Autor: Bellveser, Juan. 
 El Conde de Barcelona leyó la epistola del funeral. 
 Esta tarde será leido el testamento de la Reina     
 
 Madrid.    18/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL CONDE DE BARCELONA LEYO LA EPÍSTOLA DEL FUNERAL

ESTA TARDE SERA LEÍDO El TESTAMENTO DE LA REINA

LAUSANA. (Por teléfono, de nuestro enviado especial.)—En el recuerdo de estos días quedará profundamente grabado un momento de particular emoción en la misa de ayer, dicha en la capilla ardiente, cuando el conde de Barcelona, con voz conmovida, pero fuerte, leyó la epístola de los difuntos ante el cadáver de la Reina, su madre. Y el último rosario de la tarde, que congregó en la capilla y en la antesala —porgue el recinto no era bastante grande— a los representantes de familias reales que duraste el día habían venido, así como a otros españoles que querían rezar junto a la Reina.

Tampoco cabrá esta mañana en la iglesia del Sagrado Corazón más que una minoría de los españoles que han acudido a rendir un postrer homenaje a doña Victoria Eugenia. Serán numerosos los que tendrán que quedarse fuera del templo, siguiendo a distancia el funeral, en el que oficiará el nuncio de Su Santidad, asistido por los sacerdotes españoles monseñor Federico Sopeña y don Jesús Ansó.

Se despedirá el duelo a la puerta del templo y el cuerpo de la Reina será sepultado provisionalmente en la tierra del cementerio de Boiscevaux, donde había adquirido una concesión apenas hace dos meses.

Al regreso del cementerio, el conde de Barcelona recibirá a los españoles que hemos acudido estos días y a los aquí residentes. Y se supone que pronunciará unas palabras. Poco después, el Príncipe don Juan Carlos y su primo don Alfonso de Borbón y Dampierre saldrán para Madrid, a fin de asistir al día siguiente a los funerales oficiales.

También en esta tarde se procederá a la lectura del testamento de la Reina, cuya parte dispositiva es, naturalmente, de carácter privado, pero que parece ser contiene un preámbulo cuyo sentido nacional interesa a España entera. Tengo motivos de pensar que nos será dado a conocer quizá hoy mismo o en el día de mañana.

Esperemos ese mensaje que, desde la suprema serenidad del nías allá, dirige Su Majestad la Reina doña Victoria Eugenia a todos los españoles.—JUAN BELLVESER.

 

< Volver