Martín Villa. 
 En un estado democrático sobran las leyes represivas     
 
 Informaciones.    14/09/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

MARTIN VILLA

"EN UN ESTADO DEMOCRÁTICO SOBRAN US LEYES REPRESIVAS"

PERO ES MAS IMPRESCINDIBLE LA FUERZA PUBLICA, COMO GARANTÍA DE LAS

LIBERTADES CIUDADANAS

NINGUNA DEMOCRACIA PUEDE CONSOLIDARSE SIN EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD

CORRESPONDE A LOS JUECES SUSTANCIAR LAS RESPONSABILIDADES EN EL «CASO

BLANCO»

MADRID, 14 (INFORMACIONES).

CORREGIR los posibles abusos de autoridad y tratar de que éstos no se cometan no puede implicar hacer

dejación de la autoridad, pues sólo ejerciéndola recta y correctamente servimos al Estado y, por tanto, a,

todas las instituciones en que se apoya; y la primera de ellas, al Parlamento», dijo ayer el ministro del

Interior, don Rodolfo Martin Villa, en su intervención ante el Pleno del Congreso, cuyo tema principal fue

el incidente del diputado socialista don Jaime Blanco con los fuerzas de orden público en Santander. «En

un Estado democrático —añadió el ministro— sobran las leyes represivas propias de un Estado

autoritario, pero en un Estado democrático es más imprescindible que en un Estado autoritario la

presencia, de la fuerza pública, como garantía de las libertades ciudadanas.»

El señor Martin Valla comenzó su discurso señalando que el profundo respeto que al Gobierno y al

ministro del Interior le merecen «esta Cámara y quienes la componen, como legítimos representantes del

pueblo español», era la causa qoie justificaba su presencia e intervención. El ministro del -Interior agregó

que tanto la información facilitada al Congreso por la ponencia investigadora como la investigación

oraenaoa por ei Ministerio del Interior coincidían sustancialmente, «salvo liseras discrepancias».

El portavoz del Gobierno confirmó que la manifestación celebrada en Santander tabla, sido debidaimente

autorizada -por el Gobierno Civil, el cual, en la reunión previa celebrada por la Junta de Orden Público,

adoptó el acuerdo de que la manifestación discurriese sin la presencia de las Fuerzas de Orden Público, A

este tipo de manifestación el señor Martín Villa, la calificó como «manifestación a la inglesa», lo que

produjo ciertos comentarios en. la sala, más o menos jocosos.

PUNTUALIZACIONES

El ministro deí Interior continuó con la exposición de los hechos, haciendo diversas puntualizaciones.

En primer lugar, señaló que el incidente tiene lugar cuando el diputado señor Blanco se interfiere en la

actuación de la Policía Armada, que intentaba restablecer el orden y procedía a repeler la agresión de un

individuo que, «empa^ fiando un palo, hizo frente y golpeó a. uno de tos policías arañados

intervinientes», causándole lesiones de las que fue asistido en la Casa de Socorro. Según el informe del

ministro, este individuo, atacante de la Policía Armada, se encuentra en él suelo cuando aparece en el

lugar de los hechos el diputado señor Blanco, "cuya interíereneia permite al agresor darse a la fuga».

En segundo término, el se. ñor Martín Villa agregó que dentro de la misma duda que mantiene la

ponencia encargada de la investigación sobre si el diputado señor Blanco se dirigió, serena o airadamente,

a la Policía Armada, el ministro hizo alusión a los documentos incorporados al informe de la ponencia, en

los que consta que uno de los testigos, «precisamente una de los personados en la Comisaría para apoyar

la denuncia del señor Blanco, señala que éste salió del bar Chile corriendo, y también que una señora que

se encontraba en el interior del bar con el grupo del diputado señor Blanco declara que éste salió a la caite

saltando prácticamente por encima de una mesa».

En cuanto al golpe que recibió el diputado socialista,, el ministro señaló que fue efectuado por otro policía

armada, «ajeno a todo lo sucedido», al ver que una persona se resistía a ser conducida por otros policías

armados.

El señor Martín. Villa aclaró que la identificación fehaciente del diputado señor Blanco se produce en el

interior del cuartelillo de la Policía Armada. «Es en ese momento cuando se le separa del resto de las

personas retenidas y -se "le pasa a la sala de visitas del acuartelamiento, donde el comandante jefe de la

guarnición informó al gobernador civil, y, siguiendo órdenes de éste, le indicó que podía abandonar

libremente el cuartel. A solicitud del diputado señor Blanco salieron, también con él dos personas que se

encontraban retenidas,»

Para finalizar, el señor Martín. Villa hizo una rectificación explícita al informe de la ponencia, en el punto

relativo a Ja denuncia presentada por agentes de la Policía Armada, trámite obligatorio al ser agredido y

lesionado con un palo uno de ellos al iniciarse el incidente

EXPEDIENTE AL POLICÍA ARMADO DE PAISANO

Tras estas puntualizaciones, ei rainistro del Interior continuó su intervención manifestando que, con

anterioridad a los hechos, algunos policías armados vestidos de paisano intervinieron «para corregir una

situación .presuntamente delictiva». Sobre este punto, y según el ministro, existen dos aspectos distintos.

Según el máximo responsable de las Fuerzas de Orden Público, la actuación de paisano de unos miembros

de la Policía Armada, "aun haciéndalo con el propósito de impedir un presunto comportamiento

delictivo», puede suponer una infracción al artículo 8° del real decreto 1.316/ 1977, de 2 de junio. «Debe

quedar muy claró, por tanto —dijo a continuación el ministro—, que en relación con esta posible falta el

Ministerio del Interior ha ordenado la instrucción del expediente reglamentario.»

Sin embargo, y en cuanto a la actuación de la Policía Armada, reglamentariamente uniformada, el señor

Martín Villa precisó q>ue la competencia para apreciar y sancionar las posibles responsabilidades

corresponde con carácter exclusivo y excluyente a las autoridades Judiciales.

"La Policía Armada, como todas las Policías del mundo, sólo debe obediencia, en el cumplimiento de eus

funciones, a sus superiores directos. Si en el cumplimiento de sus funciones se producen extralimitaciones

o abusos de poder, existen mecanismos suficientes en nuestro ordena. miento para su denuncia y co.

recelan», agregó el ministro.

LAS FUERZAS DE ORDEN PUBLICO, DISCIPLINADAS

A continuación, el señor Martín Villa hizo algunas reflexiones sobre las fuerzas de Orden Público y la

democracia. En este sentido, el ministro del Interior comentó que «no es a través de enfrentamientos y

algaradas callejeras como un país funciona, como una democracia se consolida». «Y precisamente para

hacer posible el funcionamiento democrático de un Estado, sea el que sea y gobierne quien gobierne, las

Fuerzas de Orden Público ´han de garantizar tanto el cumplimiento de la ley como el ejercicio de las

libertades públicas y privadas. Si se parte del apriaris-mo de motejar como meros "cuerpos represivos"

precisamente a las instituciones que deben garantizar el que la sociedad, pueda funcionar normalmente y

manifestar sus opciones en un contexto de libertad, la democracia, señores diputados, será una utopía

irrealizable.» «En este contexto, es mi deber decir ante esta Cámara —y me congratulo profundamente

de ello—, dijo el ministro, que las Fuerzas de Orden Público están sirviendo ejemplarmente a la

indispensable tranquilidad y seguridad que debe presidir el proceso de tránsito democrático. Y a cambio,

señores diputados, hemos de convenir que no pocas . veces reciben un tratamiento que debo calificar sin

paliativo alguno, como inadmisible. Es sencillamente injusto e intolerable que las Fuerzas de Orden

Público reciban casi diariamente calificativos , que difícilmente pueden ser tolerados, por personas

conscientes de su derecho a ser respetadadas»

«España —dijo el señor Martín Villa— ha conocido en el escaso margen de unos meses un giro radical en

lo más profundo de eu organización social y política. Con él, han sido muchas las instituciones que han

tenido y tienen q>ue adecuarse a las nuevas necesidades que la sociedad lea reclama. En esta necesaria

adaptación a la nueva situación política, ningún estamento, factor social o fuerza pública, debe quedar

excluido.»

A continuación, el portavoz del Gobierno enumeró los cambios habidos en materia de Orden Público

desde la llegada del presidente Suárez al Poder, y las reformas previstas para ei futuro inmediato.

Por último, el señor Martín Villa se dirigió a la Cámara para asegurar que tanto el ministro del Interior

como las propias Fuerzas de Orden Público desean que sobre su actuación exista la mayor transparencia,

«rechazando cualquier ¡privilegio que pueda entenderse como contrario a la protección de los derechos

del hombre». "En este sentido, somos decididos partidarios, y : asi lo hemos manüestado con anterioridad,

de que en. nuestra legalidad se establezca la asistencia Jurídica al detenido y se modifique el fuero

jurisdiccional de las Fuerzas de Orden Público, en sentido análogo al -fli/t ´ los países democráticos.»

 

< Volver