Confío en que el debate en las Cortes tenga altura moral. 
 Díaz Merchán comenta la decisión de despenalizar el aborto     
 
 ABC.    27/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

JUEVES 27-1-83

«Confío en qué el debate de las Cortes tenga altura moral»

Díaz Merchán comenta la decisión de despenalizar e! Aborto

OVIEDO. «Es lamentable que el Gobierno actúe con tanta precipitación en un tema que

conmueve la conciencia moral de millones de ciudadanos», ha declarado a Efe el presidente de

la Conferencia Episcopal Española, Gabino Díaz Merchán.

«El acuerdo de incluir en el proyecto de ley de reforma del Código Penal e] aborto terapéutico,

anunciado por el Gobierno ^-añadió— para su remisión a las Cortes, supone un paso de graves

consecuencias hacia el desarme moral de la sociedad española.»

«E! aborto —prosiguió— es un atentado gravísimo contra la dignidad de la persona humana, ya

que permite la muerte de seres humanos inocentes en los primeros momentos de su vida. En

consecuencia, no existen razones válidas que puedan hacer honesto un acto que priva de ¡a

vida a los que nada pueden -hacer por conservarla si la sociedad no les protege.»

Díaz Merchán considera que muchos votantes socialistas se verán defraudados ;con este

proyecto del Gobierno, ya que, «muchos que han apoyado con verdadera ilusión con sus votos

la opción de un Gobierno socialista con la esperanza de que se afrontaran con decisión las

reformas sociales favorables a proteger la dignidad de la vida, pero no a suprimirla. Ya, que

permitiendo la muerte de los débiles ningún problema social va a encontrar solución».

El presidente de la Conferencia Episcopal Española considera que el anuncio de despenalizar

el aborto exige de (os ciudadanos la mayor participación, aunque expresamente no se decanta

por ninguna solución concreta «incluido el referéndum».

«Lo que digo es que las Cortes Españolas, que se ocuparán de los debates, confío que lo

hagan con altura moral, como corresponde a quienes han recibido la confianza del pueblo para

legislar, pero también darse la máxima participación ciudadana en" un tema de tanta

importancia moral para nuestra convivencia. Tal participación deberá ser amplia, sincera, y, por

supuesto, respetuosa.»

En su opinión «el problema de la despenalización del aborto en España no debería servir de

pretexto a nadie para que el resto de los problemas urgentísimos que tiene el país, como son el

paro y los que afectan a amplios sectores de la población, pudieran pasar a un segundo

término o enconarse por falta de entendimiento entre los españoles».

Es necesario «por tanto que la discrepancia en esta materia no se extrapole a otras áreas de la

convivencia». De ahí que se haga necesaria el incremento de la solidaridad entre tos

españoles, máxime en circunstancias de crisis como las que padecemos, nacional e

internacionalmente, en la tarea de consolidar nuestro Estado democrático.

A principios de febrera se reunirá, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal

Española «y es seguro que abordaremos este tema, como ya lo ha hecho en su última reunión

el Comité Ejecutivo».

«De momento, no puedo decir si el anunciado documento de los obispos saldrá de la propia

Permanente o si será el Pleno de los obispos el que se pronuncie.Dada la urgencia, no

obstante parecería normal qué fuera la propia Comisión Permanente.»

«La enseñanza de la Iglesia es clara a este respecto y seguirá las líneas marcadas, con toda

nitidez, por Juan Pablo II durante su reciente viaje a España. Todos los obispos españoles sin

excepción coincidimos en estas enseñanzas.»

 

< Volver