Con las Cortes tomadas por la policía. 
 Primer intento de control parlamentario     
 
 Diario 16.    14/09/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Con las Cortes tomadas por la Policía a caballo

Primer intento de control parlamentario

MADRID, 14 (D16), — El primer intento de control parlamentario de un ministro realizado en los

últimos cuarenta años tuvo que realizarse ayer bajo la protección de la Policía Armada, que rodeó con

impresionantes medidas de seguridad la sede de las Cortes.

El ex seuista y ministro de Franco y ahora de la Monarquía democrática Rodolfo Martín Villa pasó el

peor trago político dé su vida cuando vestido de riguroso azul inauguró la costumbre habitual en las

democracias de dar cuenta de su actuación al Parlamento.

Los más viejos del lugar no recuerdan medidas tan excepcionales de seguridad en torno a las Cortes ni en

los cuarenta años de régimen franquista, Jeeps en Cibeles y plaza de Canalejas. La carrera de San

Jerónimo cortada y bloqueada, a pie y a caballo, por los antidisturbios. El hotel Palace parecía un edificio

sitiado aver a las cinco de la tarde.

Ultratlerecha ante lo» leones

Todo porque rumores incontrolados habían propagado un supuesto choque ante los leones de las Cortes

de derechistas e izquierdistas y una presunta amenaza de bomba. Luego ocurrió que unos 60 miembros de

la ultraderecha se situaran frente al muro policial y, después de dar unos vivas a José Antonio, la Policía

Armada y la Guardia Civil, cantaron el "Cara al Sol" a un centenar de metros de la Cámara.

La situación en la calle, con los caballos de la Policía en la plaza de las Cortes cuando en el hemiciclo se

debatía sobre los servidores del orden, no contribuía precisamente a serenar los ánimos. Los comentarios

de recuerdo y chistes sobré el general Pavía planearon durante toda la sesión en las conversaciones de

pasillos de los señores diputados.

Gonzalo Fernández de la Mora, la derecha de Alianza Popular, no ocultó su regocijo ante las dificultades

del Gobierno en su primera actuación en las Cortes, mientras hacia comentarios Jocosos sobre la eventual

duración del sistema parlamentario.

Manuel Praga, que volvió ayer a «u . natural carácter arisco con la prensa, no quiso hablar y se limitó a

remitirnos á la moción de Alianza, que por causas distintas coincide con los comunistas en afirmar que el

Gobierno Suárez es incapaz de llevar a cabo una buena política de orden público.

Martín Villa, habló con tono didáctico, sin levantar la voz, pero.no convenció, lógicamente, a la oposición

socialista, que le pateó, ni levantó entusiasmos entre las decaídas filas centristas, á pesar de que dijo

aquello del Gobierno no se rinde. Reconoció que la calle es á´e todos, momento en que se produjeron

algunos murmullos y miradas a Fraga, que acuñó la frase de "la calle es mía".

 

< Volver