Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
   Martes, 13, con pleno peligroso     
 
 Pueblo.    13/09/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

MARTES, 13, CON PLENO PELIGROSO

Esperemos que la mayoría párlamentaria no tenga que sufrir hoy los efectos de la mayoría supersticiosa,

que ya es ocurrencia, con los días que tiene el año, convocar Pleno un, mar. tes 13 y con un asunto de

tocar madera en el orden del día, pues los debates parlamentarios, como las perforaciones- petroleras, se

sabe cómo empiezan, pero no se sabe cómo terminan, y el asunto del «Informe Blanco» puede darnos

muchos y muy lamentables disgustos: a) porque en toda democracia la inviolabilidad de los

representantes del pueblo es sagrada, y cualquier atentado, contra ella lesiona la propia pureza

democrática; b) porque si na se lleva el debate con extrema cautela, prudencia y tino —y ya me dirá usted

en un martes 13—, el tema puede convertirse en una polémica en torno a las Fuerzas del Orden, y es muy

conveniente que sus señorías tengan muy en cuenta los tiempos que vivimos en el país y fuera de él.

Tiempos de terrorismo, secuestros, violencia, violaciones, robos, atracos y ´bombas a la vuelta de la

esquina, de modo que los más serenos e imparciales observadores de fenómenos han podido ,dar la voz de

alerta, advirtiendo que si Occidente no es capaz de acabar con esta amenaza que pesa sobre su sociedad

de derecho este movimiento marginal acabará con nuestra sociedad occidental antes del año 2000.

El buen ciudadano, medio que lee los periódicos y desea trabajar y vivir •en. paz se alarma un día si y otro

también —aun cuando no sea martes 13— con esta oleada de indisciplina tantas veces sangrienta y ve en

las Fuerzas del Orden una garantía contra un estado de cosas que teme aún más que la inflación. No es

cierto, por tanto, pretender que sólo una Prensa y un sector del país están tratando de convertir el «caso

Blanco» en una maniobra de provocación contra la Fuerza Pública. Es también un gran sector de la

opinión pública el que sigue el tema con extrema atención, temerosa de que esa Fuerza Pública pueda

salir del debate con alguna herida o alguna rozadura difícil de cicatrizar si se enconan las palabras más de

lo que sería deseable, porque la callé, la opinión, tienen .conciencia clara de la responsabilidad qué pesa

sobre esas Fuerzas del Ofden en un mundo corno él nuestro, en el cuál lo que de verdad está en peligro es

ese orden publico que ellas están obligadas a manwsner. sato nqy que leer, el, periódico para reconocer

que no estoy hablando de hipótesis bizantinas. La próspera, rica y opulenta Alemania teme en estos

momentos que sus calles recuerden el Chicago dé los tiempos de Al Capone, y los Gobiernos del mundo

entero están bastante más preocupados en dotar a,sus Fuerzas del Orden de los medios más sofisticados

de represión que .de dotar con los últimos inventos a Sus ejércitos, porque hoy el peligro no está en las

fronteras; está en las calles. Ahí están los comerciantes de Madrid pidiendo el regreso de los serenos, y las

mujeres que por razones profesionales andamos, por la calle después que se acuestan las gallinas no los

pedimos por. que no sabernos dónde.

Ilustres señorías: el orden público es la base de una sociedad vivible, cómo la salud, sin la cual no sé qué

se va á hacer ni, con el dinero ni con el amor del famoso refrán de la canción, y el orden público es asunto

de las Fuerzas del Orden, que, como los medicamentos que nos ayudan a conservar la salud, hay que

tomarlos como son, y es dé desear, por tanto, tiento y prudencia en -el debate, pensando no sólo en el «In-

forme Blanco», sino en todas las montañas de informes que conllevan el orden público.

Por lo de más, este Pleno, que, al decir de Alfonso Guerra, se ha convocado descafeinado, tiene en el

orden del día. para comenzar la constitución de siete Comisiones: Legislativa, Justicia, Presupuestos,

Asuntos Exteriores, Cultura, Educación, Trabajo e Interior. Se procederá, después de despachar este

punto, al debate del «Informe Blanco», en el que intervendrá ante la Cámara el ministro señor Martin

Villa —-hay que reconocer que a los ministros del Interior siempre les toca bailar con la más fea—,¡ y. el

punto tercero del orden del día se debatirá en el Pleno del día 19, pues se trata de un debate sobre política

exterior, en- que ha dé estar presente el ministro Oreja, que en estos momentos acompaña a los Reyes en

su viaje a Iberoamérica, del que es de imaginar que también informará a las Cortes.

Pilar NARVION

 

< Volver