Pleno de las Cortes. 
 Juramento y proclamación de Don Juan Carlos como Rey de España  :   
 Primer acto de Sus Majestades: Visita a la capilla ardiente de Franco. Los Reyes de España, aclamados a su paso, en coche descubierto, por las calles de Madrid.. 
 Informaciones.    22/11/1975.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

JURAMENTO Y PROCLAMACIÓN DE DON JUAN CARLOS COMO REY DE ESPAÑA

MADRID, 22. (INFORMACIONES.)

El histórico acto del juramento y proclamación de mi Bey don Juan Carlos I, en el que han estado presente la Reina doña Sofía y los Príncipes don Felipe, doña Elena jr doña Cristina, se ha celebrado esta mañana en las Cortes. Unas 1.500 personas abarrotaban el palacio de las Cortes, especialmente preparado y acondicionado para el acontecimiento. En los salones del palacio, muchas personas han seguido el acto por medio de unos televisores de color allí instalados expresamente. Don Juan Carlos y doña sofía, que han presidido el acto desde el estrado, han ocupado unos sillones, dorado y rosa, del Patrimonio Nacional. A su derecha estaban los tres miembros del Consejo de Regencia, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, monseñor Pedro Cantero Cuadrado y el teniente general don Ángel Salas Larrazábal: a su izquierda, los hijos de los Reyes de España, don Felipe, doña Elena y doña Cristina. Detrás de la´ familia real tomaban asiento los miembros del séquito de Sus Majestades, y detrás del Consejo de Regencia, la Mesa de las Cortes. El Gobierno, encabezado por su presidente, don Carlos Arias, ocupaba el «banco azul». En el hemiciclo, los procuradores en Cortes y consejeros del Reino, reunidos desde las doce menos cuarto en sesión plenaria y extraordinaria. Tres tribunas altas estaban ocupadas por los familiares e invitados de Sus Majestades los Reyes de España: otras tres, con 94 plazas, para las misiones diplomáticas, acreditadas (destacaba la presencia del vicepresidente de los Estados Unidos, Nelson Rockefeller; el Bey Hussein de Jordania, el príncipe Rainiero de Monaco y el Presidente de Chile,

general Pinochet, y dos tribunas para los informadores de Prensa españoles y extranjeros. La Radiotelevisión Española ha transmitido en directo el acto a España y a numerosos países extranjeros, vía Eurovisión.

Los atributos reales —la corona y el cetro— estaban colocados a la derecha del atril central, a pesar de que no ha habido ceremonia de coronación, que ya no se celebró tras el juramento de don Alfonso XIII en estas mismas Cortes. Estaban colocados sobre un gran cojin de terciopelo rojo con brocado. La corona es de oro repujado y está rematada por una gran cruz. Lo mismo que el cetro, que es de plata labrada y con empuñadura de cristal de roca, se conservan en el palacio real, de donde fueron llevados a las Cortes ayer tarde.

LA LLEGADA

Don Juan Carlos y doña Sofía, junto con sus hijos, han llegado al palacio de las Cortes a las 12,28. Se ha interpretado el Himno Nacional, que ha sido escuchado por don Juan Carlos desde un pódium Posteriormente, vestido con uniforme de capitán general y luciendo el toisón de oro, ha pasado revista a una compañía de honores, - acompañado por el ministro del Ejército, ha sido recibido, a la entrada principal del palacio de las Cortes, por el Consejo de Regencia. El público congregado ha ovacionado a Sus Majestades.

Antes de que hicieran su entrada en el hemiciclo de las Cortes, a las 12,05, los procuradores, que habían ido ocupando los escaños desde las once horas, han tributado una -gran ovación al presidente del Gobierno, don Carlos Arias, que ha respondido desde el banco azul

puesto en pie. Abierta la sesión minutos después, el primer secretarlo de las Cortes, don Tomás Romojano, ha leído los artículos 1,° y 4.« de la ley 22 de julio de 1969 y e! ceremonial del acto.

Don Juan Carlos y doña Sofía han entrado en el salón de Plenos a las 12,32 y han sido recibidos con grandes aplausos que han durado cerca de un minuto.

A continuación, el Bey Juan Carlos I ha prestado juramento y ha sido proclamado. Inmediatamente después ha leído desde un. atril su primer mensaje a la nación. (De todo esto informamos, en primera y última pagina.)

Tras el discurso del Rey, carado por los procuradores eon un grarr aplauso de un minuto y diez segundos de dotación, Sus Majestades abandonaron el salón de sesiones. Eran las 12,50. En ese momento, los procuradores se han vuelto hacia el palco donde se encontraba la hija de Franco, marquesa de Villaverde, a quien aplaudieron. Doña carmen ha correspondido en pie, emocionada, al tributo de los procuradores.

ACLAMADOS EN LA CALLE

A las trece horas, los Reyes de España han salido del palacio de las Cortes, donde han sido despedidos con grandes aplausos y gritos de «¡Juan Carlos, Juan Carlos!» y «¡Viva el Rey!», «¡Viva la Reina!» y «¡Sofía, Sofía!», a los qne los Monarcas han respondido saludando. Tras descender por la escalera de la puerta principal de las Cortes, »onó de nuevo el himno nacional y se celebró el desfile de las tropas. A las 13,04 se han despedido del Consejo de Regencia; del Consejó del Reino y del presidente del Gobierno; parte del público congregado allí, una vez que la comitiva inició su marcha, profirió gritos de «¡Añas, Artas!»

HOMENAJE A FRANCO, PRIMER ACTO DE SUS MAJESTADES

La comitiva con ios Reyes en «oche descubierto se ha dirigido desde la puerta del palacio de las Cortes al palacio de Oriente por la carrera d* fian Jerónimo, plaza de Neptuno, paseo del Prado, plaza. de Cibeles, avenida de José Antonio, plaza de España y Bailen.

A lo largo de dichas calles, cubiertas por 16 unidades de distintos regimientos y centros militares hasta sumar un total aproximado de tres mil hombres -uniformados de gala, el numeroso público allí congregado ha aplaudido y vitoreado a los Reyes y a su comitiva.

La comitiva llegó ante la puerta del palacio fe Oriente a las- 13,40 minutas. Los Reyes de España fcox foseado rendir, en el primer a«Q de n reinado, público tributo a Franco y han orado ante sus restas mortales. A las dos menos diez, llegaban ante el túmulo funerario. Tras hacer una reverencia a los restos mortales de Franco, se han postrado de rodillas en unos reclinatorios situados en el lateral derecho, mientras se rezaba un responso. La presencia, de los Reyes no interrumpió el desfile constante de público ante el féretro. Cinco minutos después han abandonado la capilla ardiente.

A tes dos y siete minutos de la tarde, la comitiva regia ha abandonado el palacio de Oriente y se ha dirigido por Bailen v la Cuesta de la Vega, a su residencia del palacio de la Zarzuela.

PRIMERAS REACCIONES AL, DISCURSO DEL REY

En torno al acto de la jura del Bey don Juan Carlos I, hemos podido captar «n medios de las Cortes las siguientes impresiones-.

Primer acto de Sus Majestades: Visita a la capilla ardiente de Franco

Los Reyes de España, aclamados a su paso, en coche descubierto, por las calles de Madrid

Setter Escudero Rueda: «El discurso del Rey, en una primera oída, me produce una (sensación de esperanza. Por lo que ha dicho, al Rey le anima nn espíritu de justicia, e* decir, el deseo de que la fundón jurisdiccional tenga en España la preponderancia que debe tener. Es para mi muy Importante este aspecto, cuino .... j, n ct a¡im que he visto reí I .indo en lo quo concierne a la unidad de todos los españoles. Me ha producido especial satisfacción la alusión a la unidad de los distintos pueblo» ríe España.»

Don Gabriel Cisneros: «Mi visión del discurso y del acto político de hoy es que estamos plenamente en un tiempo nuevo, que no significa Injusticia ni fruta de generosidad o reconocimiento hacia el otro tiempo cancelado hace unas horas con la desaparición del General Franco. El mensaje de la Cora a ha sido para mi un reconocimiento explícito, desde la propia responsabilidad d e I Soberana, de todas estas cosas: Ln afirmación resuelta y absolutamente comprometida del deseo y del afán de ser el Rey de todos los españoles, sin ninguna suerte de exclusiones o proscripciones civiles por causa de clase, origen regional o Ideología.»

Don Licinio de la Fuente: «MI visión del futuro político es esperanzadora Vamos a tener una Monarquía muy apoyada en el pueblo. Ahora, todos n trabajar t a estar mas unidos que nunca en torno al Rey y entorno a España ••

Don Adolfo Suarez: «Tengo una visión optimista y esperanzada, como también absolutamente segura, del futuro. Confio plenamente en el pueblo español y estoy convencido de que esta capacitado y maduro pnra dirigir su propio destino.»

Don Iñigo Oriol: «Después d«l acto de hoy, he de expresar mi autentica fe en el futuro.»

Señor Megolla (procurador sindical); «Esperamos la continuidad del Régimen quo hemos tenido cuarenta anos. Tenernos confianza en las mejoras sociales. A ver «I de una vez se realiza la reforma agraria.

Don Juan Diez Nicolás: «Ha comenzado una nueva etapa, en la que todo lo consolidado ira evolucionando hacia: formas democráticas y en provecho de un mayor ensanchamiento de las clases medias.»

Don Juan García Carres: «El porvenir siempre tiene su base en el presente, y Franco ha hecho el presente e inicindo e! futuro.»

Don Alberto Cercos: «Sor optimista. El pueblo español debera ponerse de acuerdo

para lograr la sociedad democratica que Espada necesita.»

. Don Jone Mella: (Veo una España distinta asentada en el camelo, en la democracia v en el progreso hacia formas de sociedad. mát lusta.»

MUCHOS PROCURADORES LLEVABAN LUTO

La mayoría de los procuradores en el histórico acto de los Cortes han observado el luto nacional, a pesar de que habla sido levantado para esta sesión, y vestían corbata negra. Varios procuradores militares han acudido al acto solemne sin condecoraciones. Otros procuradores vestian • .->í HO calle.

Los generales señores De )a Torre Galera y Calera llevaban bracilete negro, Los señores Girón. Gardo Canes v Ezquer Gabtildón vestían camisa azul. En el palacio de las Cortes se encontraban tambien el director general de Seguridad, coronel Dueñas, y el jefe superior de Policía do Madrid, coronel Quintero, con uniformes de gala de su Cuerpo.

En el palco principal de invitados se encontraba la marquesa de Villaverde acompañada por las princesas Margarita y Pilar de Borbón. En el mismo palco, el marqués ue Villaverde. los señores Zurita. Gómez Acebo. los nietos de Franco y los duques de Cadiz.

Entre los invitados pudo observarse a don José Maria Peman, destacado monarquies y antiguo miembro del Congojo privado de don Juan.

El señor Girón, cuando salla del palacio de las Cortes, una vez terminado el solemne acto, en compañía de don Miguel Primo de Rivera, fue vitorendo por un grupo cío simpatizantes.

En el momento rn que ss dirigia hacia su coche, varios periodistas recia marón una Impresión sobre el acto. pero rehusó todo comentarlo con un movimiento de cabeza.

INFORMACIONES

22 de noviembre de 1975

 

< Volver