Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Dos diputados socialistas     
 
 Informaciones.    13/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LETRAS DEL CAMBIO

Dos diputados socialistas

Por Jaime CAMPMANV

EN el transcurso de pocas semanas, dos parlamentarios socialistas han intervenido personalmente en el

momento de (a detención por la Policía de dos presuntos delincuentes. El profesor Tierno Galván tuvo la

gallardía de penetrar en un piso donde una familia entera permanecía bajo la amenaza de ¡a pistola de

Torrijo. Cuando el profesor entró en aquel piso, no podía tener ¡a seguridad de que el fugitivo no iba a

utilizarle a él también como rehén o a escudarse en su personalidad política exigiendo la libertad a cambio

de respetar su integridad física. Tuvo la serenidad suficiente para convencer al perseguido y que se

entregara a las fuerzas del orden pacíficamente. Garantizó con su palabra de abogado y de hombre

público que el trato de la Policía sería correcto y legal. Se ofreció más tarde para defenderle ante los

Tribunales de Justicia, Manifestó públicamente unos juicios humanísimos y compasivos para e! presunto

delincuente, El señor Tierno Galvan dio una lección de comportamiento, en un asunto difícil, como

político, como ciudadano, como jurista, como fiambre.

Don Jaime Blanco, en Santander, intervino, también personalmente, sin que nadie le llamase —ni e!

detenido ni la Policía—, en favor dé un individuo a quien ios agentes habían detenido en el cumplimiento

de su estricta obligación. No invitó al presunto delincuente a que se entregara sin resistencia ofreciéndose

al mismo tiempo como mediador para evitar cualquier persecución violenta o detención enérgica. Logró

que e! detenido escapara a la Policía y, por tanto, a la acción de la justicia. Quiso dar órdenes a quienes no

tienen obligación alguna de obedecerle. Ño intentó ser un mediador de paz, sino que añadió violencia a la

violencia.

Torrijo será juzgado y contará con un ilustre defensor. Se.cumplirá la ley con todas las garantías de que se

hará justicia. El revoltoso de Santander anda suelto y desconocido, mientras su «defensor» provoca un

incidente parlamentario a cuenta de la inmunidad.

Se me dirá que los hechos no son exactamente iguales. También se me reconocerá que no son iguales las

conductas ni los hombres. Ni los agentes de la autoridad pueden desconocer , el respeto debido a un

diputado que se identifica como tal, ni los diputados a Cortes pueden actuar como «padrinos» de de-

lincuentes cuando éstos son detenidos por la fuerza pública.

He aquí dos maneras de entender la ciudadanía, la política y la condición de parlamentario. Y para la

objetividad de la enseñanza, ambas desde el socialismo.

 

< Volver