Visado para Europa     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VISADO PARA EUROPA

La llegada de Don Juan Carlos I de Borbón al Trono de España abre horizontes nuevos en todos los órdenes. El cambio que el Rey representa no sólo aparece contenido y expresado como voluntad —conforme las definiciones del primer discurso de la Corona—, sino que se muestra también en el orden de las realidades ya comprobadas. La ´presencia de los. grandes de la ..política europea, en Madrid ha sido una prueba manifiesta y brillante de ello.:

Don Juan Carlos había expresado ante las Cortes, en la histórica ocasión de su proclamación como Rey, la entidad y la vocación europeas de España. Subrayaba así, desde el nivel que la Institución monárquica aporta, una actitud, una conciencia, una disposición, que España había mantenido —como voluntad política— ante la realidad económica, social y política del Viejo Continente.

La respuesta de Europa ha sido clara. A 1> renovación de k apertura europea por el Rey Don Juan Carlos, I, ha seguido, de inmediato, la apertura cordial de Europa ante España y por su Rey, A las declaraciones del presidente de Francia, Valéry Giscard d´Estaing, definiendo claramente su postulación para que España ingrese en el Mercado Común como miembro de pleno derecho, debe sumarse la lógica expectativa de que la República Federal Alemana —la seguida gran voz en la Comunidad Económic- Europea— asuma la misma actitud de .apoyo a la misma empresa de integración europea de Esparla.

. Desde el histórico 22 de noviembre, España está más cerca de Europa porgue Europa se reconoce más en los signos y potencias de cambio y participación incorporados por la Corona a nuestra realidad nacional. Certifican esta aseveración las altas presencias europeas en Madrid y las mencionadas declaraciones -del presidente francés. Pero habrá de probarse todo en cierta medida, orgánica e instituciónalmente, cuando se reconsideren los tenias menores pendientes.

_ Entendernos como temas menores, por ejemplo, el de la reanudación de las negociaciones encaminadas a actualizar nuestro Acuerdo comercial preferencial con el Mercado Común- asunto en el que fueron políticas las* motivaciones de fondo que bloquearon la arribada al necesario entendimiento final, del mismo modo que fueron también políticas —apasionadamente políticas— las razones que de terminaron el bloqueo de Ir negociación.

El .nuevo clima creado, a una y otra parte d* los .Pirineos, con la llegada dé Don Juan Carlos al. Trono, posibilitará —al menos así lo creemos firme e ilusionadamente nosotros— la positiva prueba

de Europa sobre este particular concreto. Quizá la ocasión venga brindada por, el próximo Consejo $e Ministros de la C. E. E. Si la interrupción del diálogo vino determinada ¡por la negativa crispación de un clima político frente a España, el cambio de este debe, en buena y justa lógica, acarrear el desbloqueamiento de ese dialogo hispano-comunitarios»

Nosotros formúlame» nuestro voto por que Europa sepa situarse en el mismo marco de exquisita. Costesía y afectuoso respete en qué se situo el presidente de Francia al formular en Barajas. sus declaraciones de despedida»,.

 

< Volver