Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Los sosegados y los impacientes     
 
 ABC.    06/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

A VUELA PLUMA LOS SOSEGADOS Y LOS IMPACIENTES

En un artículo de ABC, muy comentado favorablemente, Luis María Ánson ha escrito que hay que poner los pies en la realidad y no caer en la trampa de la política color de rosa. Muchos son los motivos para la esperanza y más numerosos hí factores positivos que negativos. Pero sobre los flancos de la Monarquía restaurada batirá en seguida el encrespado oleaje de mil cóleras contenidas. Y añade Anson, que el pueblo español ha. comprendido, con intuición certera ante la difícil herencia recibida por el Rey, que si no queremos ser arrastrados por la aventura de la subversión revolucionaría, el camino para la reordenación del país, para la convivencia estable en libertad y para la concordia nacional, se llama Don Juan Carlos de Barbón.

Vienen estas palabras como anillo al dedo para los que tratan de vivir en el permanente sosiego del cómodo inmovilismo, creyendo que aquí no ha pasado nada y que nada hay que reformar o cambiar, lo mismo que para los impacientes, movidos por ciertos instintos revanchistas que claman, como ha dicho «Ya», por el «todo» y el «ahora», sin tener en cuenta^ que un proceso de tal envergadura está exigiendo, primero, los hombres adecuados para ponerlo en mar cha; segundo, unas reformas profundas en las instituciones que lo -hagan posible, y, por último, una capacidad receptiva por parte del pueblo, sujeto pasivo —y también activo .por vía representativa— de cuanto se haga en adelante.

Tratando de investigar sobre esa «vio» la revista francesa «L´´Express», en una encuesta, ha dado como resultados de unas elecciones libres en España los si guíenles: ¿Tendencia autoritaria, 27 por 100; centrista democrática, 38; socialista, 15; comunista y extrema izquierda, ocho. Total, un amplio 53 por 100 entre los dos extremos.» Datos muy elocuentes para un mañana próximo.—ARGOS.

 

< Volver