Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
 En pocas lineas. 
 El día de San Juan     
 
 ABC.    25/06/1972.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

EL DÍA DE SAN JUAN

Ayer fue la fiesta onomástica del Papa, del Conde de Barcelona y del Príncipe de España. El Pontífice Giovanni Montini no alteró su programa de trabajo, celebrándola tan sólo en el silencio de su capilla y de su estudio privado con la acción y la meditación que tanto le caracterizan. Don Juan de Borbón y su hijo el Príncipe, reunidos con los familiares más allegados en «Villa Girolda», y con muchos españoles llegados expresamente a Estoril, brindaron con el pensamiento puesto en el futuro de España, pidiendo a Dios, en la misa celebrada, por la paz y la prosperidad de una «España unida y en orden», como la quisieron y la desearan siempre los españoles de buena voluntad. Al mismo tiempo, en tantas ciudades nuestras y tantos millares de nuestros compatriotas han conmemorado también con hogueras jubilosas en el nocturno de víspera y con fiestas hogareñas, el nombre tan glorioso y tan sonoro en castellano de «Juan», que en hebreo quiere decir «don del Señor» y que en nuestra Historia despierta tantas evocaciones insignes.—ARGOS

Don Juan de Borbón apareció en el jardín de «Villa Giralda» a las siete y media de la tarde en compañía de su augusta esposa, Doña María de las Mercedes. Minutos después llegaron sus hijos los Príncipes Don Juan Carlos, que igualmente celebraba la fiesta de su Santo Patrón, y Doña Sofía, que se encuentran en casa de sus augustos padres desde el pasado jueves, en unión de los Duques de Badajoz, asi como de la Infanta Doña Margarita.

Entre la concurrencia que llenaba por completo la villa se encontraban igualmente varias personalidades portuguesas y el alto personal de nuestra Embajada. Tras saludar todos al Conde de Barcelona, éste pronunció las siguientes palabras:

"Queridos amigos:

Una vez más he de expresaros mi cordial gratitud ante esta prueba de adhesión y afecto que significa vuestro desplazamiento hasta aquí para acompañarme en el día de mi santo.

Creo debo deciros que percibo claramente cómo la opinión nacional ha comprendido y aprueba los motivos de mi actitud personal.

MI entrañable amor a España y un deber histórico insoslayable me Impulsan a observar con profunda atención las vicisitudes de la vida

 

< Volver