Autor: Barra, Alfonso. 
   Luto de la familia inglesa     
 
 ABC.    17/04/1969.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Lisboa 16. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Todos los órganos de información lisboetas se refieren ampliamente a la muerte de Su Majestad la Reina Doña Victoria Eugenia. En algunos casos, los espacios dedicados a la mencionada noticia compiten con los que se ocupan del viaje del jefe del Gobierno a las provincias ultramarinas, acontecimiento al que se da la máxima importancia en este país.

La Reina Doña Victoria Eugenia era bien conocida en estas tierras, por las diversas temporadas que pasó en ellas con motivo de la estancia en Estoril de su hijo Don Juan, jefe de la Casa Real española. La última ves que vino lo hizo para, estar presente en la boda de su nieta la Infanta Doña Pilar.

La figura de la augusta dama era familiar en el paisaje de la Costa del Sol portuguesa. Y hoy son muchos los que recuerdan aquella prestancia y aquella hermosura, en otro tiempo legendaria, que el paso de los años no logró vencer. Por otra parte, las grandes simpatías de que aquí disfruta la Familia Real, tras una permanencia de muchos años, intensifica el respetuoso afecto que todos ponen ante ese acontecimiento. Los libros de firma en nuestra Embajada, donde ondea la bandera a media asta, y en "Filia Giralda", residencia de los Condes de Barcelona, se llenan rápidamente de firmas.

El próximo sábado, se celebrarán en Lisboa los funerales por el alma de la última Reina de España, cuya muerte, profundamente sentida en Portugal, trae tantos recuerdos de una época en que Doña Victoria Eugenia brilló, vivió y sufrió.—J. S. y G.

Luto de la Familia Real inglesa

Londres 16. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) La Reina Isabel ha dispuesto que la Familia Real inglesa guarde luto hasta el próximo lunes por la muerte de la Reina Victoria Eugenia. tía abuela de la Soberana británica. Según la declade la Reina Victoria Eugenia, tía abuela de la Soberana británica. Según la declaración del portavoz del palacio de Buekínghain, a pesar del duelo no se cancelará ningún compromiso oficial contraído previamente. La Soberana ha designado al duque de Kent. primo suyo, para que asista en Lausana a las exequias, ostentando la representación de la Reina.

Los embajadores de España, marqueses de Santa Cruz, han enviado un telegrama de pésame al duque de Alburquerque, y a esa expresión de pésame se han adherido los miembros de la representación diplomática.

Durante tres días la bandera ondeará a media asta en los edificios españoles en Inglaterra. Los marqueses de Santa Cruz irán este Jueves a Lausana. En nuestra Embajada se ha abierto un libro de firmas, y a las pocas horas había infinidad de testimonios de condolencia de ingleses y de españoles, en su mayoría de trabajadores que residen en Londres.

La radio v la Prensa han comunicado, destacadamente, la noticia del fallecimiento, con amplios datos biográficos. El "Evening News" publica en primera plana: "Ha muerto la Reina más bella de Europa". Según recuerdan los diarios, la soberana española fue la primera Princesa que nació en Escocia desde la Reina Mary, en el siglo XVI. El castillo de Balmoral, cuna de la Reina, sigue siendo residencia privada de la Familia Real. Fue adquirida, en el año 1852, por el Príncipe Alberto, esposo de la Reina Victoria. En acuella mansión de granito blanco y de estilo escocés, rodeada de coniferas de siluetas caprichosas, nació la Princesa Ena. nombre con que es recordada por los ingleses. Aquella nieta de la Reina. Victoria sería, a los dieciocho años de edad, la Reina más bonita de Europa, según el título que le dedican ahora los periodistas ingleses.

Las informaciones subrayan que salió definitivamente de Inglaterra para casarse con Don Alfonso XIII y transformarse en española, apasionada de su nueva Patria y de su pueblo. Se destaca, asimismo, qué desde 1931 su residencia estuvo en París, en Roma o en Lausana y que no buscó asilo entre sus antiguos compatriotas. A Juicio de los comentaristas, lo único que conservó la Soberana de su juventud en la Gran Bretaña fue una sonrisa vaga y aristocrática, tan inglesa como una taza de té.

El destino separó a la Reina Victoria Eugenia de su patria de origen, pero este país respetó siempre su rango de Princesa inglesa, debido al instinto monárquico que prevalece entre el pueblo y entre los dirigentes británicos.

Después de la segunda guerra mundial

 

< Volver