La alternancia y el bipartidismo ponenen peligro la estabilidad democrática     
 
 Ya.    20/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

"La alternancia y el bipartidisimo ponen en peligro la estabilidad democrática"

Don Miguel Roca Junyent, de Convergencia Democrática de Cataluña, declara a "Blanco y Negro":

"—Usted defendió en las Cortea loa puntos de vista de los partidos minoritarios, ¿la hizo porque cree que

la existencia de grandes bloques enfrentados es perjudicial o sencillamente por estar en minoría relativa?

—E» un problema que si resulta preocupante para loa políticos jr constitucionalista de Francia o

Alemania, el de la alternancia de doa grandes formaciones, con nna amplia experiencia democrática, es

doblemente preocupante en un pato como el nuestro, que Inicia ahora su andadura en la democracia. Y

ello por dos razones: la primera, porque puede hacer que las minorías se atontan tentadas por actitudes

extraparla-mentarlas. La segunda es que en el periodo histórico en que nos encontramos se necesitan

amplios consensos, no saber si se cuenta ~eon un puñado de diputados mas para sanar una votación. En

esas condiciones no se abordan las transformaciones que la sociedad reclama. -Desde este punto de vista,

la alternancia y el bipartidismo ponen en peligro U estabilidad de bu instituciones democrática».

—¿Cómo ve, a su juicio, el problema de las nacionalidades en el reato de España?

—No se me oculta que muy posiblemente se ve con amplias dosis de desconfianza, ya que en los últimos

cuarenta años M ha hecho un Importante lavado de cerebro, presentando la mínima actitud autonomista

como manifestación de separatismo, inexistente en la realidad. También es cierto que determinadas

actitudes potincas dentro de las, nacionalidades no han sido las mejores propagandistas precisamente de la

causa autonómica. A pesar de esto, es innegable que por la vía de un deseo general de descentralización

administrativa, áe autonomía, esté problema es hoy comprendido por buena parte de la población

española.

—Concretamente, ¿qué atribuciones, como enseñanza, fiscalidad, urbanismo..., deben corresponder, a los

gobiernos autonómicos y cuáles al central?

—Más que hacer referencia a las atribuciones de las instituciones de autogobierno—hay que tener en

cuenta el principio de secreto dé las deliberaciones de la comisión que redacta la Constitución—, lo que si

puedo comentar son los criterios genérales con los que enfocamos este problema. La autonomía la hemos

reivindicado siempre en el marco de una unidad jr una solidaridad. Esta unidad comporta un tipo de

competencia; por ejemplo, la unidad fiscal o la política exterior. La solidaridad comporta otras

competencias,, como Son la« grandes lineas de la economía, por cuanto las bolsas de subdesarrollo

español son prioritarias en cualquier planteamiento, con independencia de donde se localice. A partir de

estos principios, las autonomías tienen que contemplar un amplio mareen de competencias

administrativas y políticas/

 

< Volver