Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. Aceptadas las mociones por la junta de portavoces. 
 Esta tarde se vota en el Congreso una propuesta de cese del ministro del Interior     
 
 Informaciones.    14/09/1977.  Página: 4-5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Esta tarde se vota en el Congreso una propuesta de cese del ministro del Interior vociferante, en la que los

grupos marginales puedan suplir su nulo respaldo democrático con la estridencia y el alboroto."

INDIGNACIÓN SOCIALISTA

Los socialistas expresaron en los pasillos su indignación por un planteamiento que ignoraba el tema de la

inviolabilidad e inmunidad parlamentaria y equivalía, pese a las puntualizaciones sobre la incidentalidad

del hecho, a una invocación del orden público en general. Tampoco les agradó que el P.C.E. aprovechase

la coyuntura para recordar en su moción que "España necesita un Gobierno de amplia base en el actual

periodo de transición, es decir, un Gobierno de concentración nacional". Esta propuesta será votada hoy,

como todas las demás.

LA BATALLA POLÍTICA DE FONDO

La gran incógnita en estos momentos radica en saber si esta tarde, con el recurso a la votación secreta, no

se producen desplazamientos de las adhesiones a la moción que puede dar al traste cotí la permanencia

del señor Martín Villa en el Gobierno. Aunque existe en la actualidad un vacío reglamentario que impide

contemplar la figura del Gobierno responsable ante el Parlamento, la posible votación contraria a la

política de" orden público significaría un duro golpe para la estabilidad del Gabinete. Por supuesto, es la

ocasión para que las grandes animosidades que don Adolfo Suárez despierta en sus rivales políticos

tengan una traducción concreta. Atención, pues, a los votos de Alianza Popular y a la disciplina del

bloque ucedista.

El discurso del señor Martín Villa ha tenido dos características preeminentes: la ya señalada de imputar á

le izquierda parlamentaria una inclinación al aliento de comportamientos hostil es a la fuerza pública, y la

defensa de ésta como sostén de las libertades. Abundan en las palabras pronunciadas por el ministro del

Interior las referencias elogiosas al papel de los agentes, cuya reeducación democrático admitió, sin

embargo, como necesaria, cuando habló de "medios docentes, a fin de acomodarlos a la nueva situación

política".

En dos momentos suscitó hilaridad el texto leído por el ministro del Interior: cuando reveló que en la

terminología policial toda demostración callejera autorizada recibe el nombre de "manifestación a la

inglesa", y cuando adujo que el señor Blanco no fue golpeado por los agentes ante los que intentaba

identificarse, sino por otro que en aquel momento llegaba "ajeno a todo lo sucedido".

Aunque teóricamente la sesión que para hoy se presume va orientada al" examen de] comportamiento dé

las fuerzas de orden público, en el fondo representa una batalla política dirigida a conseguir, antes de que

un nuevo Reglamento se apruebe, la responsabilidad del Gobierno ante las Cámaras. La introducción en

el debate, por vía comunista y del P. S, P., de una demanda a favor del Gobierno de concentración,

complica la situación prevista, aunque sólo teóricamente. Preguntado anoche, sobre este tema, don Javier

Solana, miembro de la comisión ejecutiva del P.S.O.E., respondió: "No queremos un Gobierno de

concentración, sino que el Gobierno venga al Parlamento y presente su programa."

 

< Volver