El Consejo del Reino y el futuro político     
 
 Informaciones.    22/11/1975.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

EL CONSEJO DEL REINO Y EL FUTURO POLÍTICO

DADA la importancia política del Consejo del Reino, hemos realizado «na encuesta entre algunos consejeros respecto • la función que jugará dicho órgano en el futuro español y cara a una eventual «rotación democrática en nuestro país. Las preguntas formulada* han «ido las siguientes:

1¿Cuál será el papel político del Consejo del Reino en el futuro español?

2 ¿Qué característica* cree que tendrá la Monarquía en España?

3 ¿Qué piensa de la eventual reforma de las normas constitucionales?

iá ¿Qué significó para el pm» ti Generalísimo Franco?

«REFORMAR PARA MEJORAR, NO PARA DESTRUIR»

1 E1 futuro en fe que tiene >te previsible esta 3» señalado en las leyes que configuran las Instituciones y sus competencia*, Loe poderes del Rey «sera los» qu« ea ésta se han determinado j que ban de encontrar su complemento en el Consejo del Reino.

2 Espero confiadamente que la Monarquía española que ha de ser tradicional, Mtoltca, social y representativa, no se decrie bacía otras figuras que invalidarian su virtualidad. La nota social que la cualifica M «n «ta momentos de trascendencia decisiva y permitira los mayores avances pava alcanzar una me* perfecta Justicia social.

3 Hay que tener estado con tata palabra da reforma porque puede tener un sentido gramatical preciso, pero puedo dáñate un significado o interpretacion muy distinta de unos a otra». siempre hay que estar en actitud de reforma, es decir, que se ha d« adoptar una disposición permanente de revisar lo que resulte erroneo • defectuoso, a fin de reformarlo y, si mismo tiempo examinar cual ha de ser la corrección que convenga aplicar. Pero hay que evitar esa reforma que supone ruptura o es una clara desviación de la linea fundamental de pensamiento que informa todo el ordan constitucional. Hay que reformar para mejorar, pero no para desteñir, aunque ce presente con habilidad una reforma que es más bien destrucción.

4 No somos capaces de apreciar todo lo que significó el Caudillo para España. Cada vez su figura adquiere mayores dimensiones y, al desaparecer, todavía son mayores. El último mensaje que nos ha enviado a los españoles ea una síntesis de su persona, de su pensamiento, de *u obra, «n la que se recoge cual ha 4e aer el camino que debemos seguir, j que está

bien claramente señalado: bajo la inspiración de la fe, nos hemos de mantener unidos para servir a España en su plural unidad, sirviendo al Rey como hemos querido servirle a él. En realidad, este mensaje tiene una síntesis que es el de Dios, Patria, Fueros y Rey, al que hemos de ser leales par» rendir permanente homenaje a su memoria.

«LAS REFORMAS, POLÉMICAS Y OBJETO DE GRAN MEDITACIÓN»

1 creo que puede significar una colaboración valiosa en determinadas resoluciones • decisiones, que pueden alcanzar gran trascendencia.

21* que usted califica de caracteres políticos aparece siempre condicionado por las normas constitucionales. La Monarquía española se configura dentro del ámbito de unas Leyes Fundamentales que todos venimos obligados a obedecer y respetar, mientras se mantenga n vigencia. Otra cosa es la politica de los Gobiernos. La Monarquía inglesa, por ejemplo, no se modifica institucionalmente por el hecho de que gobiernen socialistas o conservadores, te siempre la misma, y ello explica, entre otra* razones, el prestigio de la Institucion.

3 Las reformas constitucionales sao siempre polémicas y complejas y deben ser objeto de gran meditación y profunda reflexión. Antes de pensar en reformas constitucionales se suelen agotar toda* las posibilidades de la normativa fundamental por medio de leyes complementarias, y esto precisa tiempo. A la Constitución italiana, por ejemplo, se la califica todavía hoy de «la incompleta», en recuerdo de la famosa pieza musical de Schubert No hay que olvidar, en todo caso, las conclusiones de la psicología colectiva sobre las mutaciones de la llamada opinión pública, sobre todo en países muy

sensibles & emociones y pasiones. En definitiva, serán las circunstancias y las exigencias de cada tiempo, valoradas constitucionalmente, las que determinen lo qae pudiera ser aconsejable.

4 La figura de Franco, tan trascendental y señera, está siendo valorada con mucha más autoridad que yo por el pueblo español, cuyo dolor, emoción y consternación, son patentes y manifiestas. Por lo que a la Justicia respecta, constituye para mi motivo de gran emoción ahora recordar la admiración que profesaba por la Magistratura y que, en una audencia a la que tuve el honor de asistir con un grupo de magistrados, condensó en la siguiente frase: «Os agradezco vuestra independencia», o lo que es lo mismo, gratitud por el cumplimiento del deber, que es lo que él enseñaba con cu ejemplo y k> que todos los españoles debemos de Imitar como el mejor homenaje a su memoria en esta hora histórica de nuestra Patria.

«¿REFORMAR?

YO DIRIA ACTUALIZACIÓN.

Entiendo que su cometido sano no puede nada sor mas que el que ae señala su ley Constitutiva, limitar los poderes del Rey, sino todo lo contrario, pues como establee» el artículo primero de la ley Orgánica del Consejo del Reino, es misión de éste asistir ai Jefe del Estado «n los asuntos y resoluciones trascendentales de sa exclusiva competencia y ejercer tes demás atribuciones que le confieren las Leyes Fundamentales y se determinan en dicha ley.

2 Vuelvo a decirle k> mismo. Será una Monarquía tradicional, católica, social y representativa como establece la ley Orgánica del Estado.

3 ¿Reformar? Yo diría actualización de todas las normas accesorias f necesarias para poner

al día nuestra Constitución, da cambiar lo que es nuestra esencia fundamental.

4 Todo. No hay quien le arrebate su puesto principalísimo en la Historia, y como punto final su último legado, que debemos tener siempre presente como su última y magistral lección y su última orden.

«HAY QUE DESARBOLAR AL MÁXIMO LAS LEYES FUNDAMENTALES»

IB. papel del Consejo det Reino no puede car mea que si que le señala su Ley Constitutiva. En cuanto a si limitara tas poderes ,„ del Rey, pienso que la* competencias están bien delimitada* 7, por consiguiente, «n eDo no cabe pensar.

2 No veo la necesidad de ella. Pienso que lo que hay que hacer es desarrollar al maximo nuestras Leyes Fundamentales, sacándoles las posibilidades que Jas mismas encierran, que son mochas, para" que podamos acomodarla* siempre y en cualquier eoyuntora y circunstancia al dinamismo QCM la vida trae consiga Estoy segura de que si asi se haca, la Monarquía ha de enraizane en las entrefina del pueblo.

3 Mas que de reforma, hablemos d> evolución y desarrollo «n los términos ea que me be expresado en la anterior contestación.

4 El Generalísimo Franco significó todo para el país. Fue an extraordinario Jefe de Estado, fue un auténtico Caudillo y fu» d primer trabajador español, que comprendía y amaba a su pueblo como nadie, haciendo posible que loa trabajadores alcanzaran alta* cetas en la cultura y en la participación política. Pienso, por última, que cu figura es irrepetida.

18 INFORMACIONES POLITICAS

22 de noviembre de 1975

 

< Volver