Alfonso XIII en Chamartín     
 
    Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ALFONSO XIII EN CHAMARTIN

Del diario de un alumno de quinto curso, en enero de 1922. Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo

DIA 10.—Faltan veinte días para mi cumpleaños, pero por lo visto ha dicho el P.Prefecto que antes va a venir el Rey ai Colegio. Me apetece verle. Azuquibal ha dicho a Gonzalo D. que su padre ha comido varias veces con el Rey y que es muy campechano. Azuquibal es un farol. Guillermo G. A. me contó ayer en filas que su tío Emilio está con el Rey y que un día del verano pasado, cuando la Reina y los Infantes estaban en San Sebastián, ese tío Emilio lo llevó a comer con el Rey al Palacio de Oriente. Dice G. A. que estaba muy preocupado y que su padre, que iba con él, le dijo muchas veces Jo que tenía que hacer. Bueno, ya seguiré apuntándolo, porque tengo que estudiar Fisiología e Higiene. Qué gracioso el P. García que antes de las Navidades nos dijo en clase de Literatura que la Fisiología bueno, pero que la Higiene lo que teníamos que hacer era aprenderla en las duchas y no ser tan espesos con lo de que en Chamartín nos pelamos de frío.

Día 12.—Hoy, en el "Deogracias" del jueves, el P. Prefecto ha dicho que Alfonso XIII vendrá el jueves que viene. Yo estaba triste el día 9 al volver de vacaciones. El martes se me empezó a pasar la morriña. Hoy estoy contento y tengo una curiosidad rabiosa por ver a Su Majestad. El P. Espiritual me ha dicho que los masones le tienen mucha hincha al Rey por lo del Cerro de los Angeles y que no podrán, pero que si pudieran lo echarían de España. También me ha dicho que San Pablo escribió que había que obedecer a la autoridad y que cuando lo dijo reinaba Nerón, aquel emperador tan burro que mató a su mujer y a su madre. Bueno, esto del burro y de la madre de Nerón no me lo dijo el Espiritual. Pero por algo en cuarto me dieron sobresaliente en Historia.

Día 15.—Se me olvidó el otro día terminar, lo que contó Guillermo G. A. Dice que el Señor, como le llama su tío al Rey, estuvo muy amable y que a la gente le parece un madrileño castizo. Hasta que he llevado varios cursos en Madrid no he sabido esto de ¡os castizos, porque allá en Galicia no se estila. Debe ser asi como los gallegos "enxebres". Comieron en un cuarto particular del Palacio Real y habla cocido. El padre de G. A. sabía que a Don Alfonso le gustaba el cocido y por eso le avisó que si lo ponía no se le fuera a ocurrir echarse garbanzos en la sopa. De pronto vio que el Rey echaba los garbanzos en la sopa y va y se le escapa: "Arrea, lo que dicen en casa que no se puede hacer." Al Rey le dio un golpe de risa y el padre de G. A. le dio por debajo de la mesa un pisotón que casi le deja cojo. Vaya un rato que pasaría este chico. Dice que estaba tan colorado que quería morirse y el Rey venga de carcajadas.

Día 16.—Don Pantaleón le está ensayando a Gonzalo del Rosal un solo. Rosal canta estupendo. "Cual brilla radiante d sol — que alumbra bello vergel — así vierte su calor — la presencia de mi Rey." Nosotros, los del coro, decimos: "Es la bandera española — de rojo y gualdo color — por la que vierte su sangre — todo el que nace buen español." Don Pantalón está muy contento y se ha cepillado la caspa.

Día 17.— Estamos a martes y sólo faltan dos días. En la Proclamación de Dignidades a que vendrá el Rey el jueves van a hablar dos de cuarto y dos de tercero y uno de segundo. Los de cuarto son Eugenio Redonet y García Solís. los de tercero Moreno Barreda y Juan Hofer, y el de segundo García de Villatoro, el de la hermana guapísima. Los versos y los discursos los ha perito el P. Risco. Yo no me atrevería a hablar en la Proclamación porque es que estoy seguro que se me olvidaría todo y qué apuro.

Día 20.—Yo esto de ayer se lo contaré a todos los chicos en el veraneo. Como Gonzalo D., Paco Coronado y yo somos los más bajitos de la clase, estaba pensando si no vería bien al Rey. Pero es tan alto que no lo tapó nadie. Como dice no sé quién, aquello fué de cancamancola. Además, el Rey ha dado tres días de vacaciones. El Hermano enfermero, cuando he ido al Botiquín para que me diera algo para la ronquera, como siempre está con los refranes, me ha soltado uno por lo del discurso del Rey. Creo que era "Rey que sabe, no es Rey, sino padre". Y por las vacaciones que le ha pedido al P. Murillo, o sea, al P. Rector, me ha dicho el Enfermero otro refrán: "Rey que ruega, manda y ordena". Claro, por muy Rector que sea, no le iba a rebajar a Su Majestad los días que le pidió sin clase. Día 22.—Los de sexto le tomaron el discurso al Rey, y Fernández-Villa y Sánchez Fabrés ´me lo van a dar. Entre todos lo han sacado entero. A las tres entró el Rey y venía con un príncipe que se llama Jenaro, con ese señor de la barba blanca (don Antonio Maura), el marqués de no sé qué y un militar de dos estrellas gordas que se llama Obregón. El Rey estaba de uniforme de general en campaña porque la Concertación iba a ser sobre el desastre de Annual y Monte Arruit. Sentí mucha emoción con tantos aplausos, tenia carne de gallina y chillé todo lo que pude. El profesor de Psicología y Lógica nos ha dicho que no se nos olvidará nunca, porque estas cosas quedan grabadas cuando se tienen pocos años.

Día 24.—¡Eugenio Redonet, como es nieto del Sr. Maura, el Presidente del Consejo, se llama Maura. Qué perogrullada he puesto, pero en fin. Y por eso cuando Redonet empezó la poesía al Monte Arruit ("Visión de sangre que mis ojos hiere... ´)• el Rey se volvió al señor Maura y le sonrió. El señor Maura no se puso encarnado. Lo de los glóbulos rojos lo dijo Pepe Moreno Barreda. Villatoro, García Solís y Hofer lo hicieron muy bien y los otros dos, lo mismo. Rosal cantó morrocotudo y nosotros, los del coro, tostante bien. En mi vida he oído más vivas que cuando el Rey terminó el discurso. Lo dijo despacio y no vomitaba Jas palabras como esos oradores que oi una vez en el Congreso, pero fué bonito. Miraved me ha dado una copia y la copio para devolvérsela. El1 P. García ha dicho en clase de Literatura que ovación y ovacionar era hasta hace poco neologismo y el caso es que se me ha olvidado lo que es neologismo. Prudencio Jiménez, que es e! primero en todo, seguro que lo sabe. Cómo me he puesto hoy de tortilla de patatal DISCURSO DEL REY

Es para mí la más grata de las satisfacciones d haber asistido a esta Proclamación de Dignidades, y declaro que he tenido una sorpresa que no esperaba, pues aunque si esperaba un recibimiento cariñosa, estaba lejos de pensar que haya corazones que tengan tanto dentro y que así lo guarden para su Rey.

Sabía muchas cotas de la Compañía, y siempre habla creído que los Padres estaban dotados de grande alma, pero nunca creí que fueran tan españoles, ni que quisieran tanto a su Patria y a su Rey, y esto es lo que habéis querido hacer

(Continúa.)

(Continuación.)

demostrar lo que lleváis dentro del corazón.

Un las circunstancias presentes, en que tan afligida se ve la Patria, yo, como Rey y soldado español, necesitaba consuelo y vosotros me lo habéis dado, pues el mayor consuelo para un Rey en algunos momentos es ver que sus subditos saben agradecer lo que hace por ellos, alentándole así a trabajar y a sacrificarse cuanto sea menester.

Mucho me alegra ver vuestro espíritu y vuestro amor a España. No imparta que, como dijo uno de los alumnos, tengáis todavía, pocos glóbulos rojos en vuestra sangre, con tal que tengáis firme el espíritu, pues así, cuando nosotros nos veamos ya viejos, seréis vosotros hombres y sabréis continuar aquellas epopeyas de que hablabais de Ceriñola, Pavía, Lepanto. Vosotros sois las que tenéis que llevar adelante los trabajos de tes que entonces seamos viejos; vosotros sois la esperanza de la Patria, los que habéis de dar nuevos días de gloria a España. Estas glorias las podréis conseguir lo mismo en los campos de batalla que en las ciudades y en todas las manifestaciones de la vida.

Para eso, seguid siempre las doctrinas que ahora os enseñan los Padres; y esto que os voy a decir no lo olvidéis jamás: que los dos principios en que puede reunirse esta enseñanza son, en efecto, el amar a Dios y el amor a España. Éste proceder os hará dignos hijos de vuestras madres, dignos de los Padres que os educan y dignos de vuestra Patria.

Casi estoy por deciros una cosa en que tai ves nunca hayáis pensado y en la que yo, como militar que soy, no he podido menos de reparar. Cuando veis a uno de estos Padres con la faja, decís: ése es un confesor; pero yo creo ver en ella, además, la banda de Capitán de los Tercios que llevaba San Ignacio en la defensa de Pamplona; y por eso la Compañía de Jesús es una de tas Ordenes más españolas, y por eso también vosotros, los alumnos de este Colegio, habéis de demostrar que sois los más españoles. Y si esto no habéis tenido ocasión de oírlo antes, alentaos sabiendo que ya lo cree así nuestro Rey.

Día 25.—¡Cuando vino el día 19 el Rey estuvo después en el Gimnasio con el P. Tallada y de gastó bromas, porque era de los carlistas; con el P. Cavestany en el Gabinete de Física y luego en todas partes, hasta en la ropería. ¡Le dieron después el té. Todos andábamos de visita, yo con mis padres, que lo habían pasado muy bien en la Concertacíón. Y en esto apareció otra vez, a las cinco y media, Don Alfonso XIII y al despedirse hubo muchísimos aplausos y vivas a montones. Me ha dicho Pérez Polo, que es de cuarto y ha tenido accésit en Historia Universal, que el profesor les ha contado que Enrique TV de Francia dijo a sus soldados antes de la batalla de Ivry: "Estad pendientes de mi penacho Manco porque siempre lo hallaréis en el camino de la gloria y del honor." El profesor cree que Don "Alfonso hubiera hecho lo mismo, porque no tiene pizca de miedo. A mí todo esto me gusta mucho porque Cristóbal Vela de Almazán me decía e1 año pasado que dejara ya el Bachillerato y me hiciera de Caballería.

Día 28.—Como se ha muerto el Papa, o sea, Benedicto XV, el P. Inspector dijo en el recreo que rezásemos por él, ponqué podía estar en el Purgatorio. Dicen que cuando elijan nuevo Pontífice darán una vacación y que ese día gritaremos ¡viva el Papa! como el V> gritamos ¡viva el Rey! Por la transcripción, Jacobo PEREIRA.

fachada del antiguo Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo. (Foto T. Naranjo.)

 

< Volver