5,30 de la madrugada:. 
 Persiste la gravedad  :   
 Los Príncipes de España, los miembros del Gobierno y otras altas jerarquías estuvieron ayer tarde en el Palacio del Pardo. 
 ABC.    26/10/1975.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

MADRUGADA:

PERSISTE LA GRAVEDAD

Los Príncipes de España, los miembros del Gobierno y otras altas jerarquías estuvieron ayer tarde en el Palacio de El Pardo

A las doce menos veinte üe la noche de ayer fue facilitado un nuevo parte médico sobre la salud de/ Jefe del Estado. El texto de! mismo, facilitado a través de los servicios informativos de la Dirección General de Coordinación Informativa, dice asi:

«A las 23,10 horas la situación clínica de S. E. e! Jete del Estado permanece estacionaria. Ha descansado apaciblemente. Mantiene sus constantes vitales. Su nivel de conciencia continúa normal. Firmado: Vicente Pozuelo Escudero, Pescador del Hoyo, Vital Aza Fernández-Nespral, Eloy López García, José María Gómez Mantilla, José Luis Palma Gamiz, Ernesto Castro Fariñas, Jesús Señor dé Uría, Minguez y Enriquez de Salamanca, Luis Alonso Castrilto Alache!, Gabriel Artero Guirao y María Paz Sánchez Aguado—Palacio de El Pardo, 25 de octubre de 1975.»

MADRID. (De nuestra Redacción.) La desfavorable evolución de la enfermedad de S. E. el Jefe d«l Estado ha mantenido en vilo durante la jornada de ayer a todo el país y ha despertado sensaciones expectantes prácticamente en todo el mando. Tras el conocimiento del parte médico emitido al filo de mediodía, la tensión creció notablemente. Los Principes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía; el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro; el de las Cortes, Alejandro Rodríguez de Valcárcel; los ministros, familiares y amigos, así como altas jerarquías de la nación, vivieron en Palacio las horas intensas de la tarde de ayer.

EL GUIÓN DE PALACIO.—Mientras las agencias informativas fueron dando puntual noticia de cuantos visitantes se acercaban a las rejas de entrada al Palacio para interesarse por la salud del ilustre enfermo, miles de madrileños se personaron en £1 Pardo para conocer de cerca el ambiente roe rodeaba la enfemedad del Generalísimo. Los ojos de los vecinos de Palacio estaban fijos en el guión que ondea en el punto más alto del edificio.

Por otra parte, en todo el mundo se registraban numerosas reacciones, mezcla de expectación y de dolor, al conocer las sucesivas incidencias que iban agravando paulatinamente la salud del Jefe del Estado español. El periódico del Vaticano. «L´Osservatore Romano», al tiempo que informaba, del desarrollo de la enfermedad, hacía hincapié en que el presidente de la Conferencia Episcopal española, monseñor Enrique y Tarancón, había sido portavoz personal de la bendición que Pablo VI enviaba al ilustre enfermo. Efectivamente, el arzobispo de Madrid llegó a Palacio de El Pardo sobre las siete de la. tarde para hacer entrega de la bendición papal.

PRENSA EUROPEA.—Las reacciones en Europa han sido también numerosas. La Prensa, radio y televisión de prácticamente todos los países del Mercado Común se referían al curso de la enfermedad e incidían «u comentarios editoriales sobre la serenidad y tranquilidad que en estos momentos difíciles está haciendo cala el pueblo español. Concretamente «The Times» señalaba tajantemente que la ciudadanía española está reaccionando con una gran dosis de civismo ante las informaciones continuadas que recibe sobre la evolución de la enfermedad que aqueja a Franco

PAUTES MÉDICOS.—En efecto, Radio Nacional de España proporcionó a sus oyentes, en todos sus boletines informativos, puntual noticia de cuanto acontecía en 1» estancia del ilustre paciente. Desde eme a las doce del mediodía se dio cuenta de] agravamiento en el estado de salud del Generalísimo, la atención genera] aguardó el siguiente comunicado, que fue emitido a las trece horas. En el mismo se informaba que Franco había oído misa acompañado de su familia y recibido, en pleno uso de sus facultades, la comunión y el auxilio de los enfermos, sacramentos que le administró su capellán, monseñor don José María Bolart.

A las ocho menos veinte de la tarde, la Dirección Genera] de Coordinación Informativa, hacía público un comunicado en el que se indicaba que se habían acentuado los signos de sufrimiento miocárdico, aparecido fiebre y descendido ligeramente la tensión arterial, al tiempo que aumentaba la frecuencia cardiaca y respiratoria. Es de señalar qué por primera vez aparecía el nombre de la. doctora María Paz Sánchez Aguado, internista, como firmante del parte médico qne signaban también los diez médicos restantes, los cuales permanecían a la cabecera del ilustre enfermo desde la aparición de sus primeros síntomas de insuficiencia coronaria.

REUNIÓN DE MINISTROS.—A partir de este momento creció la emoción en toda España. A la par que todos los ministros del Gobierno acudían a ta, residencia del Jefe del Estada convocados con urgencia para celebrar una reunión del Gabinete, cientos de informadores, españoles y extranjeros, permanecían expectantes a las puertas de Palacio en espera de noticias o de las más mínimas reacciones que se pudieran adivinar en el semblante de las personalidades que continuamente entraban y salían de la residencia oficia,! de Franco.

Los prelados de diferentes diócesis españolas elevaban sus preces por la salud de Su Excelencia y solicitaban de los fieles serenidad en las horas de angustia que vivía España.

La reunión del Gobierno terminó a las nueve y media de la noche y el presidente Arias salía del Palacio de El Pardo hacia su residencia particular. Media hora después salían también los Príncipes de España.

Don Juan Carlos y Doña Sofía, qne regresaron al Palacio de la Zarzuela. El Jefe del Estada continuaba al cuidado de tos médicos.

 

< Volver