Buen ritmo en los trabajos del reglamento. 
 Repentino enfrentamiento por el tema de las votaciones     
 
 Informaciones.    22/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

BUEN RITMO EN LOS TRABAJOS DEL REGLAMENTO

Repentino enfrentamiento por el tema de las votaciones

MADRID, 22 (INFORMACIONES).

UN total de veintisiete artículos fueron aprobados ayer por la Comisión de Reglamento del Congreso en

su primera jornada intensiva de trabajos, después de haberse iniciado los debates en la mañana del pasado

martes.

La marcha de los trabajos es rápida, hasta el punto que el presidente de la comisión, el diputado socialista,

don Francisco Vázquez, no se ha visto, necesitado en ningún momento de impedir intervenciones que por

ser de, parlamentarios del misino grupo, no harían sino insistir sobre puntos ya expresados por los

respectivos portavoces. La atmósfera de los debates es de distensión, sólo rota en ocasiones,

especialmente cuando se tratan temas relativos a las formas de votación, ocasiones en que es patente el

enfrentamiento entre los dos grupos políticos con mayor número de escaños en el Congreso; U.C.D. y

P.S.O.E.

Los artículos aprobados pertenecen a los títulos segundo (18) «De los diputados»; tercero (19 y 20), «De

los grupos parlamentarios», y cuarto (21 al 45), titulado «Organización del Congreso», del que se

aprobaron los artículos relativos a la Mesa, Junta de portavoces y Comisiones.

La jornada de la mañana centró especialmente la atención en el artículo referente al número de

parlamentarios mínimo para formar un grupo en el Congreso. Fueron rechazadas las enmiendas que en su

día presentaron Alianza Popular, P.C.E. —que solicitaban que dicho número fuese de cinco— y grupo

mixto —que solicitaba que dicho número se elevara a diez—. Al final se decidió la cifra de 15 diputados,

y el grupo Socialistas de Cataluña se reservó la defensa de una enmienda para él Pleno del Congreso.

REPRESENTACIÓN EN COMISIONES

El artículo anterior al citado determina la presencia proporcional de los grupos parlamentarios en las

comisiones, asi como que cada grupo continúe actuando como tal mientras conserve la mitad mas uno de

los miembros que en un principió lo integraron.

Otro artículo el 20, establece la, obligación del Congreso a facilitar locales y medios materiales a ios

grupos parlamentarlos, asignándoles al mismo tiempo una subvención con cargo al presupuesto de la

Cámara, subvención proporcional al número de diputados que los integren.

Enmiendas de Alianza Popular y del P.C.E. fueron aceptadas por la´ ponencia en el artículo 26, referido a

las reuniones de la Junta de portavoces, en el .sentido de que cada portavoz tenga potestad para hacerse

acompañar por un miembro de su grupo. La convocatoria pertenece al presidente del Congreso, que ¡a

hará siempre que lo estime oportuno, además de hacerlo a petición de la mitad más uno de los grupos. De

cada reunión se dará cuenta al Gobierno para, si asi lo considera, pueda enviar un representante.

ACUERDOS DE CONVENIENCIA

La sesión se ha. caracterizado por un continuo trasiego de apoyos y desacuerdos entre las minorías

parlamentarias, siendo el P.S.O.E y la U.C.D. quienes mantuvieron en todo momento sus posturas firmes.

El momento más interesante tuvo lugar cuando se debatió el artículo 42, referente a la composición y

competencias de la Comisión de Urgencia Legislativa, que necesitó, antes de ser votado, hasta un total de

seis turnos a favor y en contra del votó particular de la minoría de la ponencia, con constantes alusiones al

diputado de U.C.D. señor Pérez Llorca, que fue acusado de «practicar el progresismo en cuestiones

superficiales y de amenazar con la aplicación de la legislación vigente cuando se tratan cuestiones de

fondo». Esta acusación, hecha por el socialista ´señor Marín, fue publicada por los diputados de U.C.D.

señores Pujalte, el propio Pérez Llorca y Camacho Calzada. Este último, en tono conciliatorio, dijo que si

U.C.D. «es el partido ,del Gobierno, ello es debido a que el pueblo nos ha elegido como la mayor de las

minorías. Por tanto, los diputados de U.C.D. tenemos la misma representación popular que los demás, y

esto parece olvidarse con frecuencia». También consumió su turno de intervención el vicepresidente del

Congreso, señor Gómez Llórente, quien afirmó que en los debates «está en juego la capacidad y

facultades legislativas de la Cámara de que formamos parte».

Tías amplio debate se Impuso, por votación, el criterio de U.C.D. y A.P. que implica que las votaciones

para elegir a los miembros dé la Comisión de Urgencia serán votados en papeletas que lleven escritos

hasta tres nombres, en lugar de uno solo cómo pretendían los grupos socialistas, mixto y vasco-catalán.

CADA UNO EN SU LUGAR

El señor Pérez Llorca hizo ver en numerosos momentos de los debates el propósito de U.C.D. de que en

las Comisiones figure una representación a escala de la configuración general de la Cámara. «Es ne-

cesario contribuir a la formación de una mayoría y una minoría», dijo.

Otros artículos aprobados en la jornada establecen que la mesa de las comisiones esté compuesta por un

presidente, dos vicepresidentes y dos secretario; que la mesa del Congreso, dé acuerdo con la Junta de

portavoces, establecerá la competencia dé las comisiones en cada caso concreto; que las comisiones

puedan recabar documentáción" del Gobierno a través del presidente del Congreso; la composición y

competencia de la Comisión de Gobierno Interior y de las Cortes y la formación, funcionamiento y

competencia de la Diputación Permanente. Fue suprimido el artículo 35, referente a los votos contrarios a

la mayoría en una comisión y a la imposibilidad de emitir votos particulares fuera de la reunión en que el

tema objeto del mismo sea tratado. También fue suprimido el artículo 44 bis (sobre creación dé nuevas

comisiones) introducido por la ponencia a petición del grupo parlamentario comunista.

Finalmente, un detalle curioso. El señor Peces Barba, diputado del P.S.O.E., se abstuvo de intervenir en

las votaciones, puesto que había pedido su sustitución en la Comisión de Reglamento, petición que fue

rechazada por la mesa.

de septiembre de 1977

 

< Volver