El último militar español en el Sahara. 
 Viguri señala a los culpables     
 
 Diario 16.    20/09/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El último militar español en el Sahara

Viguri señala

SALOU (Tarragona), 20 (D16).—"El genera] Santiago, desde la vicepresidencia del Gobierno, fue quien

impidió que siguiese la presencia efectiva de España en el Sahara", ha declarado a D16 el coronel

Rodríguez de Viguri, último secretario general español que tuvo el Sahara, antes de los acuerdos de

Madrid en 1975, y de que el Gobierno Arias acordara la cesión del territorio a Marruecos.

El propio Rodríguez de Viguri, quien dimitió dos veces de su cargo como secretario, por no aceptar las

gestiones que Solís y Carro realizaban para la firma de los acuerdos de Madrid, considera entre los

responsables de la cesión aJ Gobierno Arias, y añade que "si este país fuese un país serio, aquellos

hombres deberían estar totalmente inhabilitados para intervenir en política,, pero ahí los tienen ustedes:

Carro, que ha salido por Lugo de diputado; Osorio, que es la eminencia gris; Varea. que es el director

general de Presupuestos; Ezquerra sigue como director de Radio y Televisión... Todo eso habría que

desbaratarlo".

Ante el debate de esía tarde en las Cortes en torno al tema de la política internacional y con el problema

del Sahara como telón de fondo, el último militar español en abandonar e! territorio africano, e1 coronel

Rodríenez de Viguri, manifestó a D16 que estima que los acuerdos tripartitos del 14 de noviembre de

1975 deben denunciarse povaae su tramitación se-fe*7.o a espaldas de la opinión española, empleándose

toda serie de sofismas de que es capaz un Gobierno cuando sabe que está frente a unas Cortes

absolutamente desmoralizadas e inoperantes como ocurría en esas fechas. "Los acuerdos fueron tan

irregulares —dijo— que lo mejor es no ratificarlos"

Rodríguez de Viguri calificó la entresa del Sahara como una operación desastrosa en la aue se anisó

salvar el prestigio del -Ejército. "Bastó que la lucidez del Caudillo sufriese un menoscabo para que

surgiesen de las sombras intereses contrarios a lo que había sido su pensamiento, más o menos discutible,

para hacer «n viraje de ciento ochenta grados y cambiar de una independencia diferida y perfectamente

estudiada para conservar indefinidamente los lazos con España y convertirla en una entrega

incondicionada."

En cnanto a la procedencia de estos intereses. Rodríguez de Viguri estima qne fueron tanto nacionales

como internacionales. "Y pienso en Estados Unidos con la CIA, que Frente a Argelia, que se le pre-

sentaba enemiga con su revolución social tan característica, le interesaba apoyar a Hassan como fuese, y

uno de estos apoyos era que consiguiese una reivindicación del pueblo marroquí como era la adhesión del

Sahara. La CÍA intervino y se hizo la entrega Por esto hay que acordarse de que la ´marcha verde´ iba

precedida por un grupo de americanos con la bandera de su país desplegada."

Intereses

En cuanto a los intereses del Estado español en la acción del Sahara, el ex secretario general del Gobierno

del Sahara lia manifestado a D16 que "hay un problema de fondo que lo digo, aunque yo sea militar, y

que está relacionado con los Estados Unidos, los convenios de éstos con las Fuerzas Armadas españolas

han tenido un defecto a la larga y es que nos lian hecho abandonar la ilusión. Recibimos armamento, pero

en stocks muy pequeños y cuando tenemos que usarlos masivamente nos encontramos con que

dependemos de la ayuda americana."

Recuerda el coronel Rodríguez fie Viguri.qué en los estamentos militares en aquel año de 1975 había, el

criterio extendido de que no se podría soportar una guerra más de ocho días. "Entonces, en unos

momentos en que el Caudillo 110 estaba en plenas facultades y el Ejército tenía por ley fundamental el

defender e) rési-men constituido, gran sector de opinión preveía un cambio violento entre su muerte y la

situación subsiguiente. Entonces, interesaba enormemente que el Ejército no perdiera prestigio para poder

cumplir psa misión df pmprn-pnfifi Rahín aue mantener al ElproHo incólume v no meterlo en una

aventura narn míe vinipop destronado como de un Animal o de una Cuba,"

Posiciones de monopolio

Cita también en su conversación que además de los intereses oficiales existían los particulares, y que una

serie de empresarios españoles tenían posiciones casi mono-polítiías en Marruecos. Rodríguez de Viguri

recuerda entre otros al Banco Ibérico, con Fierro concretamente, y la compañía Ocus con plantaciones,

además de los vetintiún españoles que, según él, residían en Marruecos bajo la amenaza de la

nacionalización de sus bienes. "En fin, que pesaban más los problemas de las grandes empresas y había

los intereses de altas personalidades marroquíes en España, concretamente en la Costa del Sol, que

estaban representadas allí por personas de alta., jerarquía sindical y ministerial."

En cuanto a la polémica de si la cesión del Sahara había sido una venta, Rodríguez de Viguri estima qne

algunos empresarios pueden haber conseguido desde el 74 mayores beneficios. "Hay relaciones en´ las

que se habla de personas que han recibido dinero —dijo—, unas las creo y otras no; pero, por ejemplo, en

el aniversario de la "marcha verde" ha habido un semanario que se llama "Marruecos", en castellano, y en

el que han aparecido condecorados con Motivos del aniversario diez o doce españoles. Esto es un poco

raro para mi mentalidad. ¿Por que los condecoran? ¿Porque facilitaron el problema?"

Finalmente. Rodríguez de Viguri espera que al tema del Sahara no le den carpetazo en las Cortes, como el

caso Blanco, y que ´se . nombre una concisión que investigue para aclarar estos hechos, investigación en

la que él está dispuesto a anortar sus testimonios para dar luz sobre este asunto.

 

< Volver