Un pleno inquietante     
 
 Informaciones.    15/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES UN PLENO INQUIETANTE

AYER finalizó con la victoria gubernamental y la derrota socialista el primer Pleno político de las nuevas

Cortes democráticas. De él se desprenden aspectos positivos y negativos que acaban por dar una imagen

ambigua e inquietante sobre esta importante reunión. Hay que resaltar en primer Jugar que por vez

primera en cuarenta años, el poder ejecutivo se somete al control democrático del poder legislativo. Junto

a ello hay que destacar asimismo que nadie atacó el principio de inmunidad parlamentaria y que las

fuerzas de orden público fueron objeto de un homenaje generalizado por parte de todo el abanico

parlamentario, que rivalizó en elogiar la actitud de quienes están encargados de velar por la seguridad de

las instituciones democráticas. La discusión sólo se centró en la interpretación del mencionado concepto

democrático, que motivó el Pleno, y en la orientación política que reciben los funcionarios del Ministerio

del Interior de éste o aquél Gobierno. Al final, una amplia coalición anti P.S.O.E., por acción de la

derecha y por omisión de los grapas minoritarios de la izquierda, («jiiíoüdó a! Gobierno de l´niótt de

Centro Democrático.

f.» evidente que pura *ste viaje >\o harían falta las alforja» parlamentarias de estos dos últimos días.

Porque en lugar de plantearse un debate sobre los grandes pro-Mema-? politico-económico-sociales qae

preocupan a nuestro país, este Pleno no ha sido" más que otra batalla política de cara a las próximas

elecciones municipales y sindicales.

La estrategia jociuiista de aprovechar cualquier mínimo o máximo pretexto para hostigar a la IÍ.C.D. está

convirtiendo a las Cortes en un escenario más de simple política de partido que imitan los demás grupos.

Ayer mismo teníamos todo un muestrario: las visibles contradicciones de U.C.D., el inteuto socialista de

desbanear a un ministro clave en ¡las elecciones municipales, y la moción de don Santiago Carrillo en pro

del Gobierno de concentración, que sólo obtuvo lo» 18 votos de sus partidarios y el de un üipntado gitano

de U.C.D.

Ks decir, no sólo se eludían los granares problemas —plan económico, reforma fiscal, ley sindical.

Constitución—, sino que tampoco se entraba en el mismo tema íüc la inmunidad parlamentarla que había

suscitado la reunión, Cada grupo aprovechaba el hemiciclo para realizar su pequeña política de partido

para intentar atraer a su potencial aliado y aplastar a su adversario. Todos debería mos meditar las

sensatas, inteligentes y lúcidas palabras de don Enrique Tierno Galván. El divorcio entre la calle y e3

palacio de la Carrera de San Jerónimo puede ser en alguno» meses tan grave como el que existía bajo 3a

anterior situación política. Porque si no se discuten los problemas de fondo, y además parte de la derecha

intenta, vestirse de izquierda y parte de la izquierda intenta arroparse con ropajes de derecha, al final esta-

remos no en el reino de la mediocridad —como decía el viejo profesor un tanto optimista—, sino en una

farsa Hue no tardaría en hundirse en medio de la indiferencia y el hazmerreír de la mayor parte de la

sociedad española.

 

< Volver