A hombros de sus hijos y nietos. 
 Entierro de la Reina Victoria Eugenia     
 
 Madrid.    18/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La "Vieille Fontaine", última mansión de la Reina Victoria Eugenia

A hombros de sus hijos y nietos

Entierro de la Reina Victoria Eugenia

LAUSANA. (Servicio especial para MADRID.) — A la una menos cuarto de esta tarde acaba de recibir sepultura en tierra suiza la última Reina española. Los restos mortales de doña Victoria Eugenia fueron llevados a primera hora de la mañana desde su residencia de "Vieille Fontaine" a la pequeña iglesia del Sagrado Corazón, donde, alrededor de las diez, se celebraron los funerales por su eterno descanso. Miles de españoles llegados a Lausana estos últimos días han acompañado a la que fue esposa del Rey Alfonso XIII en este último recorrido de su larga existencia. A hombros de sus hijos y nietos hizo la Reina este último emocionante viaje, entre el fervor de las gentes españolas que han querido testimoniar así su respeto y su adhesión a una persona que llena muchas páginas de la historia de España.

Desde la puerta de "Vieille Fontaine" hasta la verja del jardín el féretro fue conducido a hombros por los hijos de doña Victoria Eugenia, don Juan, conde de Barcelona, y don Jaime, duque de Segovia, y los nietos, el Príncipe don Juan Carlos de Borbón, don Alfonso y don Gonzalo de Bombón Dampierre, y los Principes Alejandro y Marino de Torlonia. El arcón fue depositado en un coche fúnebre, delante del cual marchó hasta la iglesia el duque de Alba, jefe de la Casa de la Reina Victoria Eugenia. Detrás del coche marcharon también hasta la iglesia, separada de "Vieille Fontaine" por una distancia de unos 600 metros, en un breve cortejo familiar, don Juan y don Jaime de Borbón y el Príncipe Alejandro de Torlonia, situándose a continuación de ellos los restantes nietos de la Reina con el Principe Marino de Torlonia, ocupando el centro de la fila el Príncipe don Juan Carlos.

El funeral fue oficiado por el nuncio apostólico en Suiza, monseñor Atilio Marchioni, ayudado por los sacerdotes españoles monseñor Federico Sopeña y don Jesús Ansó.

En la iglesia del Sagrado Corazón aguardaban la llegada del cortejo los restantes miembros de la familia de doña Victoria Eugenia, representantes de las distintas Casas y Misiones oficiales. En lugar destacado se encontraba el ministro español de Asuntos Exteriores, don Fernando María Castíella, que representaba al Jefe del Estado español; el marqués de Santa Cruz, embajador de España en Gran Bretaña; don Antonjo Garrigues, embajador de España en la Santa Sede; el duque de Kent, que representaba a la Reina Isabel de Inglaterra; embajadores de Bélgica, Suecia, Gran Bretaña en Suiza; el almirante Mountbaten, representante de la Reina madre de Inglaterra, y otras personalidades.

También se encontraban en la iglesia el Rey Constantino de Grecia y su madre, la Reina Federica; Humberto de Italia y su esposa, la Reina María José, Princesa Grace de Monaco, Príncipes Orloff, archiduques Geza, condes de París, duques de Genova, duque Amadeo de Aosta, Príncipes de Wetenberg y Príncipes Czartorysqy.

Don Marino de Torlonia, el Infante don Alfonso de Borbón Dampierre, el Príncipe don Juan Carlos de Borbón y el Conde de Barcelona, de izquierda a derecha, llevando a hombros el féretro con los restos mortales de la Reina doña Victoria Eugenia. (Telefoto Cifra.)

 

< Volver