— de la izquierda, han preparado la estrategia para dimitir, aunque sea por

aburrimiento, al actual Ministro deí Interior. En los últimos meses a Martín Villa las desgracias le llega-

ron por arrobas. Hasta hace bien poco, sobre todo en los momentos más álgidos de la transición, Martín

Villa fue la cabeza de turco de amplios sectores de la derecha y de la extrema derecha. Aún más, fuentes

de mucha fiabüídad no dudan en señalar que Martín Villa perdió en el último Gobierno una

vicepresidencia por presiones ;.ajenas y serias al actual Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez. Tuvo que

consolarse con la cartera del Interior, cuando su trabajo de los últimos años en el Gobierno le habían

revalidado, por lo menos de cara al Presidente, para más altas misiones.

Pues bien, Martín Villa, que conoce perfectamente eí complejo aparato de por lo menos tres Ministerios,

aunque sus direcciones generales estén desperdigadas ahora por otros, es el objetivo a batir por la extrema

izquierda y por sectores de la izquierda. ¿Por qué? Muy sencillo, porque si lo-gran eliminar a Martín Vlla

antes de las eleccones, la Union de Centro Democrático habrá perdido su mejor valedor de cara a las

elecciones sindicales y, lo que es peor, de cara a las elecciones- municipales. En -política hay que estar

siempre ojo a vizor. Y más cuando se juega a la política con un pueblo desentrenado en asuntos

electorales, sin ningún «pedigree» para distinguir entre lo que dicen los partidos y lo que están realmente.

dispuestos a hacer. Por esto, simplemente por esto, no son deshonestos los juegos desestabilizadores que

unos partidos se hacen a otros. Las zancadillas o como en este caso la solicitud de dimisión del Ministro

Martín Villa.

No son deshonestas ni siquiera las espectaculares portadas de «Diario 16» contra el Ministro del Interior.

V no son deshonestos porque esto es la democracia. Los sectores que piden la dimisión son libres de

hacerlo. Ahora todo depende de que los que tienen que concederla sigan o no el juego. Lo que sí parece

claro es que el objetivo a batir en este momento es el Ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa.

Los otros objetivos ya quedan dibujados: Las elecciones sindicales y las municipales. La sorpresa en este

asunto puede ser mayúscula. Por un lado, la UGT negocia con las demás centrales la futura ley electoral

de cara ´a las elecciones entre los trabajadores. La UGT trabaja con Jas demás centrales, pero, según se

desprende de esas reuniones, su actitud es más pasiva que activa. La UGT, que, al parecer, ha logrado

superar en número de afiliados a Comisiones Obreras, tiene un enorme recelo y también un enorme

respeto hacia la central comunista. «Son, dicen, los que tienen más experiencia y quizá más .organización,

porque fueron los que participaron más activamente en sindicalismo durante los últimos cuarenta años.»

Esta, y no otra, es la causa de la pasividad de UGT en las reuniones que se vienen celebrando. ¿Pero es

solamente el recelo y respeto el culpable de esta actitud? Fuentes próximas a USO y Comisiones no com.

parten el criterio, y, más sibilinamente, dudan: ¿No será que la normativa electoral ya ha sido pactada por

Felipe González con Adolfo Suárez? E] asunto será, en los próximos días, motivo de controversia. Pero lo

que sí cabe adelantar es que si UGT es reticente al pacto~sindical, será mucho más reticente el PSOE para

eí pacto electoral de cara a las municipales. Hasta ahora, según ha podido saber ARRIBA, los socialistas

no irán a las municipales ni con el Partido Comunista, ni en frente popular .Esto si está pactado, al pare-

cer.

 

< Volver