Autor: Bellveser, Juan. 
 En la capilla ardiente. 
 La Reina reposa bajo el manto del Pilar     
 
 Madrid.    17/04/1969.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

En la capilla ardiente

La Reina reposa bajo el manto del Pilar

LAUSANA (Suiza). (De nuestro enviado especial, por teléfono.)—A las once y media llegaba esta mañana, procedente de Baviera, la Emperatriz Zita. A pesar de su edad y de sos achaques, no ha querido faltar al entierro de la Reina que antaño la recibió con cariño y generosidad, cuando la familia imperial de Austria, destronada por la Revolución, había tenido que buscar asilo en España.

Otras personas de familias real o soberanas o con representa« de Jefes de Estado llegaron están anunciadas en el curso esa jornada. Entre ellas, el duque de Kent, que representa a 3a ana Isabel de Gran Bretaña; el Rey Constantino y la Reina madre Federica de Grecia; los Reyes ) Italia; la Princesa Grace de Mónaco, acompañada de su hijo . Príncipe heredero, Alberto, de meo «a madrina doña Victoria ingenia. Se espera «na Delegaron colectiva de las familias reales escandinavas y asimismo han delegado a sus embajadores en la Confederación Helvética algunos Presidentes de Repúblicas iberoamericanas. Don Femando María Castiella, como ya anunciamos, representará en e! entierro al Jefe del Estado español.

La Prensa suiza hace elogios de la soberana, difunta y algunos comentaristas recuerdan que la Reina de España vino las primeras veces a Lausana para acompañar y visitar al Príncipe de Asterias, quien poco después de comenzada el exilio tuvo que dejar Fontainebleau para instalarse aquí, donde seguía un tratamiento con el eminente hematólogo suizo doctor Fayssely. De aquellas visitas data la simpatía que a doña Victoria Eugenia inspiró esta ciudad apacible, en la que después de la muerte del Rey don Alfonso XIII decidió fijar su residencia.

Mientras tanto, en la capilla ardientes de "Vieille Fontame", donde yace la Reina bajo el manto de la Virgen del Pilar, se celebran misas de "corpore insepulto" y se rezan rosarios. En las primeras de esas misas, tanto ayer como esta mañana, ayudó al sacerdote el mismo don Juan.

JUAN BELLVESER

 

< Volver