Jiménez de Parga: El Gobierno ha querido demostrar que desea someterse al control de las Cortes     
 
 ABC.    25/09/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

JIMENEZ DE PARGA: «EL GOBIERNO HA QUERIDO DEMOSTRAR QUE DESEA SOMETERSE

AL CONTROL DE LAS CORTES»

Entre los ministros actuales se encuentra un destacado especialista en estas materias, el profesor Manual

Jiménez de Parga, catedrático d& Derecho Político en ¡a Universidad de Barcelona y decano de la

Facultad da Derecho hasta ei momento de acceder a la dirección deí Ministerio de Trabajo. Un redactor

de Europa Press ha preguntado al señor Jiménez de Parga sobre ei contenido y alcance del proyecto

legislativo de relaciones con las Cortes.

—En primer lugar, ¿cuál es el motivo de haber presentado ahora a las Cortes esta norma? ¿No hubiera

¿sido preferible esperar a la entrada en vigor de la Constitución?

—Dado el previsible plazo de varios meses antes de que se promulgue la Constitución, el Gobierno ha

Querido demostrar que desea someterse al control de las Cortes. El día 15 de junio los españoles se pro-

nunciaron por un régimen democrático, en el Que los gobernantes sean elegidos y sean fiscalizados. El

Gobierno espera que el texto constitucional, que en estos momentos elaboran las Cortes, regule en debida

forma las relaciones entre los diversos poderes del Estado. Pero en este período de tiempo previo a la

entrada en vigor de la Constitución resulta necesario que unos preceptos claros reglamenten el proceso

que debe seguirse para efectuar la vigilancia política de los ministros, o del Gobierno en su conjunto, por

parte de diputados y senadores. una falta de normas en esta materia abre posibilidades incalculables» con

riesgos graves para la consolidación de la democracia. Esta es la razón por la que nos hemos decidido a

presentar a las Cortes el proyecto de ley.

FORMULA PLENAMENTE DEMOCRÁTICA

—¿Considera usted que, de momento al menos, se consagren así en nuestra Monarquía los principios

básicos del control parlamentarlo del Gobierno?

—Yo creo que sí. La lectura del proyecto lleva a la conclusión de que podemos homologarnos con los

pueblos europeos políticamente más evolucionados. Se han considerado las fórmulas de fiscalización

gubernamental vigentes en los regímenes que se enseñan como los modelos a tener en cuenta, tanto en las

clases de Derecho Político como en los círculos de personas Interesada por las cuestiones cívica*. Y «e

ha aceptado el procedimiento del parlamentarismo racionalizado, que garantiza plenamente los derechos

de control de diputados y senadores, sin que ello tenga que suponer colocar al Gobierno en una situación

de impotencia. El Gobierno, en todos los países que funcionan bien, ha de poder gobernar, y al

Parlamento corresponde, entre otras misiones, fiscalizar la gestión de quienes asumen la dirección de los

ministerios. Individualmente valorados, así como controlar globalmente al Gobierno. Existen diversas

fórmulas para regular este asunto, pero yo pienso que la escogida por el presidente Suárez y los ministros

que formamos con él el actual Gabinete, cumple completamente los requisitos y satisface las exigencias

de cualquier demócrata auténtico.

—¿Se admite entonces la moción de censura?

—Naturalmente que sí Tanto los diputados como los senadores podrán presentar mociones de censura al

Gobierno o a cualquiera de sus miembros. Basta con que sean suscritas por cincuenta diputados o por 35

senadores.

—¿Y será fácil que se apruebe una moción de censura al Gobierno?

—Depende, claro es, de las razones con que se fundamente. Igual que sucede ahora en las democracias

pluralistas mejor configuradas. Una vez presentada la moción se deja BU placo para que la conozcan los

diputados y los senadores, y reflexionen sobre el alcance de la misma. Como usted sabe, este plazo se ha

introducido en muchos Parlamentos, pues un asunto de tanta trascendencia no debe ser decidido de fe

forma bastante Irresponsable y muy apasionada que leemos en las crónicas de medio siglo atrás, cuando

aún no se había alcanzado en algunos lugares de Europa el nivel de convivencia democrática libre pero

racionalizada también.

 

< Volver