Autor: L. M. N.. 
   Toda España pendiente de la retrasmisión del acto por televisión  :   
 Tanto en domicilios particulares como en establecimientos públicos, los españoles siguieron con emoción el acto de proclamación y las palabras del Rey. 
 ABC.    23/11/1975.  Página: 52. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. DOMINGO 33 DE NOVIEMBRE DE 1975. PAC

CRÓNICA DE UNA JORNADA HISTÓRICA

TODA ESPAÑA PENDIENTE DE LA RETRANSMISIÓN DEL ACTO POR

TELEVISIÓN

Tanto en domicilios particulares como en establecimientos públicos, los españoles siguieron con emoción el acto de proclamación y las palabras del Rey

Tanto los corresponsales de A B C como las agencias inf informativas dan cuenta ampliamente de la repercusión t[ue ha tenido en todas las regiones españolas la proclamación del Rey de España, Se informa especialmente del interés con que todo el país ha seguido la retransmisión del acto de las Cortes Españolas por parte de Televisión Española, que ha hecho que familias enteras y grupos de todas las clases sociales permaneciesen atentos y con emoción ei> torno a los televisores.

TOLEDO, 22. (Ve nuestro corresponsal.) En los tares, en los establecimientos públicos, junto a las escaparates de las tiendas que- ofrecieron la retransmisión televisiva, en los propios domicilios, los toledanas han permanecida esta mañana pendientes de la ceremonia de la jura y proclamación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos de Borbón en el Palacio de las Cortes. El cardenal primado, monseñor González Martín, siguió el acto, minuto a minuto, ante su televisor. en el palacio arzobispal.

Hay motivos singulares para que este interés se haya manifestado aguí de un modo realmente extraordinario. Don Juan Carlos conoce trien a Toledo, y los toledanos le lian visto de cerca y han estrechado su mano en múltiples ocasiones. Las visitas del Rey de España a Toledo han revestido una frecuencia que se ha tábido percibir aquí con atenta sensibilidad. Exactamente 16 veces ha visitado Toledo Su Majestad, y en todas ellas se escuchó entre los -actos y palabras de. protocolo su deferente promesa: «Volveré pronto-».

VISITAS DE DON JUAN CARLOS.—La primera visita a la Imperial Ciudad, depositaría de los capítulos más decisivos de nuestra historia, la efectuó Don Juan Carlos de Borbón siendo Infante, hace ya más de veinte años, exactamente el día 8 efe mayo de 1955, cuando iniciaba su formación para las altas responsabilidades que hoy pesan sobre su Augusta Persona.

A partir de entonces quiso reencontrarse en Toledo con la historia y el arte de su pueblo, como uno de los caminos más seguros de conocerlo en sus raíces y de prepararse para servirlo con fidelidad. Toledo es algo más que un viejo caserío apiñado sobre la roca yae abraza ei Tajo.

Toledo tiene alma y es. sin duda, el alma de Toledo la que atrajo tantas veces a Don Juan Carlos, desvinculado no pocas de ellas de todo compromiso de actos o inauguraciones oficiales, deseoso de ser cicerone de sus monumentos y sus museos con su esposa y con sus hijos

EL CARIÑO DE LOS TOLEDANOS.—Si Toledo, capital de España durante cerca de un milenio, fue el solar de la unidad nacional, ¿cómo no habría de ser admirada y querida por el Rey de España? ¿Y cómo los toledanos, herederos de la nobleza y de la hidalguía, de sus antepasados, no habían de corresponder con el mismo cariño y la misma admiración hacia la persona gue rige desde hoy los destinos de la Patria?

Ese mutilo y respetuoso afecto, manifestado en tantas jornadas que ya forman parte de la historia local, se ha subrayado hoy espontánea y plenamente.—L. M.. N

 

< Volver